Escudo Episcopal de Armas Arzobispo Leonardo Marin

 

 

 

NOTA IMPORTANTE IAL DE AUTORIA INTELECTUAL

 

 

 

Los documentos aquí expuestos, dados a conocer al pueblo de Dios, al público en general (creyente y no creyente), no tienen uso de propiedad intelectual y no es exclusivo de esta Iglesia Anglicana Latino Americana (The Old Anglo Catholic Church -The Latin-American Anglican Church-), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo-. Por consiguiente que nosotros en nombre de IAL, autorizamos su uso, copia y utilización, a cualquier grupo cristiano de Iglesia o denominación cristiana, libre y voluntariamente que así lo determine. Nuestra misión y norma de vida como el nombre de nuestra iglesia, "No es en sí una "marca de fábrica", razón social y nunca una empresa comercial sino que es simplemente los resultados históricos de nuestra fe y creencia a través del amor y el servicio en Jesucristo". 

 

La Iglesia de Jesucristo no es un club y no debe funcionar como club social. Simplemente es la Iglesia de Cristo, basada en amar, servir, aplicar caridad, misericordia, demostrando compasión sobre todo con quien sufre o con ese(a) que cayó en desgracia o pecado. También todos debemos gozar alegres de la felicidad de los otros con respeto y prudencia y nos debemos solidarizar en el otro u otra, cuando requieran nuestra ayuda y concurso. Es deber propio del cristiano, sentir tristeza cuando otro ser humano sufre y ser feliz cuando los otros gozan. Nosotros afirmamos que cualquier creyente en el mundo que haya heredado la fe en Jesucristo de la Iglesia de Inglaterra, Roma o de unos de los capítulos del Medio Oriente, puede usar y utilizar en sus documentos y razones sociales las palabras: -Anglicano (Anglicana); Episcopal (Episcopalista); Católico (Católica), Ortodoxo (Ortodoxa), Cristiano (Cristiana); y Evangélico (Evangélica). A los verdaderos cristianos “por sus hechos los conoceréis”.

 

El Arzobispo Primado de IAL, ejerciendo como autoridad universal (máxima mundial), de la -Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church -The Latin-American Anglican Church-), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo,- autoriza el uso de estos documentos de Iglesia, a todos los grupos cristianos que deseen formar su propia organización religiosa de acuerdo a cada denominación. Solicitamos en caso de necesidad y referencia, citar y afirmar que fueron tomados de la información de la -Iglesia Anglicana Latino-Americana- (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo.-.

 

NO SE PROHIBE EL USO DE ESTOS DOCUMENTOS A PERSONAS NATURALES O PERSONAS JURIDICAS, GRUPOS CRISTIANOS Y/U ORGANIZACIONES RELIGIOSAS, QUE A BIEN TENGAN POR CREENCIA Y FE, A JESUCRISTO COMO EL FUNDADOR Y EJECUTOR DEL AMOR Y SERVICIO BAJO EL BACULO DE NUESTRO PADRE DIOS, QUE ES EL QUIEN CREO TODO LO QUE EXISTE. SABEMOS QUE ES ASI POR FE Y PORQUE ESTAMOS CONVENCIDOS QUE ASI ES. "JESUS ES EL MISMO AYER, HOY Y SIEMPRE. JESUCRISTO ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA, NADIE VA AL PADRE SINO A TRAVES DE EL Y DE SU SANTA PALABRA".

 

EL VERDADERO VICARIO DE CRISTO EN LA TIERRA CREADA Y EN CADA PLANETA CREADO, ES EL ESPIRITU SANTO. DIACONOS, SACERDOTES Y OBISPOS SON SIMPLEMENTE REPRESENTANTES DE LA FE Y CREENCIA EN DIOS Y NO DEBE ENTENDERSE COMO SI FUERAN REPRESENTANTES DE DIOS EN EL PLANETA TIERRA PORQUE EL CIELO DE DIOS Y SU REINO NO ES UN ESTADO POLITICO NI UNA ORGANIZACIÓN PARTIDISTA. DIOS ES LUZ Y ACTUA COMO ESPIRITU. LOS VARONES Y MUJERES DE FE SEAN CLERIGOS O NO SIMPLEMENTE SOMOS MORTALES TERRICOLAS HUMANOS COMPROMETIDOS CON LA PALABRA DE DIOS Y A EJEMPLO DE JESUCRISTO DEBEMOS SER MODELOS DE PERSONAS EN AMOR, SERVICIO, RECTITUD, PULCRITUD, BELLEZA, CARIDAD, COMPASION, EXQUISITEZ Y EQUIDAD… TODOS LOS MORTALES TERRICOLAS SOMOS IGUALES PERO DIFERENTES Y UNICOS (IRREPETIBLES), EN TALENTO Y HABILIDAD.

 

 

La Iglesia Anglicana Latino-Américana

The Latin-American Anglican Church

 

(The Old Anglo Catholic Church - Iglesia Antigua Anglo Catolica),

 

 

(IAL United States & IAL Canada & IAL Mexico & IAL Colombia e IAL Europe)

 

 

CANONES Y CONSTITUCIONES

 

 

 

Corregidos por + Leonardo Marín-Saavedra

[Primer Arzobispo Primado de IAL]

 

 

 

 

CANON 1. DEL NOMBRE, IDENTIDAD Y DOCTRINA DE LA IGLESIA

 

 

 

1.01. El Nombre Legal, y Oficial de la Iglesia en Estados Unidos es Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica” Iglesia de Jesucristo, cuya Jurisdicción Eclesiástica abarca Estados, Provincias, Arquidiócesis, Diócesis, Distritos Misioneros, Estaciones de misión, en toda la Geografía territorial de la Estados Unidos y  Áreas Misioneras y  Extra Provinciales y Áreas Misioneras Extra Diocesanas, en aquellos lugares que sea necesario establecer la Iglesia dentro de otra jurisdicción territorial fuera de las fronteras de la Estados Unidos pero que el territorio este asociado, haga parte o este bajo el mandato del Gobierno de Estados Unidos. 

 

 

1.02. El nombre legal y oficial de la Iglesia en esta Jurisdicción es Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

1.03. El nombre de la Primera Arquidiócesis en esta Jurisdicción ha sido llamada por inspiración del Espíritu Santo, con el nombre de: Arquidiócesis Misionera Anglicana “De San Lorenzo”, la cual es la cabeza visible terrenal y autoridad eclesiástica de cada una de las  Arquidiócesis y Diócesis Anglicanas, que se organicen dentro del territorio de Estados Unidos, Mar Caribe, Europa, Inglaterra, Canadá, América Latina y en otros lugares del globo terráqueo. La sigla será: IAL. La Cabeza principal estará ubicada en la ciudad de New York, Estado de New York, Estados Unidos (Norte América). La Primera Diócesis en organizarse, se llamará Diócesis Anglicana de San Esteban. Las otras Diócesis escogerán el nombre con el Visto Bueno del Arzobispo de las Américas y/o del Obispo Ordinario del lugar. 

 

 

1.04. La Jurisdicción Eclesiástica de la Arquidiócesis Misionera Anglicana de San Lorenzo, abarca mientras no se organicen las otras Arquidiócesis y Diócesis, todos los territorios geográficos de Estados Unidos, con sus respectivos Estados: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Colorado, Connecticut, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Delaware, Distrito del Columbia, Florida, Georgia, Hawái, Idaho, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Lousiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Nevada, Nueva Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo Mexico, Ohio, Oklahoma, Oregón, Pennsylvania, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Virginia, Virginia del Oeste, Washington, Washington D.C., Wisconsin y Wyoming; tdoel territrio de Puerto Rico como estado Asociado de estados Unidos, todos las provincias de Canadá y sus territorios, y todos los Estados de la Republica de México.

 

Parafrago: Para Canada y Mexico se deben tramitar las respectivas personerias juridicas en cada gobierno con el fin de cumplir con la ley y las exigencias de cada nacion hermana.

 

 

 

1.05. Este cuerpo de Cánones y Leyes de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), deberán ser acogidos en su totalidad por todos los clérigos y laicos que trabajen la pastoral de la Iglesia, para los requerimientos legales de nuestras misiones vigentes, en los países en donde se abra una nueva misión o que ya exista, con sus deberes y obligaciones.

 

 

1.06. De la Doctrina: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  basa estos Cánones en la Tradición de la Iglesia Católica y Anglicana, en la solemne Afirmación de San Louis del Movimiento Continuante Anglicano (Independiente), de Septiembre 14 de 1977; en lo definido en los Siete Concilios Ecuménicos de la Iglesia Indivisa, junto con la Tradición Patrística y los escritos de Los Santos Padres que esta Iglesia acepta con todos los nombres de los santos hasta el año de 1535 (Año oficial de separación de la Iglesia de Inglaterra de Roma), aceptados y conocidos dentro la Iglesia cuando fue Indivisa. Además, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), retendrá y conservará toda la auténtica tradición de la Ortodoxia Católica, expresada debidamente en el Movimiento Continuante Anglicano según la Regla de San Vicente de Lerins: “Quod ubique, quod semper, quod ad ómnibus creditum est, hoc etenim veré propieque Catholicum” (“Lo que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos, porque eso es lo verdadero y propiamente Católico”).

           

             

 

             CANON 2. DE LA AUTORIDAD Y GOBIERNO EN LA IGLESIA

 

 

2.01 La Autoridad Episcopal de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church) es derivada de Dios, y de Dios emana su legitimidad y validez.

 

 

2.02. La Autoridad y Gobierno en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  reside en los sucesores de los Apóstoles, los Obispos Ordinarios, que de manera Colegiada dirigen la Iglesia Universalmente y mantienen la ortodoxia de la Fe en todo lo relativo, a doctrina, orden, disciplina y administración. Presididos por el Arzobispo de las Américas, del Caribe y Mundo, que viene a ser igual a la de Patriarca Supremo o Primado Presidente. Este representa la cabeza visible terrenal de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), en Estados Unidos, Puerto Rico, Canada, Mexico y en el mundo.

 

 

La Representación Legal de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  la tendrán quienes estén acreditados como Obispos Ordinarios y Obipos Diocesanos, con carta y credencial emanada del Arzobispo Primado, en cada Estado o jurisdicción y que hayan recibido la facultad y la credencial firmada por el despacho del Arzobispo Primado y/o con el Visto Bueno del  Colegio de Obispos (una vez se haya constituido), y en desarrollo de dicha representación legal podrán celebrar toda clase de contratos y convenios, contraer obligaciones ejercitar todos los actos civiles autorizados por la Ley, y en general obligar a la Iglesia sin límite de cuantía. La Representación Legal de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrá ser delegada en las ausencias temporales del Obispo Ordinario en la persona en quien éste designe o que sea escogido por el Colegio de Obispos. En Estados Unidos Iglesia Anglicana Latino-Américana (The Latin-American Anglican Church),  autoriza la fundación de Corporaciones, Asociaciones  y Fundaciones Anglicanas, para el manejo de todo lo material en bienes muebles  e inmuebles.

 

 

2.03. La Sucesión Apostólica válida en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  que asegura y garantiza la línea legítima de la sucesión en el Movimiento Continuante Anglicano a nivel mundial, radica en la “Línea ininterrumpida de sucesión que viene de los Apóstoles”, ya sea de la Iglesia Romana, de las Iglesias Católicas Antiguas, de las Iglesias Ortodoxas o de las Iglesias Anglicanas en cada una de sus denominaciones y que hayan conservado la sucesión legítima desde los Apóstoles.

 

Esta Iglesia no acepta ministerios ni sucesiones apostólicas emanadas de una mujer como obispo. Aunque creemos que este ministerio es exclusivo para varones, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  respeta y respetará a las Iglesias y/a los grupos o denominaciones cristianas, que ordenen mujeres al ministerio sagrado (Diaconas, Presbíteras u obispas). La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  aunque no participa ni participará de ceremonias religiosas donde participe una mujer como ministro del culto, respeta y hará respetar el culto ejercido por una mujer de acuerdo a la fe de cada grupo y de la protagonista.

 

 

2.04. La Autoridad y Gobierno en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),   reside en el Obispo Ordinario, quien ejercerá sus funciones Episcopales en plena comunión con el Sagrado Colegio de Obispos del Territorio de las Américas, podrá ser asistido y auxiliado en todo lo relativo a la administración temporal de la Iglesia por el Sínodo Diocesano.

 

 

2.05. Es de competencia exclusiva del Obispo Ordinario en cada Diócesis, de Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), desarrollar, diseñar e implementar, la estructura canónica (Codex Juris Canonici) y los cambios, reformas y adiciones a la misma, que rijan en esta Diócesis.

 

 

2.06. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),   por ordenación divina es una persona moral (Institución), de carácter y naturaleza permanente, estable y perpetua. Las condiciones jurídicas de la vida en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), dependen de la potestad del Obispo Ordinario. Además de las disposiciones legales emanadas de cada Estado de Estados Unidos, para regular los efectos civiles de las mismas. En los demás países incluyendo Canada y/o Mexico, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), debe someterse a las leyes y reglas que emanen de los gobiernos de cada país y jurisdicción de acuerdo a la “Constitución” de cada nación.

 

 

 

CANON 3. DE LAS DIÓCESIS

 

 

 

3.01.  Las Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrán erigirse dentro de una frontera geográfica, establecida por el arzobispo Primado, y/o por el Sagrado Colegio de Obispos (cuando se constituya), las cuales una vez que han sido erigidas legítimamente, gozan ipso jure de personalidad jurídica.

 

 

3.02. Cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), en cada Estado de Estados Unidos, tendrá un Obispo Diocesano, conocido como Obispo Ordinario y éste a su vez, tendrá un número de Obispos que le ayudarán en su misión de acuerdo a la necesidad pastoral del territorio, quien deberá estar en plena comunión con el Arzobispo de las Américas como cabeza principal. Cada Misión en cada Estado Estadounidense, debe estar sujeta a la autoridad superior de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  en su labor pastoral en coordinación con el trabajo misionero del “Territorio de las Américas”.

 

 

3.03. De la Elección de Obispos:

 

 

a) Los Obispos Diocesanos serán nominados, y/o elegidos, por el Obispo de las Américas y/o por un grupo de clérigos incardinados a la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), de un lugar geográfico particular, confirmado por el Sagrado Colegio de Obispos (cuando éste se instituya), y por todos los clérigos y laicos de cada Estado o región.

 

b) El Obispo Coadjutor de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  será nominado y refrendado por el Ordinario para la elección directa por el Obispo de las Américas.

 

c) El Obispo Sufragáneo de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  será nominado y refrendado por el Ordinario para la elección directa por el Obispo de las Américas.

 

 

3.04. Los Sínodos Diocesanos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  deberán celebrarse en promedio de cada dos (2) años y serán convocados por el Ordinario de la Diócesis. Por causa de fuerza mayor y de extrema urgencia el Obispo Ordinario podrá aplazar la convocación y/o adelantarla.

 

 

3.05. Los Sínodos Diocesanos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), se componen de: El Obispo Ordinario, los Obispos de la diócesis, los Sacerdotes, los Diáconos y los Laicos delegados de las parroquias y misiones en plena comunión.

 

 

3.06. El Sínodo Provincial de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), consta de tres Cámaras: El Sagrado Colegio de Obispos, el Senado de Clérigos y la Asamblea de los Laicos.

 

 

3.07. Los Miembros de las Congregaciones Parroquiales y Misiones de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrán ser designados o elegidos para el Sínodo; si son adultos mayores de 18 años, si han recibido el Sacramento del Bautismo, el de la Confirmación y si se encuentran en plena comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church). Las Congregaciones Parroquiales y Misiones, podrán elegir un Laico por cada treinta (30), miembros en plena comunión con la Iglesia.

 

 

3.08. Cada Clérigo de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  en plena comunión tendrá derecho a un voto dentro del Sínodo. Los Clérigos retirados, en plena comunión, tendrán voz, pero no voto. Sólo por petición expresa del Ordinario de la Diócesis, se validarán los votos de los Clérigos retirados, ante el Sínodo Diocesano.

 

 

3.09. El Obispo Ordinario en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), designará una Comisión de Preparación del Sínodo Diocesano que organizará y gestionará todo lo relacionado con el mismo.

 

 

3.10. Los Registros, Temarios y las consideraciones sometidas al Sínodo Diocesano dentro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  deberán ser preparados y anunciados noventa (90), días hábiles antes de la convocación, entonces el Consejo Diocesano presentará al Ordinario la agenda propuesta para que sea definida por el Obispo. A discreción del Obispo y en materia de urgencia podrán ser admitidos elementos para la agenda quince (15), días antes de la celebración del Sínodo.

 

 

3.11.  El Consejo Diocesano en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), estará integrado por el Obispo Ordinario, el Arcediano, el Canciller, un Deán, un Superior de una Comunidad Religiosa y un Laico nominado por el Sínodo y aprobado por el Obispo.

 

 

3.12.  El Obispo Ordinario en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  por Derecho Canónico deberá aprobar todos los asuntos concernientes al Sínodo, previa la fecha de su convocación. El Obispo podrá vetar y descalificar todo asunto presentado al Sínodo sin su previa aprobación, de tal manera, que será excluido automáticamente todos los asuntos que no hayan tenido la refrendación del Obispo.

 

 

3.13. La votación obtenida en el Sínodo Diocesano dentro de una Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrá ser invalidada por el Obispo Ordinario en razón de la defensa y protección de la Iglesia Anglicana de Latino-América USA (The Anglican Church of Latin-American USA). Al quedar invalidada la votación del Sínodo, los diferentes cuerpos del Sínodo deberán reconsiderar la votación tantas veces sea solicitado por el Obispo Ordinario, hasta producir la decisión correcta para que sea aprobada y refrendada por el Obispo Ordinario.

 

 

3.14. El Obispo Ordinario en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrá aplazar, postergar, o adelantar la celebración del Sínodo Diocesano por circunstancias de fuerza mayor y en beneficio de la Iglesia de Cristo.

 

 

3.15. De la Suspensión y no Aplicación de los Cánones. El Obispo Ordinario de cada Diócesis Misionera en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrá suspender transitoriamente la aplicación de uno o varios Cánones, sólo y exclusivamente por motivos de emergencia en el trabajo misionero,  sin embargo no podrá suspender ni dejar de aplicar los Cánones referentes a la Disciplina, Gobierno, Autoridad, Identidad y Doctrina de esta Iglesia.

 

 

            CANON 4. DE LAS CORTES, TRIBUNALES ECLESIÁSTICOS Y COMISIONES

 

 

4.01. Las Cortes Eclesiásticas de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  serán las reglas para atender todas las violaciones a la Constitución, Cánones, Orden y Disciplina, y serán convocadas por el Obispo Ordinario. Las Cortes serán presididas por el Canciller Diocesano, quien será asistido por dos clérigos en plena comunión, designados por el Obispo Ordinario y dos clérigos designados por la parte acusada, para un total de cinco miembros. La iniciación de una Corte Eclesiástica deberá tener como requisito que el Obispo Ordinario tenga el primer sumario de acusaciones con las pruebas legales necesarias, que ameriten el poner en marcha la Corte Eclesiástica. En lo posible la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), debe evitar Cortes eclesiásticas o Tribunales si el problema o caso no amerita una fuerte sanción. IAL no elaborara una carta de excomunión a n ingun miembro y jamás aplicara inquisiciones sobre uno de los cristianos o no cristianos creyentes o no creyentes. El Obispo Ordinario podrá asumir directamente la acción judicial respectiva para poner a salvaguarda a la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  mientras la Corte Eclesiástica procede a definir el proceso de acusaciones para la toma de decisiones por parte del Obispo.

 

 

4.02. Todo Tribunal Eclesiástico Diocesano, atenderá lo referente a los matrimonios para definir ante las leyes Canónicas las condiciones y conflictos de los cónyuges como fieles de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), Atendiendo en primer lugar los procesos de nulidad de matrimonio y separación de cuerpos, también asumirá responsabilidad frente al Derecho de Familia en general. El Tribunal Eclesiástico Diocesano entrará en acción por decisión del Obispo Ordinario. El Obispo Ordinario es finalmente la autoridad que puede decretar la nulidad del matrimonio, y aprobar o refrendar las decisiones del Tribunal Eclesiástico.

Los miembros oficiales del Tribunal Eclesiástico, son constituidos por el Obispo Ordinario y estará integrado por dos clérigos con especialidad en Consejería Familiar, un profesional especializado en Derecho de Familia y un profesional de las Ciencias de la Salud especializado en Psicología Familiar con el Obispo Ordinario.

 

 

4.03. De la Comisión Diocesana para el Ministerio Ordenado de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  consta de cinco miembros designados por el Obispo Ordinario, quienes ejercerán la supervisión administrativa en Seminarios, Escuelas Teológicas y en los Colegios Diocesanos, con base en los curriculums académicos provistos y aprobados por el Obispo Ordinario.

 

 

            CANON 5. DE LA LITURGIA Y CULTO

 

 

5.01. Todos los miembros de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), celebrarán y guardarán el Día del Señor, comúnmente conocido como el Domingo, como el día de Culto y Adoración y participarán de la liturgia de la Iglesia en el Culto Público, con las Normas, Rúbricas y requisitos propios de la Ortodoxia Católica en la Tradición Anglicana, en concordancia con el Libro de Oración Común y los Misales Anglicanos de la versión de 1928.

 

 

5.02.  El Acto Central de Culto en Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  es la Celebración de la Santa Eucaristía (La Santa Misa), que será celebrada semanalmente como deber obligatorio en el Día del Señor, o en las fiestas litúrgicas del Calendario Universal, a saber:

 

a) Son Fiestas principales las que celebran el Misterio de Cristo: Día de la Pascua, Día de la Ascensión, Día de Pentecostés, Domingo de Trinidad, Corpus Cristi, Día de todos Los Santos, Día de Todos los Difuntos, Día de Navidad (Natividad), La Epifanía, Fiesta a San Esteban, Fiesta a San Lorenzo y la Fiesta a Nuestra Señora Santa María de Walsingham.

 

 

‘Estas Fiestas tienen precedencia sobre cualquier otro día u observación’:

 

 

b) Todos los domingos del año, son fiestas de Nuestro Señor Jesucristo en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  a saber: Domingos de Adviento, Domingos de Navidad, Domingos Ante Cuaresmales, Domingos de Cuaresma, Domingo de Ramos, Domingos de Pascua, Domingos de Trinidad; además de los días ya señalados, solamente las siguientes fiestas tienen precedencia sobre un Domingo: La Circuncisión de Cristo, La Presentación en el Templo, La Purificación de la Bendita Virgen María (B.V.M.), La Transfiguración y el Miércoles de Ceniza, celebrándose de manera especial todos los días de Semana Santa.

 

c) Los Días Santos y Fiestas Mayores que se observan en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), durante todo el año y que tienen precedencia sobre los otros días de veneración y conmemoración son: La lícita y justa veneración de Nuestra Señora: La Anunciación de la Bendita Virgen María (B.V.M.), la Visitación de la Bendita Virgen María (B.V.M.),  la Concepción de la Bendita Virgen María (B.V.M.), la Natividad de la Bendita Virgen María (B.V.M.), Presentación de la Bendita Virgen María, La Asunción de la Bendita Virgen María (B.V.M.), y la Maternidad Divina de la Bendita Virgen María (B.V.M.).

 

d) Otros Días Santos de Conmemoración en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church): San Juan Bautista, Día de la Santa Cruz, todas las fiestas de los Santos Apóstoles, todas las fiestas de los Evangelistas, San José esposo de Nuestra Señora, Santa María Magdalena, San Miguel y Todos los Ángeles, las Conmemoraciones de Todos los Mártires, Confesores, Doctores y Santos Padres de la Iglesia.

 

e) Otras Conmemoraciones de Devociones Tradicionales de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), tales como: las Festividades de Nuestra Señora de Walsingham, A la memoria de Thomas Cranmer y del Monte Carmelo, y otras Festividades Regionales Locales con la aprobación del Obispo Ordinario, y Memorias de los Siervos y Bienaventurados en la Tradición Católica Anglicana.

 

 

Parágrafo: Por solicitud de los feligreses o por necesidad, el sacerdote puede celebrar una Misa diaria Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  autoriza celebrar la santa misa en casas de familias y/o en lugares públicos), o aquella que se estipule para un dia especial de la semana. Los jueves se recomienda la Santa Misa Sacerdotal, con oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Se está permitido con autorización del obispo del lugar y de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  que los sacerdotes de las Diócesis, organicen grupos de oración en cada territorio. Se escogerá uno o dos días a la semana para tal fin.

 

 

5.03. El Ministro de la Consagración Eucarística, es el Obispo Ordinario de la Diócesis, quien preside la Santa Eucaristía y de quien se deriva la validez de la celebración Eucarística del Culto Público en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

5.04. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), también celebra como Culto Público, la Oración Litúrgica Matutina y Vespertina, la Oración Litúrgica de la Iglesia se celebrará de acuerdo al libro de Oración Común de 1928.

 

 

5.05. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), considera oficiales las siguientes ediciones del Libro de Oración Común:

 

1. La Versión Original Inglesa, del Libro de Oración Común de 1549.

 

2. La Versión Americana, del Libro de Oración Común de 1928.

 

3. La Versión Canadiense, del Libro de Oración Común de 1962.

 

4. La Versión de la India, Pakistán, Burma y Ceilán, del libro de Oración Común de 1963.

 

5. La Versión de África del Sur, del Libro de Oración Común de 1939.

 

 

5.06. La base y Norma Litúrgica de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  es la Versión Americana del Libro de Oración Común de 1928, y sus correspondientes Misales, a saber:

 

a) El Misal Anglicano Americano, en concordancia con el L.O.C, 1928.

 

b) El Misal Anglicano Inglés, en concordancia con el L.O.C. de 1928.

 

c) El Misal Anglicano (abreviado), de la Diócesis Anglicana Misionera Hispana en concordancia con el L.O.C. de 1928.

 

d) El Ordo Católico Romano Anglicano.

 

e) El Ordo Católico Romano Antiguo.

 

 

 

5.07. El Obispo Ordinario en cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  proveerá Colectas específicas para el desarrollo y celebración del Culto Litúrgico en la Iglesia.

 

 

5.08. De la Revisión del Libro de Oración Común: El desarrollo de la revisión del Libro de Oración Común, sólo será definido por el Sagrado Colegio de Obispos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  con la firma del Arzobispo Primado.

 

 

5.09. De las Sagradas Escrituras: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  acepta como Libros Canónicos, los libros recibidos de la versión de la Septuaguinta para el Canon del Antiguo Testamento que incluye los Deuterocanónicos, y para el Nuevo Testamento los veintisiete Libros reconocidos por los Santos Padres.

Son Oficiales las siguientes Versiones de la Biblia: Versión de King James, Casiodoro de Reina con Deuterocanónicos, y la Biblia de Jerusalén. Además, las secciones de las Sagradas Escrituras del Libro de Oración Común de 1928.

 

 

5.10. De los Manuales Sacerdotales: En la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  se aceptan: El "Manual para Sacerdotes de la Iglesia Anglicana Estadounidense y sus Oficios Complementarios y Ocasionales", del Libro de Oración Común 1928, Quinta edición, editado por la Sociedad San Juan el Evangelista y reeditado por la Asociación de Parroquias Anglicanas ACC.

 

 

5.11. De los Manuales Litúrgicos: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), acepta como guía para los Ritos y Ceremonias en la Liturgia de la Iglesia el Libro “Ritual Notes”, 11a. edición, en concordancia con el Libro de Oración Común de la Iglesia de Inglaterra.

 

 

5.12. Otros Libros de servicios ocasionales: Formas especiales de Adoración Litúrgica serán permitidas y reguladas en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  exclusivamente con el permiso del Obispo Ordinario y en conformidad con el Libro de Oración Común de 1928, tales como Breviarios Monásticos de Ordenes y Comunidades Religiosas y los Manuales y Devocionarios de las Sociedades piadosas en la Iglesia.

 

 

5.13. Música Litúrgica: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), acepta la Tradición Musical Anglicana contenida en el Himnario de 1940 de la Iglesia Anglicana Estadounidense.

También se adecuará música litúrgica contemporánea para el uso de América Latina, España. Europa y Africa. El Obispo del lugar puede autorizar música de acuerdo al lugar y a la cultura de los feligreses sin lesionar la tradición de la Iglesia. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  incorporara en cada lugar las canciones y/la música que junto al folclor del Estado o pueblo, rinde culto a Dios. Los grupos aborígenes de cada lugar serán respetados y su música será bien recibida por Dios y por la Iglesia Anglicana Latino-Américana (The Latin-American Anglican Church).

 

 

5.14. Los Sacramentos en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church): Afirmamos la doctrina de la Ortodoxia Católica acerca de los Siete Sacramentos de la Iglesia, a saber: Bautismo, Confirmación, Eucaristía,  Penitencia, Matrimonio, Ordenes Sagradas y Santa Unción. “Los Sacramentos son signos objetivos y efectivos de la continua presencia y gracia salvífica de Cristo y los medios pactados para transmitir su Gracia”.

 

En conformidad al Libro de Oración Común de 1928, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  cree solemnemente en la presencia real de Cristo en el Altar y en los elementos de la Santa Eucaristía (pan y vino), que serán tratados con la debida reverencia para la Comunión de los fieles, la Reserva de los elementos Eucarísticos, para la Adoración y culto del Pueblo de Dios.

           

 

 

CANON 6. DE LA MAYORDOMIA CRISTIANA

 

 

6.01.  De acuerdo a lo prescrito en las Sagradas Escrituras, todos los miembros de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  son mayordomos de los dones y bendiciones de Dios. En reconocimiento y en acción de gracias a estas bendiciones, todos los miembros tienen la obligación de mostrar su gratitud a Dios, trabajando, orando, dando de sí mismos y contribuyendo materialmente en la edificación y extensión de la Iglesia de Cristo. La antigua y escriturística costumbre ha establecido como práctica de la Iglesia en primer lugar los diezmos y ofrendas, los cuales son deber principal de todos los cristianos y miembros en plena comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  y libremente.

 

 

6.02. Los diezmos y ofrendas de cada Diócesis tendrán su origen en:

 

a) Las ofrendas y Diezmos de los Clérigos residenciados e incardinados y en plena comunión con la Iglesia en forma voluntaria.

 

b) Las Parroquias y Congregaciones Misioneras en forma voluntaria.

 

c) Los Laicos en plena comunión con la Iglesia en forma voluntaria.

 

d) Todas las actividades que recauden recolectas y ofrendas en la Diócesis, Parroquias, Misiones y Congregaciones en forma voluntaria.

 

e) Las Donaciones, Legados y Testamentos.

 

 

6.03. El Fondo Diocesano: Es el medio ordinario para la recepción, administración, utilización y aplicación de los Diezmos, Ofrendas y Donaciones en beneficio de la Sagrada Misión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  para la extensión del Reino de Dios, bajo la dirección del Obispo Ordinario. Cada Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  aportara una pequeña parte de sus fondos mensualmente, para las misiones y viajes del Arzobispo Primado.

 

 

6.04. El Consejo Diocesano podrá asistir y auxiliar al Obispo Ordinario en el diseño y aplicación del Fondo Diocesano a solicitud de éste.

           

 

           CANON 7. DE LOS FIELES LAICOS

 

 

7.01. Un miembro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  es:

 

a) Quien ha recibido el Sacramento del Santo Bautismo en esta Iglesia (niño o adulto).

 

b) Los Bautizados que han recibido el Sacramento de la Confirmación de manos de un Obispo en Sucesión Apostólica de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

c) Quienes hayan recibido los Sacramentos de Iniciación Cristiana, Bautismo y Confirmación en otra rama de la Iglesia Anglicana, que sean recibidos por el Obispo Ordinario, mediante un procedimiento catequético de admisión, con los formularios catecúmenales de la Iglesia.

 

d) Quienes son recibidos como Catecúmenos en el Santo Bautismo y la Confirmación.

 

 

7.02. Miembro Comulgante en plena comunión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  es un miembro que ha recibido el Sacramento de la Confirmación, que asiste regularmente a la Celebración del Día del Señor, comúnmente llamado el Domingo, participa en el Culto de Adoración Litúrgica de la Santa Eucaristía y frecuentemente entre semana, de la Oración Litúrgica Matutina y Vespertina, contribuye regularmente con el apoyo y sostenimiento con Ofrendas y Diezmos, recibe la Santa Comunión, por lo menos una vez al mes y se encuentra en plena caridad con su prójimo.

 

 

7.03. Cualquier Comulgante en plena comunión, podrá ser elegible mediante elección y selección para participar de las Juntas Parroquiales, con responsabilidades en oficios administrativos, y para servir en posiciones de enseñanza catequística, de liderazgo Parroquial y Diocesano de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

7.04. El Ministerio de los Laicos, es reconocido desde la antigüedad como una responsabilidad honorable y un privilegio que obliga a los miembros laicos en plena comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), a ser ejemplos para el Ministerio de los Clérigos. El Ministerio de los Lectores Laicos será avalado por la Junta Parroquial.

 

 

7.05. Los Ministerios Laicos en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  son todas las actividades de trabajo, oración y consagración de los Laicos que contribuyan a la extensión del Reino de los cielos y que sean reconocidas e instituidas por el Obispo Ordinario, quien de manera general otorgará una licencia para que los Laicos se desempeñen en funciones permanentes y de oficial y público reconocimiento en la Iglesia (de publico reconocimiento).

 

 

7.06. De las Sociedades Devocionales y Piadosas en la Iglesia:

a) Los Laicos en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrán unirse, conformar e ingresar a Sociedades Piadosas de acuerdo a las diferentes espiritualidades del Catolicismo Ortodoxo en la tradición Anglicana, que manifiesten, consoliden, formen y construyan la conversión de vida de los Laicos, en el seguimiento de Jesucristo y la construcción del cuerpo de Cristo.

 

b) Ninguna Sociedad Devocional o piadosa, podrá erigirse en esta Diócesis sin la autorización, reglamentación y aprobación del Obispo Ordinario de una de las Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

c) Ninguna Sociedad Devocional de Laicos, podrá usar el nombre oficial y genérico de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  sin autorización del Obispo Ordinario.

 

 

Parágrafo: Los Hermanos Misioneros Anglicanos de San Lorenzo de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)para establecerse en una de las Diócesis IAL y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas. Los Hermanos Misioneros Anglicanos de San Esteban de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)para establecerse en una de nuestras Diócesis y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas. Los Hermanos Misioneros Anglicanos de Santa María de Walsingham de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)para establecerse en una de nuestras Diócesis y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas. Las Madres Anglicanas Misioneras de San Lorenzo de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)para establecerse en una de nuestras Diócesis y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas. Las Madres Anglicanas Misioneras de San Esteban de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)para establecerse en una de nuestras Diócesis y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas. Las Madres Anglicanas Misioneras de Santa María de Walsingham de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), para establecerse en una de nuestras Diócesis y en cualquier Estado, deben contar por escrito, con la aprobación del Obispo de las Américas.

 

 

7.07. Todo Ministerio Laico instituido en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  de carácter permanente deberá tener como requisito asignaciones y períodos de formación intelectuales y espirituales bajo la reglamentación del Obispo Ordinario.

 

 

7.08. La Orden de las Diaconisas de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)es un antiguo y reverente oficio para el Ministerio de la mujer, que como Laicas son apartadas por el Obispo y con su Solemne Bendición son dedicadas al servicio total de la Iglesia (Diakonía); es un estado de vida aprobada por las Santas Escrituras (Romanos 16:1), y reglamentados por la Iglesia en el Concilio de Nicea, Canon 19 y en el Concilio de Calcedonia Canon 15. Este Ministerio No - Sacramental de la mujer es conocido también como el "diaconado perpetuo femenino". Este no es un sacramento, sino un acto eclesiastico de fe y será aceptado y promovido por todas las Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),.

 

 

Las mujeres candidatas al Ministerio de  Diaconisas, podrán ser casadas, con permiso especial de su esposo y con autorización expresa del Obispo Ordinario. Las Diaconisas "recibirán entrenamiento específico en Liturgia, Teología, Sagrada Escritura e Historia de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

Parágrafo: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  a discreción del Obispo Diocesano en cada lugar, autoriza conceder Ordenes Menores, a varones que son llamados por Dios al ministerio sagrado y que presenten vocación con testimonio de vida, como Acólitos, Lectores, Sacristanes y/o Sub-Diáconos. Para tal efecto se debe solicitar la liturgia a seguir al Arzobispo Primado.

 

 

7.09. De los Deberes de los Laicos:

 

Es deber de todo bautizado miembro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  seguir esta regla de vida:

 

a) Orar Diariamente, y leer diariamente la Sagrada Escritura.

 

b) Atender regularmente la Liturgia Dominical de la Santa Misa, y otros Días de obligación y devoción cristiana, que no pueden ser eximidos sino por causa de fuerza mayor o enfermedad.

 

c) Estudiar asiduamente la Fe Cristiana.

 

 

Es deber de todo confirmado miembro de esta Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church):

 

 

a) Recibir regularmente la Santa Eucaristía en el Día del Señor y otras fiestas litúrgicas, preparados debidamente en penitencia y reconciliación.

 

b) Vivir una disciplina práctica personal de testimonio cristiano de acuerdo al L.O.C., participando piadosamente en el trabajo misionero y el servicio en su congregación (parroquial).

 

c) Expresar generosamente su acción de Gracias a Dios, dando de sí mismo con su aporte personal y material y con ofrendas y Diezmos voluntariamente (No Obligatorio).

 

 

              CANON 8. DE LAS PARROQUIAS Y JUNTAS PARROQUIALES

 

 

8.01. Parroquia es una determinada comunidad de fieles miembros de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)donde se proclama la Palabra de Dios y se administran los Santos Sacramentos, constituida de modo estable en un área misionera, en una Diócesis o en una Provincia, a nivel federal, regional, estatal, municipal, distrital o local, referido a centros urbanos o áreas rurales y cuyo territorio geográfico es establecido por el Obispo Ordinario. El Obispo Ordinario es quien regula, establece, suprime o cambia las Parroquias, determina el desarrollo y desempeño de la Parroquia, y designa para tales fines a un sacerdote o cura de almas como rector o párroco. La parroquia legítimamente erigida tiene personalidad jurídica de propio derecho.

 

 

Para efectos de cumplir los propósitos y objetivos de la misión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), se podrán erigir centros misioneros, estaciones de predicación con miras a establecer parroquias estables.

 

 

8.02. Los Comulgantes en plena comunión en cada parroquia de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)pueden ser elegidos como miembro de las juntas parroquiales, respetando la selección que el Párroco o el Sacerdote encargado hace de la junta de elegir. El Obispo Ordinario podrá nominar y nombrar a un delegado Laico en una Junta y podrá también invalidar la elección de una Junta.

 

 

8.03. Las Juntas Parroquiales de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)tendrán la división clásica acorde con la tradición Anglicana, tales como: Sacerdote a cargo, que actúa cano Presidente, Guardián Mayor designado por el Obispo, Guardián Menor elegido por la Junta, junto con el Secretario, Tesorero y un Vocal correspondiente. El término de duración de los cargos es un año renovable con autorización del Obispo.

 

 

CANON 9. DEL ORDEN SAGRADO

 

 

9.01. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),   reconoce la Tradición Apostólica de las Sagradas Órdenes de Obispos, Sacerdotes (Presbíteros) y Diáconos, que son recibidas por varones debidamente bautizados y confirmados. Este Sacramento es exclusivo para varones ya sean casados o solteros.

 

 

9.02. Ningún Sacerdote o Diácono debidamente ordenado, podrá ejercer sus funciones Ministeriales en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  sin la debida Licencia Canónica concedida por el Obispo Ordinario.

 

 

9.03. Ningún Obispo debidamente consagrado por la imposición de manos por tres Obispos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), o por Obispos invitados de Sucesión Apostólica que estén en "Comunio in Sacris" con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), y debidamente reconocidos como tales, podrá ejercer la autoridad de su oficio sin la debida Licencia del Obispo de las Américas y una vez se establezca por el Colegio de Obispos.

 

 

9.04. Ningún varón podrá ser ordenado como Clérigo o consagrado como Obispo, si no está en plena comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  debiendo contar con un mínimo de 23 años cumplidos para ordenación como Diácono, y un mínimo de 24 años cumplidos para la ordenación Sacerdotal y de 40 años cumplidos para el Sagrado y Santo Oficio de Obispo (en Caso de urgente necesidad, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  autoriza reducir 3 años de edad a cualquier elegido por Dios para el oficio clerical del Altar. Si un clérigo ya está consagrado como obispo por otra Iglesia, desea ingresar a IAL como obispo, y es menor de 30 años de edad cumplidos (también menor a 40 años cumplidos), el Arzobispo Primado, estará facultado para admitirlo siempre y cuando logre recibir una nueva imposición de manos sin ceremonia religiosa en acto privado y trabajar por lo menos 6 meses antes dentro de IAl para demostrar su capacidad de liderazgo en la responsabilidad como episcopo dentro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

9.05. Ningún varón podrá ser ordenado o recibido en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), como Obispo, Sacerdote o Diácono sin haber estudiado, aceptado, defendido, expuesto y suscrito solemnemente ante el Altar las siguientes declaraciones:

 

a) La Afirmación de San Louis.

 

b) La Afirmación de las Sagradas Escrituras para la Normatividad de la Fe y Salvación, de acuerdo con la Colecta de la Segunda Dominica de Adviento del Libro de Oración Común de 1928.

 

c) La fidelidad a la Ortodoxia Católica de la Fe contenida y definida en los Siete Concilios Ecuménicos de la Iglesia indivisa.

 

d) La fidelidad y cumplimiento en la letra y en el espíritu de los Cánones, Constituciones, Disciplina y Doctrina de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

9.06. Ningún candidato de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)podrá ser ordenado Sacerdote o Diácono de la Iglesia sin haber dado satisfactoria evidencia ante el Obispo Ordinario o a la Comisión Teológica designada por el Obispo Ordinario, de su habilidad en conocimientos teológicos,  de los siguientes temas: Sagrada Escritura, Historia de la Iglesia, Teología Dogmática, Apología cristiana, Teología Moral, Mística y Teología Ascética, Teología Litúrgica, Leyes Canónicas, Teología Pastoral, Música Litúrgica, Teología Sacramental, Filosofía General, Filosofía de la Religión, Patrística, Psicología General, Sociología de la Religión, Derecho de Familia y Leyes Civiles Conexas y Ética Ministerial. Redacción Literaria y semántica.

 

 

Parágrafo: Ningún candidato de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)podrá ser ordenado sin una experiencia previa de misión en la Predicación de la Palabra y en el servicio de la Iglesia por lo menos durante dos años antes de la fecha de ordenación y/o después de su preparación académica.

 

 

9.07. Es responsabilidad de la Comisión de Ministerio de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  realizar el seguimiento y valoración de los candidatos al Ministerio Ordenado, para recomendar al Obispo Ordinario el proceso del Examen Canónico y la Ordenación respectiva, y conocer de los fieles laicos de los presuntos impedimentos para la recepción de órdenes.

 

 

9.08. La Ordenación de Sacerdotes y Diáconos, en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)debe ser precedida por una declaración legal civil ante Notario Público que solemnice ante la gravedad del juramento que la futura Ordenación y/o la Recepción (incardinación) no está sujeta o condicionada a ‘promesas de recompensa económica, beneficios materiales o contrataciones laborales, saláriales, o de honorarios por servicios presentados’, y establecerá también su completa y absoluta sumisión y Fidelidad a la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

9.09. Ningún varón podrá ser consagrado Obispo u ordenado Sacerdote o Diácono en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  si no cumple con las calidades de los candidatos a las Sagradas Ordenes y requisitos del Nuevo Testamento.

 

 

Parágrafo: Todo varón candidato, aspirante o clérigo dentro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  debe estar  libre de vicios, drogas y del abuso del alcohol; éste debe ser normal psíquicamente, con cualidades mentales capaces de ser diagnosticadas por un médico profesional, y que pueda ser sometido a examen psicológico para este fin. Ningún candidato a Ordenes Sagradas debe haber estado involucrado en actos ilícitos ante la Ley.

 

 

9.10. Recepción de Clérigos de Iglesias Hermanas en Plena Comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church): Los Clérigos Ordenados por Obispos en Sucesión Apostólica y en Plena Comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrán solicitar su ingreso ante el Obispo Ordinario, quien definirá los procedimientos y mecanismos para su ingreso.

 

 

9.11. Recepción de Clérigos de otras Iglesias en Sucesión Apostólica: Los Clérigos Ordenados en Sucesión Apostólica en Iglesias que no están en Plena Comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  deberán acogerse a todas las normas precedentes y ser recibidos condicionalmente en un proceso Canónico de reconocimiento de órdenes, y generalmente a juicio del Obispo de las Américas y del Ordinario. Podrán servir a la Iglesia como Lectores Laicos hasta tanto su proceso de Reconocimiento de Ordenes haya concluido y la Evaluación garantice las cualidades para la Misión de la Iglesia.

 

 

De los Clérigos que requieren Ordenación Sub-Conditione: Aquellos Clérigos que provienen de la Iglesia Episcopal de los Estados Unidos (Iglesia Protestante Episcopal/ ECUSA-PECUSA), quienes fueron ordenados de acuerdo al Libro Propuesto de Oración Común de 1979 y/0 que fueron Ordenados después de Septiembre 16 de 1976, deberán ser recibidos bajo Ordenación Condicional.

 

 

Aquellos Clérigos que provienen de la Iglesia Anglicana del Canadá, y que fueron ordenados después de Noviembre lo., de 1975 o que fueron ordenados por un Ritual diferente al Libro de Oración Común del Canadá de 1962, serán admitidos en Ordenación Condicional.

 

 

Aquellos Clérigos que provienen de otras Iglesias miembros de la Comunión Anglicana, cuyos Obispos, Provincias, Diócesis y Jurisdicciones se han apartado de la Fe Católica y el Orden Apostólico, deberán ser admitidos en Ordenación Condicional. Generalmente, antes de la Ordenación Condicional, estos Clérigos podrán servir a la Iglesia como Lectores Laicos.

 

 

Aquellos clérigos que provengan de la Iglesia Romana y de las Iglesia Católicas Antiguas, deben someterse a un examen sobre normas anglicanas y deben afirmar que nunca usarán la inquisición o la ex-comunión contra uno o varios de los hijos de Dios dentro de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

Parágrafo: Los clérigos admitidos, además deben saber que la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), no es fanática ni fundamentalista. Que acepta y cree que hay vida humana, animal, vegetal y mineral, en otros planetas de los universos. Que el término extraterrestre es aceptado como vocablo normal en la comunicación. Que Dios no solamente creo vida en el planeta tierra sino en muchos planetas y en millones de galaxias existentes. Que la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  acepta el uso del preservativo (condon), y la planificación familiar (control natal). Que la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), promueve la castidad, pureza y rectitud en todo orden establecido por Dios y por las leyes humanas, acompañando a la ciencia e investigadores, en su proceso, para mejorar la calidad de vida del ser creado y la protección del planeta creado.  

 

 

 

             CANON 10. DE LA DISCIPLINA DE LOS CLÉRIGOS

 

 

 

10.01. Todo Sacerdote o Diácono, de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  estará sujeto a la Autoridad Judicial del Ordinario de la Diócesis o de otra jurisdicción (Diócesis), en la que el Sacerdote tenga residencia permanente. Todas las acciones de ofensa y violación a estos Cánones por parte de los Clérigos, serán atendidas por el Tribunal Eclesiástico, bajo la dirección del Obispo Ordinario.

 

 

10.02. De las Ofensas Eclesiásticas: Serán consideradas sin ninguna restricción como materia de ofensa contra la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  principalmente las siguientes:

 

a) Toda conducta criminal, inmoral, deshonrosa que reporte impiedad, sacrilegio y cause escándalo.

 

b) Enseñar herejías, mantener doctrinas heréticas en privado y/o públicamente, predicar herejías, por enseñanza o escritos, por la edición de publicaciones heréticas, por la publicación de libros, por la circulación de panfletos y periódicos contrarios a la Fe y Doctrina de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

c) Mantener una enseñanza pública o privada contraria a la enseñanza de esta Iglesia.

 

d) Infringir, subvertir, romper con las normas del Culto Público reglamentado por la Constitución y Cánones de esta Iglesia.

 

e) Celebrar matrimonios entre dos personas con grado de consanguinidad o afinidad expresamente prohibido por la Ortodoxia Católica.

 

f) Celebrar matrimonios entre dos personas del mismo sexo.

 

g) Persistir contumazmente en faltas de respeto y desobediencia ante el Obispo Ordinario de la Diócesis o de otra Jurisdicción donde ese Obispo tenga la Autoridad Canónica y se le deba obediencia.

 

h) Presentar habitualmente negligencia e irregularidad en la Celebración de los Oficios Sagrados y otros Servicios Litúrgicos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

i) Ingerir bebidas embriagantes, fumar cigarrillo en vía pública, marihuana o consumir cualquier droga sin fórmula médica.

 

h) Distribuir pornografía a creyentes o no creyentes.

 

i) Violar o irrespetar la sexualidad y pureza de una menor o de un menor de edad (se entiende por menor o menora de edad, la persona que aun no ha cumplido los 18 años).

 

j) Robar en público o privado.

 

k) Asesinar a un cristiano en cualquier circunstancia (La defensa personal que cause una muerte humana o la muerte de un cristiano por un accidente de tránsito no son causas de ofensas a la Iglesia y el responsable debe pedir perdón a Dios si se llega a presentar la situación).

 

 

CANON 11. DE LOS DEBERES DE LOS CLÉRIGOS Y SU MANERA DE VIVIR

 

 

11.01. Del Oficio Diario: Todo Sacerdote o Cura de Almas, deberá procurar de manera diligente celebrar en público la Oración Matutina o Vespertina, con la participación del Pueblo de Dios, en la Parroquia, Congregación o Misión donde el Sacerdote ministre, de acuerdo a las rúbricas del Libro de Oración Común de 1928.

 

 

11.02. De la Celebración de la Santa Comunión u otras Ministraciones: Todo Sacerdote o Cura de Almas, por la directa instrucción del Obispo Diocesano y con la delegación oficial (Licencia Canónica), deberá celebrar y administrar cada Domingo y, en las principales fiestas del Calendario Litúrgico la Santa Eucaristía, así como los otros Sacramentos, y demás Ritos Especiales como  el  Miércoles  de Ceniza, los días específicos de la Semana Santa, contenidos en el Libro de Oración Común de 1928 y desarrollados en el Misal Anglicano, y el "Manual de Servicios Ocasionales para Sacerdotes"'.

 

 

11.03. De los Sermones (Homilías): Todo Sacerdote o Cura de Alma, delegado por el Obispo y con Licencia para Predicar, deberá ejercitar el Ministerio de la Predicación con Homilías relacionadas con el tiempo litúrgico y con suficiente y amplia base Escriturística, cada Domingo y Fiestas de Guarda. Toda homilía debe llevar un lenguaje culto y refinado sin vulgaridades.

 

 

11.04. De la Instrucción de los Jóvenes: Todo Sacerdote o Cura de Almas, deberá asumir directamente la instrucción en la Fe Cristiana de los Jóvenes adscritos a la Parroquia o fuera de ella.

 

 

11.05. De la Preparación para la Confirmación: Todo Sacerdote o Cura de Almas, deberá asumir directamente y diligentemente, durante todo el Año Litúrgico la preparación de los candidatos próximos a la Confirmación (por parte del Obispo), de los que desean, ser Confirmados, y de los Catecúmenos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  que van a ser presentados al Obispo para la Confirmación. Será responsabilidad directa del Sacerdote desarrollar una Catequesis que manifieste  públicamente que los candidatos están suficientemente instruidos y que han decidido responsablemente seguir a Cristo y trabajar por su Iglesia.

 

 

11.06. Del Cuidado Pastoral: Todo Sacerdote o Cura de Almas, de manera diligente asumirá la visitación a los miembros de la Parroquia o de la Congregación, especialmente de aquellos que están enfermos, o débiles en la Fe, en procura de su consuelo y fortaleza espiritual.

 

 

11.07. De los Deberes de los Clérigos para recitar el Oficio Divino: Es deber de todo Obispo, Sacerdote o Diácono, en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  decir él mismo o con otros, el Oficio Diario Matutino y Vespertino, procurando que la Congregación ore o recite con él en la Iglesia siguiendo las rúbricas del Libro de Oración Común de 1928.

 

 

11.08. De los Deberes de los Sacerdotes de celebrar la Santa Comunión y de los Diáconos para asistirlos: Son deberes obligatorios en esta Iglesia para los Obispos y Sacerdotes, celebrar y participar de la Santa Comunión, cada día que tenga Colecta Propia, Colecta Especiales, Epístolas y Evangelios provistos en el Libro de Oración Común de 1928 y/o otras fiestas litúrgica tomadas del Misal Anglicano. Es deber obligatorio de cada Diácono en esta Iglesia bajo la dirección del celebrante, asistir al Sacerdote los domingos y Fiestas Litúrgicas en la Celebración de la Santa Comunión de acuerdo al Oficio de su Ministerio.

 

 

11.09. Del uso de Ornamentos y Vestiduras Litúrgicas: Bajo la instrucción directa del Obispo Ordinario, y en concordancia de la Tradición Litúrgica del catolicismo Occidental de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  serán usadas las vestiduras litúrgicas para los Clérigos en el tiempo de su ministración, garantizando así la dignidad, la reverencia, el orden y los signos del Culto Litúrgico en el mensaje de Salvación de los Misterios Sagrados.

 

 

11.10. De la Vida Devocional de los Clérigos: (Todos), Obispos, Sacerdotes y Diáconos en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), están en la obligación de dedicar tiempo diario a la Oración y a la intercesión, examinar su conciencia de manera regular, y ser diligentes en el estudio de las Sagradas Escrituras, y de los Escritos de los Santos Padres de la Iglesia y de otros estudios que perfeccionen su labor ministerial. La gran devoción de todo Clérigo es la Celebración y Participación de la Santa Eucaristía.

 

 

11.11. De la Obligación de los Clérigos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), es mantener su profesión de Vida Ministerial en publico y en privado: Ningún Obispo; Sacerdote o Diácono, se dará oportunidad a sí mismo de mantener ocupaciones, hábitos o recreaciones que no beneficien su Sagrado Llamado, o que vaya en detrimento de las costumbres y deberes de su Sagrado Oficio, o que tienda a causar ofensa a otros, ni tampoco frecuentará ningún lugar que no beneficie su Sagrado Llamado, excepto por el propósito de cumplir deberes de su Santo Ministerio.

 

 

En particular, contraer un matrimonio que no beneficie su sagrado Llamado, y no hará ninguna cosa que afecte o viole el orden y la disciplina; El candidato a las Sagradas Ordenes tomará todas las medidas de prevención para que quede incluido en este Canon. Pero en todos los tiempos deberá trabajar diligentemente en modelar su vida de acuerdo a la Doctrina de Cristo, y vivir sin engaños ni doblez como ejemplo principal del Pastor para las ovejas de Cristo.

 

 

Parágrafo: Ningún sacerdote en cualquier lugar de Canadá, Estados Unidos, América Latina o en las misiones extra-territoriales, puede ejercer sin la autorización escrita del obispo “Liberaciones o imposición de manos para sanaciones”. La sanación viene es de Dios y la Liberación de un demonio, debe ser obra de Dios a través de una persona a la que Dios le haya regalado el don y debe tener pruebas de su don y éste debe ser aprobado por el obispo del lugar.

 

 

11.12. De las Incompatibilidades con su Vocación: Ningún Obispo, Sacerdote o Diácono, aceptará tomar Oficios, trabajos o deberes que vayan en detrimento de sus costumbres y de las obligaciones de su Sagrado Oficio Eclesiástico. Ningún Clérigo se comprometerá como fiador o deudor en gestiones financieras de cualquier índole.

 

 

11.13. Del vestido de los Clérigos: Ningún Obispo, Sacerdote o Diácono usará vestidos que no manifiesten su Sagrado llamado y Ministerio, así como su encargo “espiritual” en la Iglesia, que es de público conocimiento. A Excepción de algunas causas de fuerza mayor y urgentes que no violenten su conciencia y que tengan un propósito inocente de recreación o empleo (encargos laborales seculares), y por causas de seguridad y en defensa de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

11.14. Del Matrimonio de los Clérigos: Todo Obispo, Sacerdote o Diácono y candidato a las Sagradas Ordenes, asumirá el compromiso de vida en el Sacramento del Matrimonio, como parte de su Ministerio Integral por el Reino de los Cielos, propiciando diligentemente que la cónyuge o futura esposa, desarrolle como vocación un Ministerio de Fe al servicio de la familia (núcleo de la Iglesia), y del Cuerpo de Cristo, asegurando así la ayuda idónea en el Ministerio Ordenado. El matrimonio como el celibato es opcional en el clérigo. Nadie podrá obligar a uno de estos estados al clérigo. Cualquiera de los dos estados es libre para el clérigo.

 

 

11.15. El Clérigo y la Santidad de la Familia: Todo Clérigo en esta Iglesia conformará su vida en la santidad de la familia y de unión conyugal conforme al Sacramento del Matrimonio instituido en esta Iglesia. El Obispo personalmente bendecirá el Matrimonio del Clérigo con el Ritual y Ceremonial del Libro de Oración Común de 1928, sellando para siempre la unión matrimonial.

 

 

11.16. Los Clérigos que vivan en estado de celibato, mantendrán la castidad en público y en privado como un camino de santidad por el Reino de los Cielos. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  acepta que un clérigo célibe (soltero), deje su estado celibatario para contraer matrimonio libremente sin dejar su ministerio ordenado. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), reconoce que todo varon y/o mujer, tiene derecho a consumar su propia sexualidad por amor y libremente sin presionar la escogencia de la pareja.

 

 

Nota: El cargo de Arzobispo Primado de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), sólo será ejercido libremente por un clérigo célibe (soltero), que haya recibido la consagración episcopal dentro de esta Iglesia. Ningún clérigo casado podrá ejercer el cargo de la ‘Primacía Arzobispal’ a no ser que durante un encargo corto de tiempo lo haga en –Encargado-, mientras se consagra un sacerdote célibe para la misión en caso de no haber un célibe obispo en el momento de la emergencia.

 

 

CANON 12. DE LA DESIGNACIÓN DE SACERDOTES PÁRROCOS, SU COMPETENCIA Y SACERDOTES A CARGO:

 

 

12.01. Del derecho del Obispo a Nominar y a Nombrar: El derecho a nominar y nombrar en todas las sedes vacantes de Curas de Almas en la Diócesis, y en todas las  Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), corresponde exclusivamente a la autoridad del Obispo Ordinario de cada lugar.

 

 

12.02. De los requisitos para admitir e instituir a un Ministro: Ninguna persona puede ser admitida en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church):

 

a) A tener Licencia en ninguna misión como Cura de Almas en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), si no ha sido instituido como Rector o Párroco, y debidamente ordenado de acuerdo a los Cánones de Ordenación.

 

b) Debe tener suficiente testimonio de vida piadosa: El Obispo Ordinario de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)no podrá admitir a otorgar Licencia o facultades Sacerdotales, o asignar responsabilidades parroquiales o de misión como Cura de Almas en esta Iglesia, ni otorgar Derechos Canónicos como Sacerdote Residente en esta Diócesis, sin que demuestre y pruebe al Obispo sus credenciales oficiales de Ordenes y Documentos Canónicos, y certifique su testimonio de Vida, con carta a dimisorias del anterior Obispo Ordinario de la Diócesis correspondiente anterior; que muestre evidencia legal Eclesiástica de su honestidad y habilidad, su fidelidad a la Doctrina, disciplina y culto en esta Iglesia, y además de aplicar todo lo anterior como cartas testimoniales que muestre la vida piadosa y dada que su conservación y costumbres puedan comprobar al Obispo su conducta intachable y su vocación de vida. Si el Obispo Ordinario decide para el bienestar de la Iglesia y de esta Jurisdicción, proceder conforme a este Canon, podrá solicitar el testimonio de tres Sacerdotes de la anterior Jurisdicción además el Obispo solicitara un examen de suficiencia y conocimientos.

 

 

12.03. Causas de Rechazo para la Recepción e Institución Canónica de un Sacerdote: El Obispo Ordinario podrá rechazar el admitir a un sacerdote o el instituirlo como Cura de Almas en esta Jurisdicción cuando:

 

a) Dicho Sacerdote tenga más de dos años solicitando la dispensa y la carta dimisoria del anterior Obispo sin recibirla.

 

b) En virtud de la Institución Sacerdotal y de los fines que persigue Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  para su servicio como Cura de Almas, razones de grave deficiencia física o debilidad mental, incapacidad mental por avanzada edad, o por graves trastornos pecuniarios que afecten su carácter o por grave descontrol o negligencia en sus deberes eclesiásticos o por una vida de impiedad, o teniendo una conducta de grave escándalo que afecte su carácter moral, por haber obtenido simoniacamente sus Ordenes, serán causas principales de No admisión.

 

c) Si después de presentar el examen de conocimiento y suficiencia, el Obispo Ordinario no se encuentre satisfecho con el examen del Sacerdote, ni por las palabras que utiliza el Sacerdote, ni por las respuestas y opiniones del Sacerdote frente a las recomendaciones del Obispo en su cargo de misión, el Obispo rechazará esta solicitud por considerar primero que no es garantía pastoral ni garantía a los intereses de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  juntamente.

 

 

12.04. De los Estipendios para los Ministros:

 

a) La naturaleza del Ministerio Ordenado en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), es incompatible con pagos, honorarios y contrataciones laborales o prebendas económicas.

 

b) En esta Jurisdicción Misionera, los estipendios no serán objeto   de presupuesto Diocesano y el servicio de los Clérigos en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), no serán regulados por contrataciones de ningún género laboral, ni será una relación que genere obligaciones financieras laborales por parte de la Diócesis. Cada clérigo ofrecerá su trabajo Sacerdotal en aras del crecimiento de su Misión, certificando ante las autoridades de la Iglesia su condición de Clérigo no asalariado; toda Incardinación y Ordenación deberá acogerse primero a una Declaración Juramentada ante autoridad civil competente, por parte del Clérigo   Incardinado u Ordenado.

 

c) Antes de designar, nombrar o instituir a un Sacerdote en una Parroquia o Congregación, el Obispo deberá asegurarse que tal Parroquia o Congregación tendrá las provisiones necesarias para el apoyo y sostenimiento mínimo del Sacerdote. O en su defecto el Obispo se asegurará que el Sacerdote tiene capacidad de autosostenimiento.

 

 

Nota: Cada sacerdote maneja en forma ordenada para sus gastos los estipendios y donaciones económicas de acuerdo a su conciencia. Le puede informar al obispo diocesano de las finanzas si la parroquia contribuye con el mantenimiento de alguna dependencia del obispado. En esta iglesia prima la generosidad y caridad voluntaria.

 

 

             CANON 13. DE LAS FUNCIONES, RESPONSABILIDADES Y OBLIGACIONES DE LOS SACERDOTES O PRESBÍTEROS:

 

 

13.01. Las Funciones, Responsabilidades y Obligaciones de los Sacerdotes están sujetas al orden del Culto y de la Vida general de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

13.02. Las Responsabilidades y Obligaciones de los Sacerdotes y Presbíteros en Función del Culto de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), son:

 

a) Celebrar la Santa Eucaristía todos los Domingos y Fiestas Litúrgicas y desarrollar debidamente el Culto Eucarístico conexo con la Celebración Dominical (Reserva Eucarística, Adoración del Santísimo, etc. Y Comunión de los Enfermos).

 

b) Celebrar la Oración Litúrgica Matutina y Vespertina según las rúbricas del libro de Oración Común de 1928, durante los días de la semana.

 

c) Conducir los Funerales y Servicios de Exequias.

 

d) Bendecir al Pueblo.

 

 

13.03. Las Responsabilidades y Obligaciones de los Sacerdotes o Presbíteros en Función de la Administración de los Sacramentos, son:

 

a) Administrar el Santo Bautismo a niños y adultos preparando, orientando y desarrollando el Curso Básico de Bautismo a los padres y padrinos del niño por bautizar, y a los adultos candidatos al Bautismo, además del curso de Catecúmenos, proveer toda la documentación civil legal de los candidatos al Bautismo.

 

b) Administrar al pueblo fiel, la Santa Comunión los Domingos y días de fiestas Litúrgicas, en concordancia con el L.O.C. de 1928 y el Misal Anglicano.

 

c) Oír Confesiones y dar penitencias.

 

d) Asistir y dar testimonio oficial del Sacramento del Santo Matrimonio y preparar, orientar y desarrollar los cursos previos al matrimonio.

 

e) Administrar el Sacramento de la Santa Unción a los enfermos.

 

 

13.04. Las Responsabilidades y Obligaciones Catequísticas de los Sacerdotes o Presbíteros:

 

a) Que la Palabra de Dios se anuncie en su integridad a quienes viven en el área de la Parroquia o Misión, para que el mensaje del Evangelio llegue a quienes hayan dejado de practicar o no profesen la verdadera fe.

 

b) Enseñar la Fe Cristiana en la Ortodoxia Católica, de acuerdo a la Tradición Continuante Anglicana.

 

c) Presidir la enseñanza del Catecismo Dominical y Semanal.

 

d) Preparar, orientar y desarrollar los diferentes Cursillos Catequístieos en la Parroquia o en la Misión.

 

e) Presidir, dirigir y preparar el Curso de Confirmación durante todo el año Litúrgico.

 

 

13.05. Las responsabilidades y Obligaciones de los Sacerdotes o Presbíteros en función de la Parroquia o la Misión a su cargo son:

 

a) Presidir todos los programas y acciones misioneras de la Parroquia o Misión.

 

b) Presidir todos los asuntos administrativos de la Parroquia o Misión.

 

c) Guardar los Registros de Bautismo, Matrimonio, Confirmación, Defunciones, etc., de la Parroquia o Misión, remitiendo al Obispo Ordinario copias de dichos documentos y muy especialmente de la documentación civil de los matrimonios celebrados.

 

d) Informar al Obispo continuamente y permanente de todas las actividades de su Sede Parroquial o Misión, entre ellas cambios de horario, retiros o ausencias forzosas por causas justificadas.

 

 

13.06. Las Responsabilidades de los Sacerdotes o Presbíteros en relación con el gobierno y autoridad de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  son:

 

a) Mantener plena comunicación con el Obispo a través de las reuniones de “Clericus”  y mediante comunicaciones e informes periódicos mensuales.

 

b) Estar en plena Comunión, sumisión y obediencia dialogada, al Obispo Ordinario de la Diócesis.

 

c) Vivir en estado de sobriedad y castidad, sea casado o soltero.

 

 

CANON 14. DE LAS FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES DEL DIÁCONO

 

 

14.01. Todo Diácono está sujeto al Obispo de la Jurisdicción para la cual hubiese sido ordenado y servirá en los Oficios clericales propios donde el Obispo lo designe.

 

 

14.02. Las Funciones y Obligaciones del Diácono son:

 

a) Asistir al Sacerdote en la Santa Eucaristía.

 

b) Predicar la Homilía Dominical cuando así se le designe, con permiso del Obispo.

 

c) Administrar el Santo Bautismo a niños y adultos cuando así se le designe, con permiso del Obispo.

 

d) Ser testigo del Santo Matrimonio, con permiso del Obispo.

 

e) Administrar la Reserva Eucarística en los Servicios de Oración Matutina o Vespertina, con permiso del Obispo.

 

f) Administrar la Reserva Eucarística a los enfermos e incapacitados de la Parroquia, con permiso del Obispo.

 

g) Desarrollar la Pastoral de Evangelización, la Pastoral Juvenil, la Pastoral de Familia, la Pastoral de los Pobres y la Pastoral de los Enfermos en la Parroquia, con una Pastoral Misionera extensa, profunda y sólida.

 

h) Obedecer y mantener plena comunión y comunicación con el Obispo en la gestión Diocesana y Litúrgica.

 

 

 

CANON 15. DE LOS OBISPOS

 

 

 

15.01. El Obispo de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)es la autoridad en esta Iglesia, cuya cabeza es Cristo.

 

 

15.02. Son funciones del Obispo:

 

a) Ordenar los Ministros, Sacerdotes y Diáconos.

 

b) Confirmar a los Miembros Bautizados.

 

c) Recibir en la Iglesia a Laicos y Clérigos de otras Iglesias y comuniones.

 

d) Predicar y Defender el Evangelio de Cristo.

 

e) Autorizar y reglamentar las Ordenes y Sociedades de vida Consagrada y Religiosa.

 

f) Celebrar la Santa Eucaristía los Domingos y Fiestas Litúrgicas y hacer la Oración Litúrgica Matutina y Vespertina durante los días de la semana. En concordancia con L.O.C. de 1928 y el Misal Anglicano.

 

g) Administrar los Santos Sacramentos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  conforme a las rúbricas del Libro de Oración Común de 1928.

 

h) Consagrar otros Obispos con la participación de dos Obispos más y asistiéndolo. Conferir las Sagradas Órdenes a Sacerdotes y Diáconos.

 

i) Decretar estrategias para apluadir el trabajo o misión de sus clérigos y feligreses.

 

j) Amonestar, inhibir, suspender, deponer y degradar a los Clérigos, cuando sea necesario.

 

k) Presidir todas las Comisiones Eclesiásticas que se creen en esta Iglesia.

 

l) Erigir Oratorios, Capillas, Templos y Catedrales, clínicas, hospitales, escuelas, colegios, empresas, medios de comunicación, universidades, seminarios, centros de formación, institutos técnicos agro-industriales, granjas autosuficientes, restaurantes, orfanatos, casas para la tercera edad y hoteles de paso para refugiados y/o peregrinos de misión.

 

m) Autorizar y erigir Santuarios de Devociones Especiales en la Iglesia.

 

n) Autorizar y dar Licencias para el Ministerio de Exorcismo a Sacerdotes debidamente preparados en el espíritu y las Ciencias Eclesiásticas.

 

ñ) Sancionar la Nulidad del Matrimonio.

 

o) Preservar y Guardar la Fe de la Iglesia.

 

p) Dar al Pueblo la Bendición Apostólica.

 

q) Regular toda la Vida Litúrgica, Espiritual, Disciplinaria, Institucional, Devocional y Administrativa de la Diócesis.

              

 

             CANON 16. DE LAS ACUSACIONES A LOS   OBISPOS

 

 

16.01.  Sólo procederán las acusaciones contra un Obispo, si son presentadas por un Obispo en Plena Comunión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  con el apoyo de otros dos Obispos en Plena Comunión y previa confirmación del Obispo de las Américas y del Sagrado Colegio de Obispos (cuando se instituya), de la Iglesia Anglicana Latina cuando éste se establesca.

 

 

CANON 17. DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA (Confesión Sacramental) 

 

 

17.01.  De los Sacerdotes de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church)que reciban la facultad de oír Confesiones de acuerdo a la segunda exhortación que encontrarnos en el Orden de la Santa Comunión del Libro de Oración Común de 1928. Toda confesión debe hacerse en un lugar público y que la gente vea al sacerdote. No se aceptarán recintos cerrados para este Sacramento ni para ningún acto de confesión. En el Servicio Pastoral de Visitación a los Enfermos del Libro de Oración Común de 1928: Los fieles miembros comulgantes en esta Iglesia para tener entera confianza en la Misericordia de Dios y tranquila la conciencia, deberá acudir ante un Sacerdote discreto y Sabio, que como Ministro de la Palabra de Dios y de los Santos Sacramentos, imparta los beneficios de la Absolución Sacramental (Sacerdotal), junto con el consejo y dirección espiritual que el Ministro en ejercicio en la Diócesis deberá ejercer generalmente cuando tenga un promedio de dos años de haber sido admitido al Sacerdocio y posea la autorización expresa del Obispo Ordinario y haya sido instituido y tenga la Licencia escrita del Obispo para la administración del Sacramento de la Penitencia.

 

 

17.02. De la Inviolabilidad y Sello de la Confesión: Si una persona confiesa en secreto sus pecados a un Sacerdote, por remordimiento de conciencia, y recibe la Absolución y Consejo del Ministro, dicho Sacerdote no podrá revelar, ni referir, ni relacionar en ningún tiempo lo que ha sido revelado y puesto en su conocimiento por ese penitente.

 

 

No importando que dicho pecado sea demandado el ser revelado el secreto de Confesión por cualquier autoridad. El violar el Secreto de Confesión trae inmediatamente la sentencia de deposición y la expulsión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  que será confirmada por el Obispo de las Américas y el obispo principal del lugar.

 

 

17.03. De la Obligación Pastoral de Oír Confesiones: Ningún Sacerdote con Licencia para este Ministerio de la Reconciliación y con la Facultad de ejercer el oficio de Confesor en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), podrá rehusarse a cumplir razonablemente con sus deberes pastorales y morales de oír la Confesión del Pueblo, solicitado en el nombre de Cristo. De producirse esta negación, deberá más tarde tomar todas las medidas para facilitar a los fieles la posibilidad de decir su confesión en silencio pero publicamente.

 

 

CANON 18. DEL MINISTERIO DEL EXORCISMO 

 

18.01. De la Necesidad de Licencia Previa o Facultad para el Exorcismo Solemne: Ningún Sacerdote o Sacerdotes de la Iglesia en cualquier lugar del mundo y que pertenezcan a la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), que pretenda haber ayunado y hecho oración, podrá administrar un Exorcismo Solemne de posesión demoníaca o diabólica aún cuando sea una posesión parcial o completa o total, ni tampoco podrá  tratar ninguna influencia de espíritus malignos o demoníacos, que haya tocado a personas, lugares o cosas, o haya infestado y poseído a los creyentes y los convierta en víctimas o instrumentos de su malicia, sin antes haber consultado con el Obispo de las Américas y con el Obispo Ordinario de la Diócesis o de otra Jurisdicción, de quien recibirán con su firma y sello Episcopal, Licencia o Facultad para esta Administración. Cualquiera que intente ejercitar este Ministerio sin una Licencia del Obispo,  sufrirá inmediatamente en primer término una Suspensión a Divinis, y la separación de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), en la segunda falta y depuesto del Ministerio.

 

 

18.02. De Los Ritos y Ceremonias del Exorcismo Solemne de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church): Ningún Sacerdote o Sacerdotes usarán un rito o Ceremonia que no sea provista, revisada y suministrada por el Obispo de las Américas de nuestra Iglesia.

 

 

18.03. Del Oficio Canónico del Exorcista de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church): El Obispo Ordinario nombrará y designará al Exorcista en la Diócesis. El sacerdote Exorcista deberá ser por lo menos un Sacerdote Ordenado, que sea varón maduro en edad,  célibe (Soltero), reconocido de buen juicio, de indudable integridad en la Fe, de la vida devota y Santa, de Disciplina Cristiana y vida piadosa, de irrefutable buen carácter, que sea un penitente fiel, que se distinga por su prudencia e integridad de vida. El Obispo Ordinario, además, tendrá en cuenta en este nombramiento a quien tenga conocimientos profundos en Sagrada Teología y Leyes de la Iglesia, que lleve una Vida victoriosa en el Espíritu por Cristo Jesús sobre Satán, el pecado y el Mundo. Este sacerdote no debe ser bebedor de licor ni fumador de cigarrillos, marihuana o consumidor de narcóticos no prescritos por autoridad medica reconocida.

 

 

18.04. Del Exorcismo Simple: Lo reglamentado en este Canon y sus Numerales, no es aplicado a las ministraciones en caso de Exorcismo de Catecúmenos, o aquellos Exorcismos que ocurren en la administración del Santo Bautismo, o el simple Exorcismo del agua, la sal, el aceite, o en cualquier otra similar bendición o consagración y no requieren ningún poder especial diferente a sus Ordenes, para lo cual ha sido comisionado, y son deberes propios de los ritos y la pastoral que administra el Sacerdote.

 

 

 

              CANON 19. DE LA SANTIDAD DE LA VIDA

 

 

19.01 El Aborto Deliberado es asesinato: El Aborto Deliberado y directamente procurado para detener el nacimiento de los niños en cualquier momento de su concepción, es siempre un acto de pecado mortal que involucra directamente, no sólo a quienes lo ejecutan en su cuerpo, sino también a quienes facilitan esta ejecución.

 

 

19.02. Que el Matar a los seres humanos deformes y defectuosos, de manera deliberada es asesinato: Cualquiera que deliberadamente mate a los ya nacidos de cualquier mujer, como niños deformes, semi-deformados, con vida vegetativa, o con monstruosidades de cualquier género, incurre en asesinato. Para estos niños se debe asumir su condición de almas humanas y, deben ser bautizados, si es necesario, sub-conditione, aún estando en el vientre de su madre y vivos. El alma humana es creación de Dios, a Dios pertenece la Vida.

 

 

19.03. La Eutanasia es Asesinato: La Iglesia afirma y define que Dios es quien da la vida, y cualquier acción que cese la vida inocente humana, es asesinato, sin importar que se le llame Eutanasia o “Muerte misericordiosa”.

 

 

19.04. De acuerdo a la Teología Moral Tradicional, es lícito Administrar drogas y tratamientos a los moribundos y mantenerlos clínicamente vivos, para preservar la sustancia de la vida.

 

 

19.05. La Santa Iglesia ha aceptado universalmente la Santidad de la vida Humana, y por tanto no podrá aceptar como moralmente lícito decisiones y acciones de la autoridad civil que atenten contra la Vida Humana.

 

 

CANON 20. DEL MATRIMONIO Y LA FAMILIA CRISTIANA

 

 

20.01. El Matrimonio es el Sacramento de la unión entre un Varón y una Mujer para siempre ante Dios, y conforme a la Tradición Católica, todos los beneficios y reglamentos del Matrimonio, acordes con la Ortodoxia Católica, son vigentes en esta Iglesia. La Santidad de la Familia tiene como medio natural el Sacramento del Matrimonio.

 

 

Parágrafo 1. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  aunque espera que los cónyuges no se separen como pareja, una vez muera el amor de los dos casados, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), acepta el divorcio y las segundas nupcias por la Iglesia como matrimonio. Esta Iglesia no casa parejas del mismo sexo pero respeta a los grupos que lo materialicen y nunca perseguirá la preferencia sexual. Los adultos de toda condición debe saber que la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), preserva y preservara la inocencia y castidad de niños y niñas en medio del respeto y rectitud del clérigo.

 

 

Parágrafo 2. Con relación a las parejas del mismo sexo que contraen matrimonio civil o bendición por alguna autoridad civil y/o eclesiastica, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), respetará cada decisión y se compromete a amar a todos los hijos e hijas de igual manera. A pesar de no casar parejas del mismo sexo, la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  no niega los otros 5 sacramentos a ningu hijo e hija de Dios sin importar su preferencia sexual (El Orden Sacerdotal debe ser autorizado por un grupo de obispos de la Iglesia si hay alguna preferencia sexual en la vida del candidato y si su conducta puede afectar negativamente la vida de los miembros de la Iglesia).

 

 

20.02. La solemnización del Sacramento del Matrimonio, se hará de acuerdo al Libro de Oración Común de 1928.

 

 

20.03. Los Clérigos cumplirán con todos los requisitos de las Leyes Civiles que rigen el Matrimonio, junto a todos los requisitos contenidos en las Leyes Eclesiásticas que rigen el Sacramento del Matrimonio. Sin la celebración de un Convenio de Derecho Publico Interno, el sacramento del Matrimonio no tendrá efectos civiles en Canadá, Estados Unidos, América Latina, Mar Caribe, España y otros países (Sólo si la ley del país acepta los efectos civiles del matrimonio religioso, estos serán aplicables de a cuerdo a la nación que así lo amerite).

 

 

20.04. La solemnización del Santo Matrimonio tiene como beneficiarios principalmente a los miembros en Plena Comunión de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

 

20.05. Ningún Sacerdote de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  podrá solemnizar ningún Matrimonio sin antes cumplir con las siguientes condiciones:

 

a) Tener expresa Licencia y Facultad de parte del Obispo Ordinario para Celebrar Matrimonios.

 

b) Determinar el Derecho de los Contrayentes de acuerdo a las Leyes Civiles.

 

c) La Comprensión por parte de los Contrayentes del Matrimonio como sacramento en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

d) Consentimiento libre y conocimiento de causa para contraer Matrimonio por parte de los Contrayentes, sin fraude, coerción, o error en cuanto a la identidad del otro sin reservas mentales.

 

e) Haber determinado que ambos contrayentes hayan recibido el Santo Bautismo, el Sacramento de la Confirmación y que están en plena Comunión con la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church).

 

f) Impartir instrucción esmerada a ambos contrayentes, con respecto a la naturaleza, significado y propósito del Santo Matrimonio, desarrollando un curriculum de instrucción con la supervisión directa del Obispo Ordinario.

 

g) Si alguno de los candidatos al matrimonio no ha recibido el Santo Bautismo, o pertenece a otra Iglesia que no está en Comunión con ésta, o/a otra ‘Confesión Religiosa’, el procedimiento de dicho Matrimonio se definirá como procedimiento de Matrimonio Mixto, y estará a cargo exclusivamente del Obispo Ordinario el desarrollo del mismo.

 

h) El Sacerdote se asegurará a través de documentos Legales Civiles de la condición de soltería de cada uno de los futuros contrayentes, y de su condición de salud física y mental.

 

 

20.06. Ningún Sacerdote podrá solemnizar ningún Matrimonio sin antes cumplir con los siguientes procedimientos:

 

 

a) Los futuros contrayentes deberán dar aviso al Sacerdote, por lo menos treinta (30) días hábiles de anticipación para allegar toda la documentación necesaria con copias originales al Obispo Ordinario.

 

b) Se Asegura la presencia de por lo menos dos testigos idóneos, que entrarán en el proceso por lo menos treinta (30) días antes de la solemnización del Santo Matrimonio.

 

c) El Procedimiento se definirá por lo menos veinticinco (25) días antes, a través de las entrevistas con el Sacerdote, por los Esponsales o Promesa Solemne del Matrimonio, que se verificará conforme al Modelo provisto por el Obispo Ordinario, y firmado por los novios y los testigos delante de Notario Publico.

 

d) El Sacerdote a cargo, hará tres (3) amonestaciones en el curso del mes, que serán emitidas en la Sede Parroquial y que podrán ser difundidas por cualquier acreditado medio de comunicación social.

 

e) Estará dentro de la discreción y Derecho de cualquier Sacerdote o Ministro de esta Iglesia, el negarse a solemnizar cualquier Matrimonio para lo cual dará explicación inmediata al Obispo Ordinario, de sus razones para negarse a solemnizarlo.

 

 

CANON 21. DE LAS REGULACIONES DEL SANTO MATRIMONIO, LA PRESERVACIÓN Y DISOLUCIÓN

 

 

21.01. Cuando peligre la unidad Matrimonial, será deber de ambas partes o de cualquiera de las dos, llevar el asunto ante un Sacerdote con facultades ministeriales en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  y será deber obligatorio de dicho Sacerdote buscar la reconciliación de las partes. Si el Sacerdote comprueba graves dificultades para esta reconciliación, accederá a orientar el caso ante el Tribunal Eclesiástico y comunicará de esto al Obispo Ordinario inmediatamente.

 

 

21.02. Cualquier miembro de la Iglesia, cuyos efectos civiles del Matrimonio hayan sido disueltos por Tribunal Civil, podrá solicitar al Obispo Ordinario, un dictamen sobre su estado Matrimonial a los ojos de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church). Tal dictamen podrá ser el reconocimiento de la nulidad del Matrimonio o de la terminación de dicho Matrimonio, o por el contrario, la validez Canónica del Matrimonio y la permanencia del mismo.

 

Este procedimiento será siempre la acción del Tribunal Eclesiástico bajo la dirección del Obispo Ordinario.

 

 

21.03. Causa de Nulidad del Matrimonio: En esta Iglesia se contemplarán  las siguientes Causales de Nulidad:

 

a)  Por Vicio de Consentimiento:

 

1. Carencia de suficiente uso de razón; constituirá este defecto toda enfermedad que implica el desarrollo y ejercicio de esta facultad, que hace el acto de consentimiento humano libre y voluntario.

 

2.  Grave  defecto  de  discreción  de  juicio: Por  anomalías,  como psicosis, neurosis,  etc.,  que no permiten un sentido crítico o conciencia moral de lo que supone el Matrimonio.

 

3. Incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del Matrimonio: Imposibilidad de presentar el objeto del consentimiento matrimonial debido a causas de naturaleza psíquica, que daría un consentimiento vacío de contenido.

 

4.  Ignorancia del consorcio o carencia de conocimientos de que:

- El Matrimonio implica algún vínculo unitivo entre el varón y la mujer.

- Que es estable o permanente.

- Que es de carácter heterosexual.

- Finalidad de procreación en cooperación sexual mutua.

 

5. Error acerca de la persona: Cuando se  intenta casarse con una determinada persona, y por error se casa con otra. El error acerca de una cualidad de la persona sólo invalida cuando tiene suficiente entidad como para perturbar gravemente por su propia naturaleza, el consorcio de la vida conyugal, de lo contrario, no.

 

6. Engaño por dolo provocado: Cuando deliberadamente y fraudulentamente en dolo se induce al otro a realizar el acto jurídico Matrimonial.

 

7. Por Condición de Futuro.

 

8. Por Violencia o miedo grave: Proviene de alguna causa extrema a la que de ningún modo se puede resistir y, para librarse alguien, se ve obligado a casarse.

 

b) Por Impedimentos Anulantes:

 

1. Por consanguinidad; Inválido en línea recta entre todos los Ascendientes o descendientes y en líneas colateral hasta el cuarto grado, inclusive.

 

2. Por impotencia total.

 

3. Por ligamen o Matrimonio anterior no resuelto.

 

4. Por tener el mismo Sexo.

 

5. Por edad inferior a los 18 años en el varón, y 17 en la mujer.

 

6. Por no Bautizados.

 

7. Por Disparidad de Cultos Religiosos

 

8. Por Matrimonio Mixto sin permiso ni reglamentación del Obispo Ordinario.

 

9. Por voto público Perpetuo de Castidad.

 

10. Por Rapto.

 

11. Por Crimen.

 

12. Por Afinidad o parentesco en línea recta, surgido por Matrimonio Válido, dirime el Matrimonio en todos sus grados en línea recta.

 

13. Por pública honestidad y concubinato estable, con consecuentes obligaciones Civiles y Morales.

 

14. Por Adopción: No pueden contraer Matrimonio entre sí quienes están unidos por parentesco legal proveniente de adopción en línea recta o en segundo grado en línea colateral.

 

c) Por Defecto de forma Canónica:

 

1. Por falta de legítimo Ministro Asistente y testigos comunes.

 

2. Por Ministro Asistente no Legítimo, porque ha sido suspendido, depuesto o expulsado de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), y sin ninguna facultad para asistir a los matrimonios.

 

3. Por Ministro no delegado, todo Ministro debe tener una Licencia expresa del Obispo Ordinario.

 

4. No pertenencia del Ministro Asistente a Jurisdicción siquiera de uno de los contrayentes sin potestad delegada por el Obispo Ordinario.

 

5. Matrimonio ante sólo testigos comunes: No es válida esta forma extraordinaria de celebración distinta a la Canónica, sino sólo bajo Reglamento Especial por parte del Obispo Ordinario.

 

 

 

CANON 22. DE LAS COMUNIDADES RELIGIOSAS DE VIDA CONSAGRADA

 

 

22.01. Las Comunidades Religiosas de Varones o Mujeres, son reconocidas por la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), como parte fundamental del Ministerio de la Caridad en la Iglesia.

 

 

22.02. Las Comunidades de Vida Religiosa podrán existir según sus Carismas y tradiciones propias, actuando en comunión con el Obispo Ordinario.

 

 

22.03. Los Estatutos y Reglas de cada Comunidad, deberán ser aprobadas por el Obispo de las Américas y por el Ordinario, para considerarse oficiales y propias de la Orden o Comunidad Religiosa.

 

 

22.04. Para erigir una Casa o Comunidad Religiosa, se requiere un mínimo de cinco profesos, y toda su vida espiritual e institucional, refrendada y regularizada por el Obispo Ordinario en su establecimiento.

 

 

Parágrafo: Ya existen en la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la comunidad: Hermanos Anglicanos Misioneros de San Lorenzo para varones y la comunidad: Religiosas Anglicanas Misioneras de San Lorenzo para mujeres. Hermanos Anglicanos Misioneros de San Esteban para varones y la comunidad: Religiosas Anglicanas Misioneras de San Esteban para mujeres. También por Decreto Eclesiástico, se han fundado Las Reverendas Madres Misioneras de Nuestra Señora de Walsingham y Los Reverendos Hermanos Anglicanos Misioneros de Nuestra Señora de Walsingham.

 

 

22.05. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), considera asimilables a este Canon las Sociedades Religiosas de Terciarios Laicos y Sacerdotes Oblatos, que sin establecer Comunidades o Conventos, viven una Regla de Vida Común, y son conocidos como Ordenes Terceras, de las diferentes familias espirituales religiosas en la herencia de Catolicismo Occidental.

 

 

           CANON 23. DE LAS ESCUELAS Y SEMINARIOS MAYORES TEOLÓGICOS PARA LA FORMACIÓN DEL PUEBLO DE DIOS

 

 

23.01. Las Escuelas y Seminarios Mayores Teológicos serán el lugar y el medio natural para la formación del pueblo de Dios, del Clero, y de los Fieles Cristianos motivados de la Iglesia.

 

 

23.02. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), podrá desarrollar Sistemas de Seminarios Alternativos o Facultades Teológicas, que adelanten sus Programas de acuerdo a los Preceptos de la Ortodoxia Católica. En todas las modalidades y niveles de los Estudios Superiores Eclesiásticos y de Especialización Teológica y Pastoral.

 

 

23.03. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), fundará, establecerá y protegerá las Escuelas y Seminarios Mayores Teológicos y Facultades Teológicas, Escuelas de Filosofía y Facultades de Filosofía,  para la Formación Profesional Eclesiástica, en todos los niveles y modalidades de la Educación Superior y en Especializaciones y Postgrados en Ciencias Teológicas y Pastorales.

 

 

23.04. La condición de Seminaristas, será la de un Postulante a las Ordenes Sagradas, reconocido por el Obispo Ordinario, y cursan el nivel de Licenciatura o Seminario Mayor tanto en Filosofía, Ciencias Religiosas y/o Teología.

 

 

23.05. La condición de Candidato a las Sagradas Ordenes, será la de un Seminarista que ha desarrollado integralmente el curriculum académico del Seminario Mayor (Licenciatura) y está disponible para el Examen Canónico, con la evaluación de la Comisión de Ministerio.

 

 

Parágrafo: Los varones considerados seminaristas pueden ser casados o solteros. A los seminaristas solteros se les debe respetar su propio enamoramiento y están autorizados para presentar su novia a la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), y/a las autoridades de la Iglesia si así él lo estima pertinente. A ningún seminarista soltero se le negara ni prohibirá tener su novia oficialmente.

 

 

CANON 24. DE LA PASTORAL SOCIAL EN LA IGLESIA

 

 

24.01. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), en esta Jurisdicción, podrá fundar, desarrollar y dirigir Instituciones de carácter educativo, asistenciales en salud, asistenciales en las comunidades y asentamientos humanos, inmigrantes, que proteja, forme, y promueva a los niños, a la juventud, a los adultos y a la tercera edad. Que en concordancia con el Mandato Evangélico de la Caridad y la Misericordia, se predique el Evangelio, se proteja los derechos humanos fundamentales, y se redima al hombre y a las comunidades marginadas.

 

 

24.02. La Pastoral Social de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  atenderá también programas y proyectos de formación y ejecución, dentro de los parámetros del desarrollo social y comunitario en: Vivienda, recreación, educación, arte, deporte, granjas auto-suficientes, alimentaciones, grupos empresariales, empresas, industrias y otros.

 

 

24.03. La Pastoral Social de la Iglesia, podrá fundar, desarrollar y dirigir medios de comunicación social que difundan los programas y metas concernientes a la predicación del Evangelio y la misericordia frente a los desvalidos y Marginados del Mensaje de Salvación.

 

 

Nota: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), autoriza el uso pleno del Internet, como medio de comunicación y ninguna autoridad eclesiástica de esta iglesia podrá prohibir su uso dentro o fuera d ela Iglesia. La ciencia la tecnología es para el buen uso de todos los cristianos y clérigos del mundo conocido.

 

 

            CANON 25. DEL DESARROLLO, REFORMAS Y ADICIONES A ESTOS CANONES

 

 

25.01. Es responsabilidad exclusiva del Obispo Ordinario en las Diócesis de la Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), el perfeccionamiento de este cuerpo de Cánones, pudiendo utilizar la ayuda y asistencia de una Comisión de Cánones para el desarrollo de los mismos.

 

 

25.02. Para todos los efectos no contemplados en estos Cánones, nos remitimos a las decisiones emanadas del Obispo de las Américas y del Sagrado Colegio de Obispos una vez se instituya.

 

 

           CANON 26. DE LOS NOMBRAMIENTOS Y LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES EN LA DIÓCESIS

 

 

26.01. Para asegurar una Administración Pastoral eficiente en toda Diócesis, el Obispo Ordinario podrá nombrar Servidores de la Diócesis en los diferentes cargos y asignaciones Propias de las Funciones Eclesiásticas: Arcedianos, Deanes, Canciller, Vicarios Episcopales, Comisarios del Obispo, Rectores y Párrocos, Catequistas y Ministros Laicos, instituidos para el Servicio de la Arquidiócesis y de las Diócesis.

 

 

26.02. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), tendrá como patrimonio todos los bienes (inmuebles, templos, etc.) que le pertenecen desde su establecimiento, además de todos los bienes, donaciones, legados, ofrendas y diezmos que pueda recibir y adquirir para beneficio de la Misión de la Iglesia en la extensión del Reino de los Cielos. La administración de los mismos estará bajo el cuidado del Obispo Ordinario a través del Fondo Diocesano.

 

 

CANON 27. DEL DEBIDO PROCESO EN LAS CORTES Y TRIBUNALES ECLESIÁSTICOS

 

 

27.01. La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), procederá conforme al debido proceso para garantizar el Derecho a la Defensa en todo lo que trata el Canon 4.01, de acuerdo a la Constitución Política de Estados Unidos y de cada jurisdicción en donde se establezca una diócesis o misión de esta iglesia.

 

 

Parágrafo: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church),  autoriza a todas sus  Diócesis, a crear y organizar fundaciones, asociaciones, y corporaciones, para que manejen los bienes muebles e inmuebles, con un grupo de personas preparadas en el fin propuesto y que pertenezcan a la misma feligresía de la iglesia. Las corporaciones deben llevar un nombre con el visto Bueno del Obispo Diocesano de cada lugar y si es posible con el Visto Bueno del Obispo de las Américas.

 

 

Nota: La Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), respetara los nombres que usan las otras iglesias católicas, se compromete a solo usar nombres que estén libres en su interpretación o uso.

 

 

Canones corregidos, aumentados y autorizado por el

Primer Arzobispo de las Américas, Mar Caribe y Mundo,

Reverendísimo Leonardo Marin-Saavedra.

 

Fecha: Mayo 23, 2017.

Lugar de Revisión: Toronto, Ontario, Canadá.

 

 

 

ADMINISTRACION PASTORAL DE IGLESIA

 

 

Iglesia Anglicana Latino-Americana - Iglesia Antigua Anglo Católica

 

 

PRAXIS IAL DE ADMINISTRACION PASTORAL

 

 

Introducción:

 

La administración pastoral de la Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, es una forma sistemática, organizada practica y pulcra, para llevar control y archivo, de las cosas terrenales que cada clérigo puede ejecutar y presidir, durante su vida y misión como obrero del evangelio de Nuestro Señor Jesucristo (“Por sus obras los conoceréis”), a través de una acción productiva dentro del amor y el servicio.

 

El clérigo debe asesorarse de personas que estén formadas en la administración pública o en la administración de empresas (a veces de un artista para la belleza de los libros), con el fin de realizar una labor pormenorizada tanto de las actividades como de los libros, muebles e inmuebles, que llega a poseer cada parroquia o ente dentro de la organización religiosa. La Iglesia y los clérigos deben acudir a la ciencia y/a los científicos de la administración para no cometer errores en su liderazgo sacerdotal, manejo contable ni de control primacial o gubernamental en caso de una investigación.

 

La Iglesia cree que un buen soldado no es quien dispara su arma para matar al enemigo sino quien logra con su esfuerzo e inteligencia, conseguir estrategias de paz para que no haya guerra ni disputas en la población local, nacional, mundial y menos entre pueblos o grupos hermanos. Ningún cristiano en el mundo debe promover la enemistad sino amistad, fraternidad, solidaridad y hermandad. Cada ser humano hijo o hija de Dios debe ser llamado al banquete del amor con nuestro ejemplo de paz y concordia. "Lo cortés no quita lo valiente".

 

 

La Iglesia está conformada por humanos mortales terrícolas que han sentido el llamado de Dios en su interior con sus errores, debilidades, aciertos y talento, para servir como sacerdote de Cristo en el levantamiento espiritual de toda criatura creada a imagen de Dios y así poder cuidar con más profesionalismo, carisma y entrega, la mies y el rebaño que pastorea, para llevar a gozar de una vida feliz a todos los hombres sin distinción, al paso por la tierra con bienestar e igualdad de oportunidades, al final que cada alma que se acerque a la Iglesia pueda llegar con santidad y pureza a los pies del Resucitado, conquistando la salvación y el cielo de nuestro Padre Dios, con los ojos puestos en las alturas “desde donde viene nuestro auxilio”, los pies conscientemente sobre la tierra creada desde el lugar que habita y allí donde el Todopoderoso lo puso a vivir con dignidad. Llevar en orden la casa y mostrar al mundo la organización sin orgullo ni repelencia, no es para vanagloria del ego humano sino para el gozo eterno hacia un paraíso en donde vivirá eternamente en paz de acuerdo a la FE.

 

El amor y servicio deben reinan dentro de la Iglesia, por eso cada libro, mueble e inmueble, no es en sí propiedad del obispo, clérigo o de la organización religiosa sino del pueblo de Dios para el beneficio de todos y no para uso y abuso de la familia del clero. Las cosas materiales deben ser y estar al servicio de todas las hijas e hijos del Altísimo sean creyentes, no creyentes, ateos, agnósticos e indiferentes. Controlar no debe ser una dictadura sino una forma de gobierno democrático en donde todos se beneficien del producto espiritual y material del líder o clérigo que esté al frente de la administración.

 

 

ADMINISTRACIÓN PASTORAL DE LIBROS, MUEBLES E INMUEBLES

 

 

1. Administración de libros, muebles e inmuebles

 

1.1. Libros Parroquiales y Archivos

 

 

Libros Parroquiales: Notas previa:

 

 

Los sacerdotes párrocos o rectores de las parroquias anglicanas o los clérigos encargados de los archivos parroquiales anglicanos, deberán cumplir fielmente lo preceptuado referente a la existencia, anotaciones y conservación de los libros parroquiales. Deberán usarse los libros parroquiales, según el modelo establecido en la diócesis, complementándose las diligencias de apertura y de cierre cuando se hayan agotado todos los folios en su haber. Son universalmente obligatorios los libros de todos los bautizados dentro de la jurisdicción de la parroquia, matrimonios, misas, confirmaciones, primeras comuniones y ritual de los difuntos, anotándose en la partida del bautizado los datos que deben figurar. En la de matrimonios los datos de los comprometidos, que deben figurar, el de difuntos y misas, y aquellos que determine el derecho particular o la exigencia legal de ley. Los párrocos o encargados pueden tener un “libro de Visitas” y anotaciones varias para llevar algunas fechas importantes para los feligreses y la misma parroquia (Cumpleaños, fiestas, aniversarios, etc.).

 

Diligencias de libros oficiales

 

 

Los libros oficiales serán presentados al Vicario General o al Vicario Episcopal de la Diócesis para que complemente las diligencias de apertura.

 

 

b) Las diligencias de cierre serán complementadas por el párroco al final o cuando ya no hayan hojas en el libro.

 

Anotación y correcciones

 

El párroco o encargado del archivo anotará sin demora las correspondientes partidas, usando los folios de forma correlativa y cronológica, procurando que estén debidamente firmadas por el párroco y selladas. Igualmente, serán firmadas y selladas las anotaciones marginales antes de archivarse.

Cualquier error o tachadura serán subsanados mediante una nota al pie de página en la partida, haciendo referencia a la línea donde se encuentra el error o tachadura.

 

 

Norma complementaria: Sobre los libros parroquiales:

 

 

En cada parroquia se han de llevar los libros parroquiales, es decir de bautizados, matrimonios, confirmaciones, misas y de difuntos, y aquellos otros prescritos por la oficina del arzobispo primado o por el obispo diocesano; El clérigo o párroco, debe cuidar de cada libro. Que se hagan las anotaciones para cada caso con exactitud y se deben guardar diligentemente con pulcritud y decoro.

Norma complementaria:

 

 

"Cada Obispo diocesano puede ordenar al respecto de acuerdo a las necesidades de su propia diócesis en cuestión de complementación o nuevos documentos".

 

 

Existe la obligación de anotar con exactitud y llevar con diligencia los libros parroquiales. El derecho común manda que debe haber en cada parroquia los libros de: bautismos, matrimonios, misas, confirmaciones, primeras comuniones y ritual de los difuntos.

 

 

“Se recomienda y pueden considerarse obligatorios otros a saber: Libro parroquial o diocesano de confirmación, libro de misas y estipendios, entradas y salidas de la administración económica, fundaciones congregacionales, catecúmenos y libros de cargas y limosnas (novenarios, predicaciones), obras de apostolado, caridad, etc.

 

 

Relación de Libros parroquiales - Libro Registro de Bautizados

 

Lugar de la anotación: El asiento de la partida se realizará en la parroquia donde se celebre el Bautismo. La partida de Bautismo, anotada en este Libro, tiene el carácter de "partida eje". En ella se anotarán todos los cambios que experimenta el estado del bautizado.

 

2. Anotaciones marginales: Al margen de la partida (acta) del Bautismo, se harán las siguientes anotaciones cuando sea actor el bautizado:

 

 

La Confirmación.

 

El Matrimonio, excepto el celebrado en secreto.

 

 

La adopción. Se hará constar el nombre o nombres de sus adoptantes, así como los datos que recoja la inscripción de adopción efectuada en el Registro Civil y previo decreto del Vicario General.

 

La recepción del Orden Sagrado (Ordenes Menores y/u Ordenes Mayores).

 

Profesión perpetúa emitida en un instituto religioso.

 

El cambio de rito.

 

La apostasía formal, u sus otros efectos.

 

La declaración de nulidad.

 

La convalidación del matrimonio en el fuero externo o disolución legítima del matrimonio.

 

Las cláusulas que acompañen a la declaración de nulidad y a la disolución del matrimonio.

 

Otras anotaciones que ordene inscribir el Ordinario del lugar, como modificaciones de nombre, unión de apellidos o alteración del orden de los mismos, así como cualquier corrección o modificación que suela tener origen en resoluciones de la autoridad civil. Estas anotaciones se harán a tenor del documento recibido.

 

 

Nota: La Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, acepta el divorcio y las nuevas nupcias para parejas enamoradas que desean contraer de nuevo un nuevo matrimonio con su pareja. La Iglesia Anglicana Latino-Americana aceptara bautizar a todos los niños, niñas, adolescentes y adultos sin importar su procedencia sean de padres casados o no casados. A ningún cristiano se le debe negar el amor y el servicio.

 

 

Nota aclaratoria: La Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, sólo casara a una mujer con un varón en santo matrimonio pero podrá bautizar a hijos adoptados por parejas heterosexuales u homosexuales si fuere el caso sin ningún tipo de impedimento y no pondrá obstáculos para ofrecer el santo bautismo o confirmación a hijos de parejas de cualquier tendencia sexual entre humanos sin lesionar la libertad del otro y/o de los otros.

 

 

 

Libro Registro de Matrimonios

 

Lugar de la anotación: La partida de matrimonio se anotará en la parroquia donde se celebre el matrimonio.

 

2. Anotaciones marginales: Al margen de la partida correspondiente, deberán anotarse los siguientes datos (cuando se dan):

 

 

Los datos, según los distintos supuestos que se exigen, es decir, la dispensa de la forma de iglesia y la celebración del matrimonio.

 

La convalidación del matrimonio en el fuero externo.

 

La declaración de nulidad o disolución del matrimonio.

 

4. Las cláusulas que acompañen a la declaración de nulidad y a la disolución del matrimonio.

 

 

Notificación del Matrimonio

 

Si el cónyuge no contrae matrimonio en la parroquia donde fue bautizado, el párroco del lugar, en el que se celebró el matrimonio, debe enviar cuanto antes la nota marginal al párroco del lugar donde recibió el Bautismo, para su inscripción en el libro del Bautismo.

 

Libro Registro de Confirmaciones:

 

Lugar de la anotación: Deben inscribirse los nombres de los confirmandos en el Libro de Confirmaciones, que se guarda en el archivo parroquial.

 

2. Notificación de Confirmaciones:

 

2.1. Si el párroco del lugar no hubiera estado presente, debe el ministro, por si mismo o por medio de  otro, comunicarle cuanto antes la confirmación administrada.

 

2.2. El párroco debe notificar las confirmaciones al párroco del lugar del Bautismo, para que se haga la anotación en el libro de Bautismos.

 

Norma complementaria: Edad para el sacramento de la confirmación

 

 

El sacramento de la confirmación se ha de administrar a los fieles en torno a la edad de la discreción, a no ser que la oficina del primado determine otra cosa distinta o determine otra edad inferior a 13 años de edad, o exista peligro de muerte o, a juicio del ministro, una causa grave aconseje otra cosa distinta. Los adolescentes en esta iglesia solo son confirmados por el obispo o por su delegado una vez cumplan los 13 años de edad.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"El sacramento de la confirmación será administrado ordinariamente en torno a los 13 años, a no ser que por circunstancias pastorales especiales el obispo diocesano o la oficina del primado determine otra cosa diferente".

 

 

En la mayoría de las jurisdicciones eclesiásticas se sigue lo dispuesto en las normas complementarias.

 

 

Norma complementaria: El libro parroquial o diocesano de confirmación

 

 

Deben inscribirse los nombres de los confirmados en el libro de confirmaciones de la Curia diocesana, dejando constancia del ministro, de los padres y padrinos, y del lugar y día de la administración del sacramento, o, donde lo mande la oficina del arzobispo primado o el obispo diocesano, en el libro que ha de guardarse en el archivo parroquial; el párroco debe notificarlo al párroco del lugar del bautismo, para que se haga la anotación en el libro de bautismos.

 

Norma complementaria: "Cada obispo diocesano determine de acuerdo a las circunstancias de su propia diócesis, la norma que al respecto crea más conveniente".

 

 

 

Libro Registro de Difuntos

 

 

Una vez muera un cristiano y la parroquia sea testigo del ritual del difunto y haga las respectivas exequias, inmediatamente se debe inscribir los datos del difunto en el Libro Registro de Difuntos, después de las exequias o durante la cristiana sepultura.

 

 

Expedición de Partidas

 

 

Se expedirán las partidas a los interesados personalmente o por quien tenga su mandato.

 

 

2. Se expedirán las copias de partidas en los modelos oficiales y cuando hayan de surtir efecto fuera de la diócesis, tiene que ser legalizada en la curia.

 

Todas las partidas y documentos oficiales llevarán el sello de la parroquia y la firma del párroco o encargado oficial en sus ausencias o cuando la parroquia esté cesante de párroco, haciendo constar su condición.

 

Por su carácter público no podrá ser cambiado el sello sin la aprobación del Ordinario, y se transcribirá su decreto en cada uno de los libros parroquiales. El sello deberá adoptar la forma elíptica preferentemente (de 5 cm. de diámetro más largo), o redonda (de 4 cm. de diámetro).

 

Las anotaciones especiales siempre requieren mandato del ordinario propio. Deberán examinarse aquellas remitidas por particulares, organismos civiles o por cualquier otro conducto, con el fin de apoyar un hecho histórico de un cristiano convertido o que en algún lugar abandono el cristianismo por cuestiones de guerra, presión, otros casos o sucesos.

 

 

Corrección o Rectificación de PARTIDAS SACRAMENTALES

 

 

Solicitud firmada por el interesado, si es mayor de edad, o por el padre o la madre.

 

Partida sacramental original a corregir.

 

 

c) Partida paralela civil literal.

 

 

OTROS LIBROS QUE DEBEN LLEVARSE EN CADA PARROQUIA

 

 

El Libro de Misas encargadas.

 

 

El libro de cargas de Fundaciones y su cumplimiento de limosnas.

 

 

El libro de contabilidad, según las normas y módulos determinados en cada diócesis.

 

 

El libro de actas de cese del párroco saliente. El acta será firmada por el párroco saliente y entrante y por el Vicario Episcopal. Una copia de esta acta se enviará al ordinario del lugar.

 

 

El libro de actas de toma de posesión del párroco y firmada por el párroco entrante y el arcipreste. Una copia de esta acta se enviará al ordinario del lugar.

 

 

El libro de actas del Consejo de Pastoral y de Economía parroquiales.

 

 

7. El libro de Crónicas, donde se asentarán los acontecimientos más relevantes e importantes de la parroquia.

 

Otros Documentos que deben Conservarse

 

 

Todo el archivo parroquial deberá contener, además del Boletín Oficial del Obispado, cualquier documentación diocesana de interés para la parroquia.

 

 

La documentación referente a:

 

 

Escrituras de los bienes parroquiales o certificado de inscripción en el Registro de la Propiedad.

 

Contratos, recibos de luz, agua, gas, televisión, internet, teléfono, satelital, alquiler, etc.

 

Lo referente a derechos, deberes u obligaciones contraídas por el párroco, parroquia, asociación, etc.

 

Deberán también conservarse en el Archivo Parroquial:

 

a. Inventario de bienes inmuebles y muebles de la parroquia, especialmente los de carácter "precioso" con la descripción y tasación de los mismos; un ejemplar se conservará en la curia, anotándose los cambios. Una lista de los vasos y objetos sagrados que se usan para el culto dentro de un libro anexo.

 

      B. Tomar en cuenta las indicaciones de la Comisión Episcopal:

 

 

BIENES ARTÍSTICOS Y PATRIMONIALES:

 

Comisión episcopal para  los Bienes y Patrimonio Cultural de la Iglesia…

 

Para una apreciación de los bienes es necesario absolver el siguiente cuestionario:

 

¿Existen bienes de evidente valor físico, artístico, cultural y religioso?

 

¿Están ubicados adecuadamente respecto de su seguri­dad?

 

¿Deben ser desplazados a zonas de mayor protección?

 

¿Los accesos ofrecen facilidades o dificultades?

 

¿Las ce­rraduras son las debidas o deben ser cambiadas?

 

¿Cuentan con algún elemento de protección especial?

 

¿Existen posibilidades que desde el interior del recinto reli­gioso puedan ser sustraídos, depredados, deteriorados o sufrir otros atentados?

 

Dentro del concepto "bienes" debe incorporarse toda la docu­mentación vinculada a ellos (Registro, archivos, fichas, fotos, planos, denuncias, actas, etc.); constituirá grave problema que desaparezca o se deterioren.

 

Expedientes sobre la recepción de Sacramentos.

 

Una copia de escrituras de fundaciones o certificado de inscripción en el Registro Civil de la Propiedad.

 

Documentación relativa a Fundaciones.

 

Expedientes de operaciones económicas y de obras realizadas en la parroquia.

 

f) Documentación sobre cofradías y asociaciones parroquiales.

 

Documentos y correspondencia que supone algún interés para la historia de la parroquia.

 

h) Índice o catálogo de toda la documentación del Archivo; una copia se guardará en la curia diocesana.

 

 

El Archivo Parroquial

 

Cuidado y conservación del archivo:

 

El párroco debe cuidar que no pase a manos extrañas la documentación del archivo parroquial.

 

El Vicario Episcopal tiene el deber y el derecho de cuidar que se cumplimenten y guarden convenientemente los libros parroquiales.

 

Duplicado de partidas: Al fin de cada año el párroco tiene obligación de remitir al archivo diocesano un duplicado de las partidas sacramentales.

 

Consulta de libros y documentos del archivo: Se facilitará la consulta de los libros y documentos depositados en el archivo, siempre que los datos que se deseen consultar sean de carácter histórico - monumental, y no se permitirá sacar ninguno del local sin especial licencia del Ordinario.

 

 

4. Los libros y documentos de una antigüedad superior a los cien años: Deberán pasar al archivo diocesano para su conservación y catalogación conservando la propiedad las respectivas parroquias.

 

 

1.2. AUTORIZACIONES Y LICENCIAS PARROQUIALES

 

Autorización del sello parroquial

 

Solicitud al Vicario General con el V. ° B. ° del Vicario Episcopal.

 

Presentar la efigie del sello antiguo, si lo hubiere

 

b. Presentar diseño del nuevo sello.

 

Diligencias de libros oficiales

 

Los libros oficiales serán presentados al Vicario General o al Vicario Episcopal para que complemente las diligencias de apertura.

 

 

C. Las diligencias de cierre serán complementadas por el párroco.

 

Legalización de firmas

 

Las actas (partidas) sacramentales u otros documentos, cuyas firmas tengan que ser legalizadas, estarán firmadas, rubricadas y selladas por el Párroco.

 

 

b) Las firmas de los sacerdotes con cargo pastoral en la Diócesis están registradas en la administración diocesana.

 

 

1.3. ADMINISTRACIÓN ECONÓMICA DE LA PARROQUIA

 

Los Estatutos de los "Consejos Pastorales Parroquiales" en la Diócesis de Chosica dicen sobre este punto:

 

 

Consejo Parroquial de Asuntos Económicos

 

El Párroco como pastor propio de la Parroquia, es el representante legal en todos los asuntos jurídicos de la misma y administrador de sus bienes.

 

 

Al tomar posesión de la Parroquia debe prometer solemnemente, mediante juramento ante el Ordinario o su delegado, que administrará bien y legalmente los bienes parroquiales.

 

Los Párrocos no deben incoar un litigio en nombre de la Parroquia ni contestar la demanda en el foro civil, sin haber obtenido licencia del Ordinario propio, dado por escrito.

 

(3) Debe hacer inventario exacto y detallado de los bienes muebles e inmuebles tanto preciosos como pertenecientes de algún modo al patrimonio cultural, y de cualesquiera otros, con descripción y tasación de los mismos.

 

En toda parroquia, como en toda persona jurídica, ha de haber un Consejo de Asuntos Económicos.

 

Teniendo en cuenta las circunstancias particulares de las Parroquias de cada Diócesis, así como de la entidad administrativa y económica de sus bienes, algunos de los miembros del Consejo Pastoral Parroquial, pueden asumir las funciones del Consejo de Asuntos Económicos de la Parroquia.

 

El Consejo Parroquial de Asuntos Económicos es un órgano de carácter consultivo, por el cual un grupo de fieles ayuda al Párroco en la administración de los bienes de la Parroquia, expresando y realizando de este modo su corresponsabilidad en esta tarea.

 

El Consejo Parroquial de Asuntos Económicos ayuda al Párroco en sus funciones de

Administrador Parroquial. Sobre todo, en:

 

La elaboración del presupuesto.

 

La ejecución del presupuesto.

 

La preparación del balance anual de las cuentas de ingresos y gastos.

 

(4) La custodia de los bienes del inventario Parroquial y la obtención de su mayor rentabilidad.

 

La sensibilización de los fieles sobre el deber de contribuir al sostenimiento de la Iglesia.

 

(6) La preparación de los expedientes de enajenación, arrendamiento y similares de los bienes Parroquiales, de acuerdo con los criterios del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos.

 

Los administradores, tanto clérigos como laicos, de cualquier bien eclesiásticos, que no estén legítimamente exentos de la potestad de régimen del Obispo Diocesano, están obligados, reprobada la costumbre contraria, a rendir cada año cuentas al Ordinario del lugar, que las pasará al examen del Consejo de Asuntos Económicos.

 

Los administradores darán cuenta a los fieles, por el procedimiento informativo que juzguen más adecuado, de los bienes que ellos - los fieles - entregan a la Iglesia.

 

Balance de Situación y Cuenta de Resultados de las Parroquias y de los Entes Eclesiales

Debe hacerse anualmente.

 

2. Se entregará el balance en la Administración Diocesana. A su recepción se emitirá el correspondiente recibo.

 

• El balance de situación y cuenta de resultados tiene como fin el de reflejar el estado económico de una Entidad en un momento determinado.

 

• En el caso que nos ocupa reflejará los saldos de las cuentas a fecha 31 de diciembre del año anterior, es decir, recogerá todo el movimiento habido durante el año natural que termina.

• El balance deberá ser fiel reflejo de saldos que presenten las distintas cuentas en los libros de contabilidad, que debe llevar cada parroquia o entidad.

 

• La cuenta de resultados está destinada a reflejar el TOTAL de los GASTOS con el correspondiente detalle en las distintas cuentas y subcuentas.

 

• La DIFERENCIA entre el total de los GASTOS y el total de los INGRESOS, nos dará como resultado unas pérdidas (DÉFICIT) o unas ganancias (SUPERÁVIT), según sean mayores o menores respectivamente los gastos que los ingresos, y a este saldo definitivo lo llamaremos "RESULTADOS DEL EJERCICIO".

 

 

Presupuestos Anuales de las Parroquias y demás Entes Eclesiales

 

Debe hacerse anualmente.

 

2. Se entregará el balance en la Administración Diocesana. A su recepción se emitirá el correspondiente recibo.

 

 

 

 

ADMINISTRACIÓN DE ASUNTOS PERSONALES

 

2.1. Admisión al Servicio Ministerial.

 

Concesión de licencias, para los ministerios sagrados, a los sacerdotes

 

Sacerdotes extra diocesanos.

 

Reciben normalmente las licencias con la misma amplitud con que las tienen en sus propias diócesis.

 

Presentan:

 

a) Solicitud al Vicario General o al Vicario Episcopal.

 

b) Licencias anteriores, si existieren.

Sacerdotes religiosos.

 

a) Solicitud al Vicario General o al Vicario Episcopal.

 

b) Licencias anteriores, si existieren.

 

c) Permiso del Superior Mayor.

 

Expediente para Ministerios y Órdenes Sagradas.

 

Seminaristas diocesanos

 

 Rito de Admisión

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

Partida de Bautismo.

 

d. Partida de Confirmación

 Ministerio de Lector

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

b) Fotocopia legalizada del decreto de aceptación como candidato al Diaconado y Presbiterado.

 

 Ministerio de Acólito

 

c) Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

d) Fotocopia legalizada del título de "Lector".

 

e) Certificado de haber ejercido el Ministerio de Lector.

 

 

f) Norma complementaria: Edad y condiciones de los aspirantes a los Ministerios de Lector y Acólito.

 

Los varones laicos que tengan la edad y condiciones determinadas por decreto de la oficina primacial, pueden ser llamados para el ministerio estable de lector y acólito, mediante el rito litúrgico prescrito; sin embargo, la colación de esos ministerios no les da derecho a ser sustentados o remunerados por la Iglesia sino en forma voluntaria.

 

Norma complementaria:

 

"Los varones laicos, que van a ser constituidos establemente en los ministerios del lectorado y acolitado, deben tener 18 años de edad como mínimo y estar comprometidos en el aposto­lado de su comunidad, haber ejercido las funciones propias de dichos ministerios por algún tiempo, ser aptos física y psíqui­camente, con capacidad básica e intelectual y una formación adecuada, de rectitud y vida cristianas reconocidas. Si son ca­sados, que sean de matrimonio maduro y ejemplar.

 

 

El Juicio de idoneidad será dado por escrito por el Párroco, Presbí­tero o Superior Religioso quien los presenta al Ordinario propio".

 

 

Algunas diócesis anglicanas señalan además otros requisitos: que los candidatos conozcan las normas que rigen la vida litúrgica; si son casados, que tengan el consentimiento de la esposa. También determinan que el Acta de institución de los ministros quede consignada en la Curia diocesana. Además, otros requisitos señalan que para ejercer dicho ministerio fuera de la propia Diócesis se requiere de la aprobación del Ordinario del lugar respectivo.

 

 

 Diaconado

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

Fotocopia legalizada del título de "Acólito".

 

Certificado de haber ejercido el Ministerio de Acólito.

 

Certificado expedido por la Facultad de haber completado los cursos del ciclo filosófico-teológico (El obispo diocesano puede exonerar de los estudios - filosófico-teológico- y comprometer al candidato para que se prepare en dichos estudios una vez este ejerciendo su ministerio).

 

Certificado de haber practicado los ejercicios espirituales.

 

Compromiso manuscrito.

 

Certificado médico (clínico), que exprese que el candidato está apto para convivir en comunidad y que carece de problemas psíquicos o de conducta.

 

Examen de sangre y sida si es necesario para evitar problemas del futuro inmediato y que afirme la condición médica del candidato y que el mismo no causara problemas de salud a la Iglesia y sus miembros.

 

• Presbiterado

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

Fotocopia legalizada del título de "Diácono".

 

Certificado de haber ejercido el diaconado.

 

Certificado de haber participado en la cura pastoral, por el párroco correspondiente.

 

Certificado de haber practicado los ejercicios espirituales.

 

Compromiso manuscrito.

 

Cumplimentar la ficha de futuro presbítero, acompañando 3 fotos tamaño carnet.

 

Certificado médico (clínico), que exprese que el candidato está apto para convivir en comunidad y que carece de problemas psíquicos o de conducta.

 

Examen de sangre (y sida si es necesario), para evitar problemas del futuro inmediato y que afirme la condición médica del candidato y que el mismo no causara problemas de salud a la Iglesia y sus miembros.

 

Ordenandos religiosos.

 

Masculinos: Misioneros Anglicanos de San Lorenzo; Misioneros Anglicanos de San Esteban; Misioneros Anglicanos de Santa María de Walsingham.

 

Femeninas: Misioneras Anglicanas de San Lorenzo; Misioneras Anglicanas de San Esteban; Misioneras Anglicanas de Santa María de Walsingham.

 

Para ser ordenado en la diócesis:

 

Letras testimoniales del Provincial.

 

Titulo de Ministerio o del Diaconado.

 

Nota: Los (as) hermanos (as) menores o hermanos (as) mayores de una congregación, no requieren el certificado de diaconado o presbiterado porque en si son religiosos que no celebran la santa eucaristía ni los sacramentos y solo se encargan de los carismas, cuidado y ayudas de la iglesia

2. Para ser ordenado en otra diócesis. Dimisorias del Superior Mayor al Obispo ordenante.

 

 

Ordenandos extra-diocesanos

 

Letras testimoniales del Obispo diocesano.

 

b) Titulo de Ministerio o del Diaconado.

 

Expediente de incardinación

 

1.             Sacerdotes extra diocesanos:

 

Instancia dirigida al Sr. Obispo, con el V.° B.° de su Obispo o acompañada de letras comendaticias del mismo, solicitadas por el interesado. La instancia deberá ser visada por el Vicario Episcopal.

Sacerdotes Religiosos:

 

Instancia al Señor Obispo solicitando la incardinación.

 

b) Solicitud dirigida al Superior General del Instituto Religioso, pidiendo la exclaustración definitiva para ser incardinado en la diócesis receptora.

 

Expediente de ex Incardinación.

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

b) Letras del Obispo diocesano que esté dispuesto a incardinarle.

 

Autorización a los sacerdotes para ausentarse de la diócesis

 

Solicitud al Señor Obispo, expresando los motivos.

 

b) Documentos que motivan la dispensa, si existen.

 

Otras dispensas a sacerdotes.

 

a. Solicitud al Vicario General o Episcopal.

 

b. Documentos que motivan la dispensa (si existe).

 

2.2. La Colaboración de los LAICOS

 

Introducción: En los documentos de iglesia, entre varios aspectos de la participación de fieles (varones y/o mujeres), no marcados por el carácter del Orden a la misión de la Iglesia, se considera su directa colaboración en las tareas específicas de los pastores. En efecto, «cuando la necesidad o la utilidad de la Iglesia lo exige, los pastores pueden confiar a los fieles no ordenados, según las normas establecidas por el derecho universal, algunas tareas que están relacionadas con su propio ministerio de pastores pero que no exigen el carácter del Orden». Tal colaboración ha sido sucesivamente regulada por la legislación de IAL y, en modo particular, por la reglamentación de la oficina del primado.

 

2. Ministros de la Palabra: Los fieles (varones y/o mujeres), no ordenados participan según su propia índole, a la función profética de Cristo, son constituidos sus testigos y proveídos del sentido de la fe y de la gracia de la palabra. Todos son llamados a convertirse, cada vez más, en heraldos eficaces «de lo que se espera» (Hebreos 11, 1).  Hoy, la obra de la catequesis anglicana en particular, mucho depende de su compromiso y de su generosidad al servicio de la Iglesia.

 

Por tanto, los fieles (varones y/o mujeres), y particularmente los miembros de los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica pueden ser llamados a colaborar, en los modos legítimos, en el ejercicio del ministerio de la palabra.

 

En circunstancias de escasez de ministros consagrados en determinadas zonas, pueden presentarse casos en los que se manifiesten permanentemente situaciones objetivas de necesidad o de utilidad, tales de sugerir la admisión de fieles no ordenados (varones y/o mujeres), a la predicación. La predicación en las iglesias y oratorios, de parte de los fieles no ordenados, puede ser concedida en suplencia de los ministros sagrados o por especiales razones de utilidad en los casos particulares previstos por la legislación universal de la Iglesia o de las primacías arzobispales, y por tanto no se puede convertir en un hecho ordinario, ni puede ser entendida como auténtica promoción del laicado.

 

Sobre todo en la preparación a los sacramentos, los catequistas se deben preocupar de orientar los intereses de los catequizandos a la función y a la figura del sacerdote como solo dispensador de los misterios divinos a los que se están preparando.

 

3. Celebraciones Dominicales en ausencia del Presbítero: En algunos lugares, las celebraciones dominicales son guiadas, por la falta de presbíteros o diáconos, por fieles no ordenados (varones y mujeres). Este servicio, válido cuanto delicado, es desarrollado según el espíritu y las normas específicas emanadas en mérito por la competente Autoridad eclesiástica. Para animar las mencionadas celebraciones el fiel no ordenado deberá tener un especial mandato del Obispo, el cual pondrá atención en dar las oportunas indicaciones acerca de la duración, lugar, las condiciones y el presbítero responsable.

 

Tales celebraciones, cuyos textos deben ser los aprobados por la competente Autoridad eclesiástica, se configuran siempre como soluciones temporales. Está prohibido inserir en su estructura elementos propios de la liturgia sacrificial, sobre todo la «plegaria eucarística», aunque si en forma narrativa, para no engendrar errores en la mente de los fieles. A tal fin debe ser siempre recordado a quienes toman parte en ellas que tales celebraciones no sustituyen al Sacrificio eucarístico y que el precepto festivo se cumple solamente participando a la Santa Misa. En tales casos, allí donde las distancias o las condiciones físicas lo permitan, los fieles deben ser estimulados y ayudados todo lo posible para cumplir con el precepto.

 

4. Ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión (varones y/o mujeres): Se trata de un servicio litúrgico que, responde a objetivas necesidades de los fieles, destinados, sobre todo, a los enfermos y a las asambleas litúrgicas en las cuales son particularmente numerosos los fieles que desean recibir la sagrada Comunión.

 

1. La disciplina canónica sobre el ministro extraordinario de la sagrada Comunión deben ser, sin embargo, rectamente aplicadas para no generar confusión. La misma establece que el ministro ordinario de la sagrada Comunión es el Obispo, el presbítero y el diácono, mientras son ministros extraordinarios sea el acólito instituido, sea el fiel a ello delegado (varones y/o mujeres). Un fiel no ordenado, silo sugieren motivos de verdadera necesidad, puede ser delegado por el Obispo diocesano, en calidad de ministro extraordinario, para distribuir la sagrada Comunión también fuera de la celebración eucarística, ad actum vel ad tempus, o en modo estable, utilizando para esto la apropiada forma litúrgica de bendición. En casos excepcionales e imprevistos la autorización puede ser concedida ad actum por el sacerdote que preside la celebración eucarística.

 

2. Para que el ministro extraordinario durante la celebración eucarística pueda distribuir la sagrada Comunión, es necesario o que no se encuentren presentes ministros ordinarios o que, estos, aunque presentes, se encuentren verdaderamente impedidos. Pueden desarrollar este mismo encargo también cuando, a causa de la numerosa participación de fieles que desean recibir la sagrada Comunión, la celebración eucarística se prolongaría excesivamente por insuficiencia de ministros ordinarios.

 

Tal encargo es de suplencia y extraordinario  y debe ser ejercitado a norma de derecho. A tal fin es oportuno que el Obispo diocesano emane normas particulares que en estrecha armonía con la legislación universal de la Iglesia, regulen el ejercicio de tal encargo. Se debe proveer, entre otras cosas, a que el fiel delegado a tal encargo sea debidamente instruido sobre la doctrina eucarística, sobre la índole de su servicio, sobre las rúbricas que se deben observar para la debida reverencia a tan augusto Sacramento y sobre la disciplina acerca de la admisión para la Comunión.

 

 

Para no provocar confusiones han de ser evitadas y suprimidas algunas prácticas que se han venido creando desde hace algún tiempo en algunas Iglesias particulares, como por ejemplo:

 

 

La comunión de los ministros extraordinarios como si fueran con celebrantes;

 

 

Asociar a la renovación de las promesas de los sacerdotes en la Santa Misa crismal del Jueves Santo, otras categorías de fieles que renuevan los votos religiosos o reciben el mandato de ministros extraordinarios de la Comunión.

 

El uso habitual de los ministros extraordinarios en las Santas Misas, extendiendo arbitrariamente el concepto de “numerosa participación”.

 

Norma complementaria: Normas para los laicos que son admitidos a la predicación en Iglesias y Oratorios

 

Los laicos pueden ser admitidos a predicar en una iglesia u oratorio, si en determinadas circunstancias hay necesidad de ello, o si, en casos particulares, lo aconseja la utilidad, según las prescripciones de la oficina del arzobispo primado y sin perjuicio de los Estatutos.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Los laicos pueden ser admitidos a predicar en una iglesia y oratorio en los siguientes casos que se consideran de necesidad:

 

 

Cuando la predicación es necesaria para la atención pastoral para una comunidad de fieles y no esté presente un sacerdote o un diácono;

 

 

Que no esté presente un sacerdote o un diácono y la predica­ción sea parte de una celebración litúrgica o ‘Para litúrgica’;

 

 

Que se trate de predicaciones previamente aprobadas por el obispo. Se consideran razones de utilidad para que el laico sea admitido a la predicación las razones culturales, lingüísticas y ambientales.

 

 

Para que un laico pueda ser admitido a predicar en una iglesia u oratorio deberá tener al menos 18 años de edad, estar conve­nientemente preparado, ser de rectitud moral y vida cristiana conocidas y tener la correspondiente autorización eclesial". Se deben establecer las condiciones por las cuales la competente autoridad puede admitir los fieles no ordenados a predicar in ecclesia vel oratorio. La misma expresión utilizada, admitti possunt, resalta, como en ningún caso, que se trata de un derecho propio como aquel específico de los obispos o de una facultad como aquella de los presbíteros o diáconos.

 

 

Las condiciones a las que se debe someter tal admisión -`si en determinadas circunstancias se necesita de ello', 'si en casos particulares lo aconseja la utilidad- evidencia excepcional del hecho. Además debemos precisar que se debe obrar siempre iuxta primatae praescripta. En esta última se establece la fuente primaria para discernir rectamente en relación a la necesidad o utilidad en los casos concretos, ya que en las mencionadas prescripciones de la oficina primacial, que necesitan de la `recognitio' de la Sede Primacial Internacional Apostólica, se deben señalar los oportunos criterios que puedan ayudar al obispo diocesano en tomar las decisiones pastorales y que le son propias por la naturaleza misma del oficio episcopal.

 

 

El mismo documento señala que la predicación de los laicos se concede en calidad de suplencia, y que no debe entenderse como un hecho ordinario, ni puede ser entendida como una promoción del laicado. Conviene recordar que la predicación de la homilía durante la celebración de la Santa Misa, está reservada siempre al ministro ordenado, sacerdote o diácono. El obispo diocesano tiene autoridad para autorizar a un laico la predicación en caso necesario y excepcional. La Instrucción Ecclesiae de misterio deja bien claro que los fieles no ordenados, aunque desarrollen la función llamada "asistentes pastorales" o catequistas, están excluidos de predicar la homilía durante la celebración de la Eucaristía. "No se trata, en efecto, de una eventual mayor capacidad expo­sitiva o preparación teológica, sino de una función reservada a aquel que es consagrado con el Sacramento del Orden. Esta es una ley con todas las funciones de enseñanza y santificación estrechamente unidas entre sí.

 

 

Se señala además que "no se puede admitir, por tanto, la praxis, en ocasiones asumida, por la cual se confía la predicación homiletica a seminaristas estudiantes de teología, aún no ordenados. La homilía no puede, en efecto, considerarse como una práctica para el futuro ministerio. "Si el Obispo diocesano puede dispensar de la prescripción, en el que se reserva la homilía al sacerdote o al diácono" dio una respuesta negativa. -Esta disposición sale al paso de los abusos cometidos, con relativa frecuencia, en algunos lugares-.

 

 

 

2.3. Asociaciones Laicales

 

I. Identidad y naturaleza

 

1. Tienen cabida dentro de las Diócesis únicamente aquellas asociaciones y movimientos eclesiales que se constituyen para los fines de evangelización dentro del amor y el servicio. Es decir: Esos que buscan promover el culto público divino o la doctrina cristiana; o Esos que realizan actividades de apostolado, tales como, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de obras de piedad o caridad y la animación del espíritu cristiano.

 

Las asociaciones que pretendan otros fines, por encomiables que sean, han de buscar los cauces jurídicos que ofrece el derecho civil del territorio o jurisdicción.

 

II. Condiciones para los Miembros

 

III. Las asociaciones y movimientos eclesiales deben estar constituidos por aquellos cristianos especialmente preocupados en la evangelización, que se proponen:

 

Vivir como discípulos de Jesús y en proceso permanente de formación y conversión personal, participando de los sacramentos en especial de la santa misa cada domingo y fiestas de guarda, la oración y el compromiso con la Parroquia y la Diócesis.

 

Dar testimonio personal y comunitario de la fe en Cristo.

 

Anunciar el mensaje evangélico.

 

Asociarse con este fin de modo estable.

 

Mantener una clara fidelidad a la fe católica anglicana, a las normas eclesiales y a las autoridades de la Iglesia Anglicana Latino-Americana.

 

2. Colaborar unidos con las demás asociaciones y movimientos de la Diócesis.

 

III. Vinculación con la Jerarquía

 

3. Las asociaciones deben desarrollar su misión de acuerdo a las directrices pastorales del Obispo Ordinario y actúan bajo la dirección y en coordinación con el Párroco de su sede social.

 

IV. Obligaciones del Movimiento ante sus Miembros

 

Las asociaciones y movimientos deberán dar a sus miembros:

 

Una formación en la que se procure una lectura permanente de la Biblia.

 

Una catequesis que ayude a lograr un conocimiento de la fe cristiana.

 

4. Una creciente formación teológica que lleve gradualmente a los militantes a una visión integral de Cristo y de la Iglesia.

 

V. Características de la organización

 

5. Cada asociación o movimiento eclesial puede organizarse como movimiento de acción católica anglicana general o como movimiento especializado, para lo cual se dará la estructura  que consideren conveniente, de acuerdo con sus características, en unos estatutos propios que deberán ser presentados al Obispado para su aprobación y que deberán especificar:

 

 

5.1.      El nombre o título;

 

5.2.      Su fin u objetivo;

 

5.3.      El ambiente específico, en que se proponen llevar a cabo su misión;

 

5.4.      El domicilio o sede social;       

 

5.5.      Las condiciones de incorporación de los miembros, con sus derechos y obligaciones;

 

5.6.      Su régimen o forma de dirección y gobierno;

 

5.7.      El régimen económico; y

 

5.8.      Los casos de disolución y liquidación.

 

VI.        Los Presidentes

 

6.1.      En las asociaciones privadas de fieles, la elección de sus presidentes y demás cargos directivos deberán contar con el visto bueno del Obispo.

 

6.2.      Referente a la elección de laicos en las asociaciones y movimientos son elegibles los que se encuentran en plena comunión con la Iglesia Católica Anglicana, debiendo designarse sólo fieles que destaquen por su fe, buenas costumbres y prudencia.

 

VII.       Sacerdote Asesor

 

7.         Toda asociación o movimiento eclesial deberá tener un sacerdote asesor que será nombrado por el Ordinario de la Diócesis y ejerce su misión sacerdotal con las siguientes funciones específicas:

 

7.1.      Representar al Obispo en la asociación o movimiento eclesial.

 

7.2.      Anunciar el Evangelio (Predicar la Palabra del Señor).

 

7,3.      Celebrar la Santa Misa y administrar el sacramento de la Penitencia.

 

7,4.      Promover la unión tanto en el interior de la asociación como en relación con la Jerarquía y con el resto de la comunidad cristiana, especialmente con la Parroquia.

 

7,5,      Alentar el desarrollo de los diversos carismas, dedicándose especialmente a la formación de los miembros.

 

 

VIII.      De los Bienes

 

8.         Las asociaciones privadas de fieles y los movimientos de Iglesia administrarán los bienes que posean, según las prescripciones de sus estatutos, pero requerirán la autorización del Ordinario de la Diócesis, cuando se trate de enajenar un bien mueble valioso o enajenar o hipotecar un bien inmueble.

 

Queda a salvo el derecho de la autoridad eclesiástica competente de vigilar, qué los bienes se empleen para los fines de la asociación.

 

IX.        Erección de una Asociación o Movimiento y Aprobación de sus Estatutos

 

9.         Toda implementación de una asociación o movimiento requerirá la previa autorización de la autoridad eclesiástica de la Diócesis.

 

9.1.      Los estatutos, redactados por los propios fieles promotores de la asociación o del movimiento, requieren también la aprobación de la autoridad eclesial.

 

9.2.      La autoridad diocesana sólo conferirá personería jurídica eclesiástica a aquellas asociaciones y movimientos que persigan un fin verdaderamente útil y que dispongan de medios que prevé que puedan ser suficientes para alcanzar el fin que se proponen.

 

X.         Derecho y deber de la autoridad eclesiástica de visitar las asociaciones

 

10.       Todas las asociaciones y movimientos eclesiales estarán bajo la vigilancia de la autoridad eclesiástica competente, a la que corresponde cuidar de que en ellas se conserve la integridad de la fe y de las buenas costumbres, y evitar que se introduzcan abusos en la disciplina eclesiástica, por tanto, a ella compete el deber y el derecho de visitarlas.

 

2.4.      CENSURA DE LIBROS

 

Libros de Sagrada Escritura o sus traducciones

 

Su aprobación es competencia de la oficina primacial, no de los Ordinarios. Se puede tramitar por la Secretaría General del Arzobispo Primado (Ver Estatutos y Cánones).

 

Libros litúrgicos

 

Ver Estatutos y Cánones de la Iglesia

 

Libros de texto de religión

 

Solicitud dirigida al Vicario General.

 

Presentación de dos copias del libro.

 

Otros libros o folletos

 

1. Solicitud dirigida al Vicario General.

 

2. Presentación de dos copias del libro.

 

 

3. ADMINISTRACIÓN DE LA COMUNIÓN PARROQUIAL

 

3.1. VALORES de la Organización Parroquial

 

En la comunidad cristiana, en la Iglesia, nos acogemos mutuamente como hermanos, nos sentimos responsables unos de otros y compartimos los dones que hemos recibido de Dios. Esta comunidad está siempre abierta, invita a otro a agregarse mediante la predicación del Evangelio y el testimonio de vida. A este auto comprensión eclesial han de responder todas las formas organizativas de la Iglesia.

 

(1) La Fraternidad y Solidaridad Cristiana

 

Según tradición evangélica y apostólica, los cristianos nos llamamos unos a otros 'hermanos' y/o ‘hermanas’. Dice Jesús: Uno solo es su maestro y todos ustedes son hermanos (Mateo 23,8). Esta fraternidad supone:

 

En primer lugar, reconocer la dignidad de los otros como hijos de Dios, llamados por Él a compartir conmigo un mismo destino y, por tanto, ser miembros del Cuerpo místico de Cristo. Este reconocimiento me exige amarles con el mismo amor de Cristo (Juan 15, 12s). La fraternidad crea unidad de vida entre los hermanos y lleva a compartir lo que son y tienen (Juan 17,21). Esta fraternidad es el alma y el principio de cohesión de toda comunidad cristiana. En esta línea nos recuerda la exhortación apostólica: "La parroquia no es principalmente una estructura, un territorio, un edificio; ella es la familia de Dios, como una fraternidad animada por el espíritu de unidad, es una casa de familia fraterna y acogedora, es la comunidad de los fieles".

 

 ¿Qué exigencias plantea esta fraternidad de cara a la organización concreta de una comunidad? Fundamentalmente dos:

 

1.  Acoger y educar la diversidad en aceptación mutua: En la comunidad hay diferentes niveles de fe, distintas condiciones naturales (edades, sexos, estados de vida, condiciones sociales...), diferentes sensibilidades y diversos dones y carismas. La estructura comunitaria ha de ser capaz de acogerlos y respetarlos a todos, ayudarles en sus necesidades y exigencias específicas, y educarles a convivir con los demás.

 

2. Promover el encuentro y la convivencia: La fraternidad exige tiempos de vida en común, cauces de diverso tipo donde los cristianos pueden relacionarse de un modo más cercano y personal, compartir y educar su fe de manera más viva e intensa, formar su conciencia de eclesialidad. La Eucaristía es la reunión más importante porque es la fuente y el culmen de toda fraternidad cristiana, Pero, para que la asamblea eucarística despliegue toda su creatividad de vida compartida, necesitamos reunirnos más veces para orar y reflexionar juntos, para conocernos mejor, para ayudarnos a crecer en la fe, para organizarla tarea evangelizadora que nos compete a todos. -Desde allí el segundo valor que queremos ofrecer:

 

(2)        La Corresponsabilidad

 

En la Iglesia de Jesús, todos somos iguales en dignidad por el Bautismo y todos somos responsables de la única misión del Pueblo de Dios en el mundo. Pero no todos somos responsables de la misma manera, ya que existen en la Iglesia, por obra del Espíritu Santo, distintos ministerios, carismas y servicios. Estas diferencias no deben disminuir la responsabilidad común, sino potenciarla. Porque la pluralidad de dones y funciones nos demuestran que nos necesitamos unos a otros. De modo que podemos hablar de una corresponsabilidad orgánica':

 

Todos somos responsables y, por tanto, todos debemos ser miembros activos en la Diócesis. Cada uno es responsable desde lo que es y tiene, es decir, desde los dones que ha recibido y la función que le ha sido asignada. Debemos coordinar la propia responsabilidad con la de los demás para realizar juntos la única misión que Jesús nos ha confiado. Sin unidad no hay corresponsabilidad.

La organización concreta de la comunidad exige recordar las tareas siguientes:

 

·         Llamar constantemente a todos los cristianos a participar, ayudándoles a descubrir su vocación y sus posibilidades de servicio,

 

·         Educar seriamente a los cristianos para que puedan ejercer su responsabilidad con rigor, competencia y seriedad (formación básica cristiana y capacitación para desempeñar servicios concretos).

 

·         Crear cauces de corresponsabilidad, instrumentos para informar y consultar a los miembros de la comunidad y, sobre todo, para hacerles participar en la elaboración y realización de los proyectos pastorales.

 

·         Asegurar la coordinación tanto interna como externa de la comunidad, estableciendo cauces y procedimientos adecuados para ello.

  •  

ESTAMENTOS DIOCESANOS Y SUS FUNCIONES

 

-. Obispo, Curia y Comisiones Diocesanas

 

-. Consejo Presbiteral:

 

El Consejo Presbiteral es el órgano consultivo peculiar del Obispo, ya que por su misma naturaleza y por su forma de proceder es preeminente respecto a todos los demás órganos consultivos: es órgano del sacerdocio ministerial, al que está confiada la tarea de apacentar al pueblo de Dios; procede siempre en unión con el Obispo y nunca sin él. Por estas razones sólo al Consejo Presbiteral le compete el título y la función de Senado del Obispo en el gobierno de la Diócesis. El Consejo Presbiteral tiene carácter representativo respecto al presbiterio, porque lo representa tanto dando consejos e informando al Obispo, como ejerciendo la función de gobierno que es propia del presbiterio.

 

Son funciones del Consejo Presbiteral:

 

Servir al Obispo como órgano consultivo en el gobierno de la Diócesis,

 

El Obispo debe consultarle,

 

En los asuntos de mayor importancia,

 

Antes de convocar un sínodo diocesano,

 

En la creación, supresión e innovaciones de una parroquia,

 

En el destino de las limosnas parroquiales,

 

Al instituir obligatoriamente el Consejo Pastoral en las Parroquias de la Diócesis,

 

Al edificar un nuevo templo como edificio,

 

Al suprimir en una Parroquia el culto divino,

 

2.8 Al imponer un tributo moderado a las personas jurídicas públicas.

 

En estos asuntos el Consejo Presbiteral tiene voto consultivo. Su consentimiento se requiere sólo en casos expresamente previstos por la iglesia; pero, al menos actualmente, las necesidades de la iglesia no prevén ningún caso de este tipo. - El Consejo Presbiteral nunca procede sin el Obispo diocesano.

 

Normas complementaria:

 

Normas básica para los Estatutos de los Consejos Presbiterales:

 

 

El consejo presbiteral debe tener sus propios estatutos, aprobados por el Obispo diocesano, teniendo en cuenta las normas que haya dado la oficina del arzobispo primado. La aprobación dada en enero de 2008, se establecieron las normas sobre los Estatutos de los Consejos Presbiterales en los siguientes términos:

 

En los Estatutos diocesanos se podrán establecer otros criterios de representación, además de los establecidos, según las peculiaridades de la diócesis.

 

Siempre habrán de figurar como miembros natos:

 

El Obispo Coadjutor y Obispos Auxiliares.

 

 

El Vicario(s) General(es)

 

El Vicario Judicial

 

El Rector del Seminario (Si existe).

 

En los Estatutos diocesanos podrán señalarse otros miembros natos.

 

La mitad aproximadamente de los sacerdotes que conforman el Consejo Presbiteral serán elegidos libremente por los mismos sacerdotes de acuerdo al derecho propio.

 

El derecho de elección tanto activo como pasivo se regirá por la Iglesia.

 

Tanto en la constitución del Consejo como en su funciona­miento nadie tenga más de un voto aun cuando actúe por diversos títulos.

 

Los Estatutos diocesanos determinarán la forma de elección.

 

En los Estatutos debe establecerse el modo de convocar al Consejo, cómo y con qué antelación se ha de comunicar la agenda. La publicación y divulgación de lo tratado y acordado en el Consejo es competencia exclusiva del obispo diocesano.

 

Los miembros designados dejan de serlo automáticamente al cesar en sus funciones.

Los nombrados por designación del Obispo o elegidos por el Presbiterio, duran tres años en su cargo, pudiendo ser reele­gidos o confirmados por otros periodos según lo estableci­do en los Estatutos de cada diócesis, con tal que al menos parte del Consejo sea renovado.

 

La cesación en el cargo puede producirse también por renuncia del interesado o por resolución del Obispo diocesano, a causa de la inasistencia, incapacidad u otra causa justa, oído el Consejo".

Estas normas complementarias han sido la base o marco normativo de los estatutos de los consejos presbiterales. Según lo dispuesto por la iglesia y estos estatutos tienen que completarse con los oportunos reglamentos, que han de contemplar los procedimientos de reunión y desarrollo de las sesiones.

 

El COLEGIO de CONSULTORES:

Este tiene dos funciones básicas:

 

 

1.  El control de la economía y,

 

2. El gobierno de transición, vacante la sede.

 

 

 

El SÍNODO DIOCESANO

 

 

El sínodo diocesano es la "reunión ('coetus') de sacerdotes y de otros fieles escogidos de una Iglesia particular, que prestan su ayuda al Obispo de la diócesis para bien de toda la comunidad diocesana.

 

La finalidad del sínodo es prestar ayuda al Obispo en el ejercicio de la función, que le es propia, de guiar a la comunidad cristiana:

 

Tal finalidad determina el particular papel que en el sínodo corresponde a los presbíteros, en cuanto "próvidos cooperadores del orden episcopal y ayuda e instrumento suyo,

 

Llamados para servir al Pueblo de Dios.

 

(3) Pero el sínodo también ofrece al Obispo la ocasión de llamar a cooperar con él, juntamente con los sacerdotes, a algunos laicos y religiosos escogidos, como un modo peculiar de ejercicio de la común responsabilidad de los fieles en la edificación del Cuerpo de Cristo.

 

El Consejo Pastoral Diocesano:

 

Es un organismo asesor, que presta ayuda al Obispo en el ejercicio de su ministerio, que le es propio, de guiar a la comunidad cristiana de esta Iglesia particular. El Consejo Pastoral de la Diócesis está presidido por el Obispo; y el parecer o 'voto', con el cual los miembros lo aconsejan en las cuestiones propuestas por él, es consultivo.

 

El Consejo Pastoral Diocesano tiene las siguientes características:

 

 En su composición, el Consejo Pastoral Diocesano ha de ser representativo para la Diócesis, teniendo en cuenta las distintas regiones, condiciones sociales y las diversas formas de colaboración pastoral.

 

 Los consejeros y el pastor se saben unidos por el único fin de la actividad pastoral de la Iglesia, el 'bien de toda la comunidad diocesana'. Cada miembro está llamado a edificar esta comunión.

 Contribuyen así a configurar la fisonomía pastoral de la Iglesia particular, dando continuidad a su peculiar tradición litúrgica, espiritual, religiosa y jurídica.

 

(4)  Así, el Consejo Pastoral Diocesano favorece una pastoral participativa y diferenciada, adaptada en sus objetivos, contenidos, estructuras y métodos a la realidad multicultural de la Diócesis.

El Consejo Pastoral Diocesano tiene las siguientes funciones:

 

Los miembros del Consejo Pastoral Diocesano promueven, coordinan y concretan - cada uno desde su responsabilidad eclesial - los objetivos, planes, programas y actividades diocesanos. Fomentan así una mayor conciencia de Iglesia y de la  Iglesia diocesana.

 

(2) Promueven los cauces de corresponsabilidad y de comunión en la misión pastoral entre las personas, parroquias, comunidades de vida consagrada y las instituciones de la diócesis.

(3) Una de las  principales tareas del Consejo Pastoral Diocesano, es: colaborar con su información y documentación en la elaboración del PLAN PASTORAL DIOCESANO.

 

Los miembros conocen y estudian el Plan Pastoral Diocesano y las orientaciones pastorales del Obispo y sugieren aplicaciones concretas para la Zona de su responsabilidad; así mismo, sugieren a los organismos diocesanos iniciativas y propuestas pastorales.

 

Facilitan medios y ayudas a la comunidad diocesana para que pueda realizar óptimamente la proyección pastoral de la Diócesis.

 

(6) Son cauce de coordinación de todos los agentes que trabajan en ella.

 

En la Diócesis, el Sínodo Diocesano y el Consejo Pastoral Diocesano, tendrán los mismos miembros, pero funciones distintas. El Consejo Pastoral Diocesano tiene como tarea el PLAN PASTORAL, la dinamización continua de la Pastoral, la previsión de eventos, etc.; el Sínodo responde a la perspectiva de un plazo mayor y de cuestiones más elementales como son: las estructuras pastorales y los acentos en las dimensiones de toda pastoral: (1) la pastoral social (diaconía), (2) el anuncio (kérigma), (3) la comunión (koinonía) y (4) la liturgia.

 

Funciones de las Vicarías: Las funciones de las Vicarías o Zonas Pastorales son las siguientes:

 

·         Favorecer una pastoral participativa y diferenciada, adaptada en sus objetivos, contenidos, estructuras y métodos a la realidad ambiental, social y religiosa de la zona.

 

·         - Promover, coordinar y concretar dentro de la zona los planes, programas y actividades diocesanas.

 

·         Fomentar una mayor conciencia de Iglesia y de Iglesia diocesana.

  •  

(4) Promover cauces de corresponsabilidad y de comunión en la misión pastoral entre las personas, parroquias y comunidades de vida consagrada de la zona.

 

(5) Ejecutar el Plan Pastoral Diocesano y las orientaciones pastorales del Obispo, sugiriendo aplicaciones concretas para la zona; así mismo, sugerir a los organismos diocesanos iniciativas y propuestas pastorales.

 

Funciones del Vicario Episcopal: El Vicario Episcopal es un presbítero, designado libremente por el Obispo para ejercer con potestad ordinaria, aunque en nombre del Obispo, el poder ejecutivo que corresponde a éste, dentro de una zona determinada de la Diócesis y dentro de las competencias que señala su nombramiento.

 

Son funciones del Vicario Episcopal:

 

Favorecer una pastoral adaptada a la realidad social, cultural y religiosa de su territorio. Debe, por tanto, conocer y ayudar a conocer las peculiaridades de esta zona o región de la Diócesis, y buscar, con todos los agentes eclesiales que presiden, las respuestas pastorales que pide esta situación concreta.

 

Aplicar, dentro de su territorio, los planes y programas diocesanos y adaptarlos a las circunstancias específicas y a las posibilidades de la zona.

 

Fomentar una mayor conciencia de Iglesia y de la Iglesia diocesana. Bajo esta función ayuda al Obispo a acercarse a todo el pueblo fiel y lo apoya en la dirección efectiva de la comunidad diocesana. La función del Vicario Episcopal es signo de vinculación con el Obispo e instrumento eficaz de unión con las preocupaciones y proyectos de la Diócesis.

 

Promover y potenciar cauces de corresponsabilidad y comunión entre personas, parroquias, comunidades y movimientos. La Diócesis es una comunidad de comunidades, instituciones, grupos y asociaciones, difícil de mantener en unidad. Al Vicario, como representación del Obispo, se le exige ser ministro de unidad. Para ello ha de acercarse a las realidades eclesiales de su territorio, creando - a la vez - cauces y ocasiones de encuentro, de conocimiento mutuo y de coordinación.

Convocar y presidir la asamblea litúrgica en nombre del Obispo. El Vicario, aunque sea solamente presbítero, ostenta una representación especial del Obispo. El Obispo delega en los Vicarios, las celebraciones episcopales como la Confirmación. Conviene que - impedido el Obispo - se extienda a otras ocasiones extraordinarias en la vida diocesana de la Zona: toma de posesión del Párroco, fiestas patronales, fiestas de comunidades de vida consagrada, etc.

 

(6) Preocuparse de la situación humana, espiritual y apostólica de los sacerdotes, e impulsar su formación permanente. Una de las obligaciones principales de los obispos es atender con especial solicitud a los sacerdotes. El Vicario, que está en relación más directa y continua con una parte de los presbíteros, debe presentar también esta solicitud del Obispo, acompañando personalmente a los sacerdotes en momentos de dificultad, valorando su trabajo, animándoles, corrigiendo los fallos con caridad, favoreciendo e impulsando la fraternidad entre ellos y facilitándoles cauces de formación permanente.

 

Para poder cumplir con todas estas tareas, el Vicario necesita de la confianza del Obispo y el reconocimiento y apoyo del presbiterio y del pueblo fiel.

 

Funciones del Equipo Sacerdotal

 

Los Sacerdotes de la Diócesis son los más estrechos colaboradores del Obispo. El fundamento teológico de la unidad entre los Presbíteros y su Obispo se encuentra basada en la comunidad ontológico-sacramental entre ellos. La nueva estructura eclesial de la Vicaría, busca dinamizar la coordinación pastoral entre el Obispo y sus representantes en las Parroquias. Por ello, son funciones del Equipo Sacerdotal:

 

Preparar e intercambiar la información necesaria para poder cumplir con las funciones indicadas en estas Normas (adaptación de la planificación pastoral diocesana a la realidad específica, ejecución de la misma, promoción de corresponsabilidad y comunión diocesana, preocupación por el hermano sacerdote, etc.).

 

Consolidar el Presbiterio de la nueva Diócesis en base de la fraternidad sacerdotal, de los lazos del ministerio común y de la caridad apostólica.

 

Promover la formación pastoral y la formación sacerdotal permanente, ofreciendo en las reuniones la ayuda espiritual que la vida sacerdotal requiere.

 

(4) Preocuparse de la situación humana, espiritual y apostólica del hermano en el presbiterio. Esta relación directa y continua con los hermanos en el sacerdocio facilita de acompañar personalmente a los sacerdotes en momentos de dificultad, de valorar su trabajo, de animarles o de corregir sus fallos con caridad, favoreciendo e impulsando a la vez la fraternidad entre los sacerdotes de la Vicaría.

 

Consejo PASTORAL PARROQUIAL:

 

El Consejo Pastoral Parroquial es un organismo asesor del Párroco en que los fieles, junto con aquellos que participan en la cura pastoral de la Parroquia, y presididos por el Párroco, prestan su colaboración para el fomento de la actividad pastoral parroquial, expresando y realizando de este modo la unidad y la corresponsabilidad de toda la Comunidad Parroquial.

 

Por la propia naturaleza de la Iglesia, el Consejo Pastoral Parroquial "tiene voto meramente consultivo, y se rige por las normas que establezca el Obispo diocesano".

 

El Consejo Pastoral Parroquial tiene las siguientes características:

 

Tiene carácter consultivo. Pero en el contexto de comunión eclesial, el Párroco ha de considerar que el dictamen del Consejo Pastoral Parroquial es muy importante, sobre todo, si es unánime.

Los miembros del Consejo Pastoral Diocesano tienen la voluntad manifiesta de colaborar con sus Pastores en bien de la Iglesia. Deficiencias abiertas en esta intención anulan el mandato de los miembros.

 

(3) El establecimiento del Consejo Pastoral Parroquial es facultativo. El Obispo Diocesano puede establecerlo como obligatorio, oído el Consejo Presbiteral.

 

(4) Es representativo de la comunidad Parroquial, de sus movimientos y grupos, y en lo posible, de los diversos sectores sociológicos que la integran. El Consejo ha de ser como la imagen o el reflejo de la Parroquia.

 

(5) Ha de ser un órgano servidor de la comunidad y de la comunión eclesial en el ámbito Parroquial y en relación con la Zona Pastoral (Vicaria), y la Diócesis.

 

Toda la actividad del Consejo Pastoral Parroquial tiene por finalidad promover, potenciar y dinamizar la Acción Pastoral Parroquial mediante el trabajo unido y corresponsable de toda la comunidad.

Son funciones del Consejo Pastoral Parroquial:

 

Analizar la realidad de la Comunidad Parroquial y del pueblo que ésta ha de evangelizar, y buscar las respuestas pastorales más adecuadas.

 

Sugerir y analizar propuestas para una mayor colaboración de los fieles en las tareas parroquiales, recoger sus iniciativas y discernir sobre la conveniencia de realizarlas.

 

(3) Al inicio de su funcionamiento como Consejo, confeccionar el programa general de las Actividades Pastorales de la Parroquia, teniendo en cuenta el Plan Pastoral de la Diócesis y la Programación de la Vicaría correspondiente.

 

Hacer el seguimiento conveniente y, al final del mandato, revisar la Acción Pastoral realizada y el cumplimiento del Plan Pastoral general de la Parroquia, teniendo en cuenta los objetivos pastorales preferenciales de la Diócesis y la programación de la Vicaria Pastoral.

 

(5) Estudiar y sacar conclusiones respecto a las Actividades Pastorales Parroquiales en orden a la conjunción y desarrollo de las tareas pastorales específicas de la comunidad: el Testimonio de la Fe (kerigma), la Diaconía y la Liturgia.

 

3.3.      Visita Pastoral

 

Preparación de la Visita Pastoral:

 

Se recogerán del Obispado los impresos para la preparación de la Visita Pastoral, con bastante tiempo de antelación a la misma.

 

Se redactará un informe, que se presentará por duplicado en el Obispado, por lo menos15 días antes de recibir la Visita Pastoral.

 

Aspectos administrativos.

 

Se pondrán al día todos los aspectos administrativos y económicos, que serán supervisados por el Secretario de la Visita. Estos aspectos son los siguientes:

 

· Libros sacramentales: Bautismo, Confirmación, Matrimonio y Defunciones.

 

·           Expedientes matrimoniales.

·           Recibos de los duplicados al corriente.

·           Libro de Fundaciones Pías.

·           Libro de Misas.

·           Recibos de liquidación Fondo Común.

·           Presupuestos y balances.

·           Libro de contabilidad.

·           Escrituras de propiedades de la parroquia, debidamente registradas.

·           Libros de cuentas y actas de las distintas organizaciones de la parroquia (Asociaciones y Fundaciones).

·           Inventario documental del Archivo Parroquial.

 

 

COMUNIDADES RELIGIOSAS

 

 Apertura de nueva casa

 

a)   Solicitud del Superior Mayor Provincial dirigida al Señor Obispo.

b)   Disposición del Superior General.

 Levantamiento de una casa

a)  Solicitud del Superior Mayor Provincial dirigida al Señor Obispo.

b) Disposición del Superior General.

 Confesor de religiosas de clausura

Propuesta de la Comunidad al Vicario General, firmada por la Superiora de la Comunidad.

 Salida de Clausura

Solicitud al Vicario General por la interesada, con el V. ° B. ° de la Superiora de la Comunidad.

 

 

4.         ADMINISTRACIÓN LITÚRGICO-SACRAMENTAL

4.0.      NOTAS PREVIAS

           

LAS FOTOGRAFÍAS EN LOS ACTOS DE CULTO

 

Sobre la oportunidad de la utilización de cámaraS fotográficaS, tomavistas, vídeo y uso del Internet como de celulares inteligentes, durante las celebraciones litúrgicas, no hay ningún documento oficial de la Iglesia que lo prohíba. Hay una norma general que dice lo siguiente:

 

"Hay que poner especial empeño para que no se perturben las celebraciones litúrgicas, especialmente las misas, por la costumbre de sacar fotografías. En donde se dé una causa razonable se haga con gran discreción y según las normas establecidas por el Ordinario del lugar."

- Se recomienda los siguientes criterios pastorales para armonizar el justo interés por estos documentos y la dignidad de la celebración de la Eucaristía y de los Sacramentos:

 

En el interior del templo no debería actuar más de un fotógrafo profesional u operador de cine o video y, a ser posible, fuera del presbiterio. Procurará realizar su trabajo con la máxima discreción sin estorbar la participación de los fieles.

 

No parece admisible conceder la exclusiva a determinados fotógrafos por motivos económicos sino que en un gran evento deben participar todos los fotógrafos y camarógrafos que lo deseen.

3, En determinados actos religiosos, algún familiar, de quienes los protagonizan, puede ser autorizado a que obtenga fotografías como recuerdo de la celebración, obrando siempre también con la discreción y respeto que la ceremonia exige.

 

Hay momentos en la celebración que requieren un mayor grado de atención y de participación. En consecuencia, estos momentos deben ser respetados: la proclamación de las lecturas y la homilía, y desde el Prefacio hasta la Comunión.

 

5. Los párrocos y rectores de las Iglesias, responsables del decoro exigido por la santidad del lugar y que en el mismo se observen las normas litúrgicas, procurarán que la obtención de fotografías y filmaciones se realice de acuerdo con estos criterios. Para ello conviene que instruyan a todas las personas interesadas, antes de la celebración.

 

 

 LA CELEBRACIÓN DE CONCIERTOS EN LAS IGLESIAS

 

 

La legislación general de la Iglesia determina que "en un lugar sagrado sólo puede admitirse aquello que favorezca el ejercicio y el fomento del culto, de la piedad y de la fe y creencia, y se prohíbe lo que no esté en consecuencia con la santidad del lugar. Sin embargo, el Ordinario puede permitir, en casos concretos, otros usos, siempre que no sean contrarios a la santidad del lugar". Los conciertos y recitales se pueden permitir también para atraer a la juventud a la iglesia, a ateos, agnósticos y diferentes.

 

Los criterios que se exponen a continuación se basan en dichas normas de la fe dentro de los templos o recintos sagrados:

 

1. En los templos solamente se celebrarán conciertos en casos excepcionales, siempre que no existan otros lugares aptos en la localidad y se estime que el concierto pueda redundar en beneficio espiritual de los fieles. Donde existan templos no abiertos al culto, deberían ser utilizados éstos preferentemente.

 

De suyo la autorización, para los conciertos en las Iglesias, debe ceñirse únicamente a la música sacra y a la música religiosa. Por esta última se entiende aquella música que procura "despertar sentimientos religiosos en los oyentes y avivar su religión". La música clásica no siempre tiene esta finalidad, si bien no se ha de negar que pueda contribuir a ayudar al espíritu religioso, sobre todo si exalta auténticos valores humanos y evangélicos, de lo que habría que juzgar cuando se presenta la necesidad.

 

Para la autorización deberían observarse estos requisitos:

 

Retirar oportunamente el Santísimo Sacramento (donde lo hubiere).

 

No colocar instrumentos o partituras sobre el altar ni sobre el ambón, por respeto a los mismos (tener un ambón exclusivo para conciertos y recitales).

 

Los organizadores se comprometerán a que los conciertos sean gratuitos, como norma general.

Los músicos, los cantores, y los oyentes deben mostrar, en su persona y en el modo de vestir, unas actitudes y una compostura que corresponda a la santidad del lugar sagrado.

 

5. Los organizadores presentaran oportunamente el programa en el que conste el tema de las obras, el nombre de los intérpretes y compositores, con la fecha y lugar del concierto.

 

6. Corresponde al Ordinario estimar cuándo se puede dar la autorización precisa para la celebración del concierto.

 

 

4.1. BAUTISMO

 

BAUTISMO

 

El Párroco

El párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confió.

 

 

2. Dentro de las funciones, que se encomiendan especialmente al párroco está el Bautismo.

 

Lugar

 

Es la iglesia parroquial propia, para el adulto; y la de los padres, para el niño y/o niña.

Fuera del caso de necesidad, a no ser que el Ordinario del lugar establezca otra cosa, no debe administrarse el Bautismo en casas particulares ni en hospitales (Si hay templo cercano a los cristianos).

 

3. A nadie le es licito bautizar en territorio ajeno, sin la debida licencia, ni siquiera a sus fieles, excepto en caso de necesidad. Cada párroco debe bautizar sólo dentro de su jurisdicción territorial para evitar problemas con los documentos de los cristianos y con otros párrocos hermanos.

 

Momento

 

Los niños deben ser bautizados en las primeras semanas, a poder ser en domingo o Vigilia Pascual.

2. Al niño, en peligro de muerte, se le bautiza sin demora ni preguntas.

 

Los Padres

 

Los padres piden el Bautismo de su hijo.

 

Los padres se preparan debidamente al Bautismo de su hijo; han de ser convenientemente ilustrados.

 

3.  Los progenitores no pueden ser padrinos de su hijo.

 

Los padrinos

 

Los padrinos han de presentar al infante junto con los padres.

 

Han de ser convenientemente ilustrados.

 

Para ser padrino se requiere:

 

Ser elegido por quien se bautiza, por sus padres o por los que hacen sus veces.

 

Que tenga un mínimo de 18 años. El Párroco o ministro pueden admitir una excepción con justa causa.

 

c) Que sea anglicano católico (cristiano). Haya recibido la Confirmación y la Eucaristía. Lleve una vida congruente con la fe y la misión que va a recibir.

 

d) No sea el padre o la madre del bautizado.

 

Un bautizado perteneciente a una comunidad eclesial no cristiana, puede ser admitido junto con un padrino cristiano, exclusivamente en calidad de testigo.

 

5. El impedimento de parentesco espiritual ha quedado abolido.

 

Forma de administrar el Bautismo:

 

El Bautismo se administra por infusión y/o inmersión (Dos formas), con el  Ritual del Bautismo.

Bautismo de niños de padres en situación especial:

 

Situaciones reales:

 

La Iglesia no niega a ningún cristiano el santo bautismo pues si los padres del menor o del mismo adulto o el adulto que se va a bautizar, lo solicita, es un acto de fe que la iglesia debe respetar voluntariamente.

 

Requisitos para bautizar:

 

1.    Que den su consentimiento los padres, o al menos uno de los dos, o quienes legítimamente hagan sus veces.

 

2.   Que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la fe cristiana; si falta por completo esta esperanza, debe ayudar a los padres y educar para el Bautismo, haciendo saber a los padres que será bautizado su hijo o hija pero que cada uno debe profundizar en su fe.

El niño o niña en peligro de muerte, puede ser bautizado, aún si los padres del menor son desconocidos y el niño o niña esta bajo la custodia de una persona que tiene fe y solicita el santo bautismo.

 

 Bautismo de adultos

 

Requisitos para ser bautizado un adulto

 

Debe manifestar su deseo de recibir el Bautismo.

 

Ha de estar instruido suficientemente en las verdades de la fe y las obligaciones cristianas.

 

Tiene que ser preparado antes en la vida cristiana mediante el Catecumenado.

 

4          Se le ha de exhortar a que se arrepiente de sus pecados de corazón.

 

5          El Párroco cumplimentará un expediente con la documentación necesaria.

 

Norma complementaria:

 

Ritual para el Bautismo de Adultos

 

Se ha de preparar convenientemente la celebración del bautismo; por tanto:

 

1.° el adulto que desee recibir el bautismo ha de ser admitido al catecumenado y, en la medida de lo posible, ser llevado por pasos sucesivos a la iniciación sacramental, según el ritual de iniciación adaptado por la Iglesia y atendiendo a las normas peculiares dictadas por la misma sin discriminación de ninguna índole.

 

Norma complementaria:

 

"La Comisión Episcopal de Liturgia preparara en cada diócesis el ritual para la adminis­tración del Bautismo siguiendo el Libro de Oración Común de 1928, para adultos (infantes), y en un plazo no mayor de seis meses lo presentará a la obispo diocesano para su aprobación en cada jurisdicción si se quiere tener un manual especial para el caso bautismal".

 

En muchos casos no se observa debidamente las disposiciones contenidas en este ritual, lo que se debe a que su aplicación supone estudiarla, conocerla y dedicar el tiempo necesario para instruir a los adultos que desean recibir el bautismo, la confirmación y la eucaristía.

 

Corresponde a los obispos despertar el interés para que sus sacerdotes cumplan con observar las normas de este ritual.

 

El padrino

 

Ha de ser elegido por la persona que va a ser bautizada.

 

Ha de estar confirmado y haber recibido el sacramento de la Eucaristía.

 

3. Debe llevar una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir.

 

Los sacramentos de la Iniciación Cristiana

 

El adulto, que va a ser bautizado, recibirá en el mismo Acto Litúrgico los tres Sacramentos de la  Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

 

Ministro del Bautismo

 

Se ofrecerá al Obispo bautizarlo personalmente, si lo estima oportuno.

 

Forma de administrar el Bautismo

 

Ha de ser bautizado por infusión o inmersión si el adulto lo pide de una de las dos maneras.

 

Norma complementaria:

 

Modos de administración del Bautismo

 

El bautismo se ha de administrar por inmersión o por infusión, de acuerdo con las normas de la Iglesia particular.

 

En Diciembre de 2004, fue aprobada por IAL en Los Ángeles, California, Estados Unidos, esta redacción por la Iglesia:

 

"El modo ordinario de la administración del Bautismo, será por infusión o inmersión;

 

La administración del Bautismo por 'inmersión' se hará a juicio del Ordinario del lugar".

 

"El modo ordinario de la administración del Bautismo será la `infusión'. Los ordinarios del lugar podrán permitir el modo de la 'inmersión'. La ablución corporal, a lo largo de la historia de la Iglesia, se ha realizado de tres maneras: por inmersión, infusión o aspersión. La primera ha caído en desuso (puede volverse a usar), a pesar que fue la más utilizada durante los siglos I al XIII. El canon se refiere a ella y también la norma complementaria, al permitir que se utilice a criterio del Ordinario del lugar.

 

La infusión consiste en el derramamiento del agua sobre la cabeza del bautizado, mientras se pronuncia la fórmula trinitaria: "Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". Hoy es la fórmula más utilizada en la Iglesia Anglicana Latin0-Americana. El Catecismo de la Iglesia Católica Indivisa recuerda lo siguiente desde antes de 1935: "Este sacramento recibe el nombre de Bautismo en razón del carácter del rito central mediante el que se celebra: bautizar (baptizein en griego) significa "sumergir", "introducir en el agua"; la "inmersión" en el agua simboliza el acto de sepultar al catecúmeno en la muerte de Cristo, de donde sale para la resurrección con Él (Romanos 6, 3-4; Col 2, 12) como "nueva criatura" (2 Co 5, 17; Ga 6, 15)" .

 

Y más adelante recuerda que: "El Bautismo es realizado de la manera más significativa mediante la triple inmersión en el agua bautismal. Pero desde la antigüedad puede ser también conferido derramando tres veces agua sobre la cabeza del candidato"

 

 Bautismo de adultos o en caso de duda.

 

1. Solicitud de la persona interesada dirigida al Sr. Obispo, pidiendo ser bautizada, manifestando estar dispuesta a recibir la preparación debida según dispone la Iglesia.

 

2. Certificado de haber recibido la catequesis conveniente según el Ritual de Bautismo de Adultos si amerita el caso.

 

Expediente de entable de PARTIDA BAUTISMAL para otras Diócesis

 

1. Certificado negativo del párroco a quien corresponde hacer la inscripción, en el que se haga constar que está destruido el archivo o no consta inscrito el bautismo que se solicita.

 

2. Certificado de nacimiento del Registro Civil, acreditativo de que el interesado en el expediente de entable, ha nacido en el lugar y fecha que se hace constar en la declaración jurada.

 

3. Declaración jurada de dos testigos presenciales del Bautismo por este orden de prioridad: Padrinos, padres, otros asistentes, a ser posible, parientes. Una de estas dos declaraciones por duplicado y la otra sencilla.

 

4. Certificado del párroco, ante el cual se hace la declaración jurada, sobre la veracidad que le merezcan los declarantes.

 

Norma complementaria:

 

Sobre la inscripción de los hijos adoptivos en el libro del Bautismo

 

Si se trata de un hijo adoptivo, se inscribirá el nombre de quienes lo adoptaron como padres legítimos y también, al menos si así se hace en el Registro Civil de la región, el de los padres naturales, según lo establecido, teniendo en cuenta las disposiciones de la Iglesia y de las leyes del país donde se realiza el bautismo con su registro en los libros de la parroquia.

 

Norma complementaria:

 

"El párroco debe hacer notar en el libro de bautismos, cuando se trata de un hijo adoptivo, el nombre o nombres de sus adoptantes y demás datos tal como aparezcan en el documento del Registro Civil que les fuera presentado para la inscripción. Sin dicho documento no podrá procederse a la inscripción de los datos referentes a la adopción".

 

"Igualmente, cuando se trate de adición o corrección de una partida de bautismo por posterior adopción, se hará sólo teniendo a la vista el documento civil de la adopción y asumiendo los datos que existen en dicho documento".

 

Según se establece, "los hijos que han sido adoptados de confor­midad con el Derecho Civil, se consideran hijos de aquel o aquellos que los adoptaron. Ese parentesco legal, proveniente de la adopción. Al respecto conviene recordar lo que dice la legislación de la nación donde se está bautizando a la persona adoptada pues esta pasa a ser hijo legitimo con todos los derechos y deberes del nuevo padre adoptivo y madre adoptiva.

 

Una vez producida la adopción se extiende una nueva partida de nacimiento consignándose como declarantes a los padres adoptivos, quedando prohibida cualquier indicación del proceso de adopción; no obs­tante. La adopción es irrevocable. Es decir, una vez adoptado el menor o mayor de edad no pueden arrepentirse los adoptantes; sin embargo, el niño o el mayor de edad incapaz adoptado puede pedir que se deje sin efecto la adopción dentro del año siguiente de haber cumplido la mayoría de edad o a la fecha en que desapareció la causa de incapacidad.

 

"La adopción es una medida de protección al niño y adolescente, por la cual, bajo la vigilancia del Estado, se establece de manera irrevocable la relación paterno filial entre personas que no la tienen por naturaleza. En consecuencia, el adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su familia consanguínea".

 

 Corrección o Rectificación de PARTIDAS SACRAMENTALES

 

a) Solicitud firmada por el interesado, si es mayor de edad, o por el padre o la madre.

Partida sacramental original a corregir.

 

d) Partida paralela civil literal.

 

Norma complementaria:

 

 

NORMAS PARA LA INSCRIPCIÓN SUPLETORIA Y

RECTIFICACIÓN DE PARTIDAS ECLESIÁSTICAS

 

 

Art. 1° El conocimiento y tramitación de expedientes sobre inscripción y rectificación de partidas parroquiales es de exclusiva competencia del Juez Eclesiástico.

 

 

Art. 2° Sin mandato superior, los párrocos no pueden hacer correcciones sino sobre los errores cometidos al tiempo de extender la partida, salvándolos en forma acostumbrada; ni poner otras anotaciones marginales que las prescritas por el Decreto sobre confirmación, orden sagrado, matrimonio y profesión religiosa de los bautizados en sus respectivas parroquias; asimismo, la relativa al reconocimiento de los hijos naturales, que debe firmarla el que hace el reconocimiento, quien debe identificarse con su libreta electoral, militar o tributaria u otro documento civil idóneo que se consignará por escrito, firmando también dos testigos y el párroco; y finalmente la que se refiere a la legitimación de los hijos naturales reconocidos, por subsiguiente matrimonio de sus padres. Si se ha dejado en blanco en el libro el nombre de los padres u otro dato, la partida puede ser completada por el párroco, siempre que lo pida según derecho y con las formalidades del caso, el padre o la madre, o se presente documento público probatorio, sea cual fuera el tiempo transcurrido entre el hecho y la complementación de la partida. Al margen se anotará lo que corresponda, así como la fecha de la complementación de la partida.

 

 

Art. 3° La Inscripción supletoria del bautismo puede hacerse por el padre o la madre o, en su defecto, por cualquiera de los consanguíneos del bautizado hasta el tercer grado. Si la persona cuyo bautismo se trata de inscribir es mayor de edad, sólo ella, y por su fallecimiento, su cónyuge y sus parientes hasta el tercer grado, pueden pedir su inscripción.

 

 

Art. 4° La Inscripción supletoria del matrimonio puede solicitarse por cualquiera de los cónyuges y si ambos o uno de ellos hubiese fallecido, por su consanguíneos hasta el tercer grado.

 

 

Art. 5° Presentada la solicitud, con la partida cuya rectificación se pide o con el certificado del párroco que acredite que la partida, cuya inscripción se solicita no se halla registrada en sus libros, el Juez ordenará se anuncie por periódico o carteles, durante tres días, el contenido de la solicitud, previa rectificación del peticionario, con citación del Promotor de Justicia. Estas publicaciones se harán siempre que se trate de hechos ocurridos antes del 14 de noviembre de 1936.

 

 

Art. 6° Practicadas las diligencias del artículo anterior, se actuarán las pruebas ofrecidas por el peticionario y las que acaso pidiera el Promotor de Justicia para mejor dictaminar y, producido el dictamen, pronunciará el Juez la resolución que convenga en derecho.

 

 

Art. 7° La resolución que declare fundada la solicitud sobre inscripción de partidas, ordenará que el párroco extienda en el folio y libro corrientes, la partida solicitada, haciendo constar que lo hace en mérito de la resolución de la fecha, y anotando el folio del libro donde debió estar inscrita, en el libro y folio en que quedó inscrita. La declaración que declara fundada la solicitud sobre rectificación de partida ordenará que el párroco ponga al pie o al margen de ella, la anotación que declare haga constar el punto o puntos rectificados de la partida, o bien que inscriba nueva partida, con los mismos datos y las modificaciones o rectificaciones verificadas, en el libro y folio corrientes, con las anotaciones marginales del caso. Las transcripciones de todas las resoluciones o decretos del Juez que manden a inscribir o rectificar partidas, serán adheridos por el párroco en el libro y folio correspondientes.

 

Art. 8° Si la solicitud sobre la inscripción o rectificación de partidas va aparejada de instrumento fehaciente que abarca y prueba ampliamente los extremos de la solicitud, el Juez podrá declararla de plano fundada y, en consecuencia, ordenar se haga la inscripción o rectificación pedida, previo dictamen del Promotor de Justicia.

 

Art. 9° Si la solicitud versa sobre partida registrada en los libros parroquiales, pero sin valor ni efecto legal por faltarle la firma del párroco que la extendió, el Juez, previa comprobación de la autenticidad e integridad del libro y de la efectividad del hecho a que la partida se concreta, y visto lo dictaminado por el Promotor de Justicia, ordenará al párroco omiso cumpla dentro del término prudencial y bajo responsabilidad, con la obligación que le incumbe. Si no fuera posible su comparecencia, se autorizará al párroco en actual servicio para que firme la partida, haciendo constar que lo hace por mandato del Juez.

 

Art. 10° Se podrá suprimir en las partidas, a petición del interesado, las calificaciones infamantes que se hayan inscrito, como ser hijo natural, ilegítimo etc., pero cuidando de no dar al titular de la partida una condición legal que no tenía al momento de su nacimiento. Igualmente se podrá suprimir la nota marginal de legitimación por subsiguiente matrimonio de los padres, si el interesado lo pide.

 

Art. 11° Si el interesado usa sólo alguno de los nombres consignados en la partida u otros más, o los usa en orden diferente, podrá recurrir al Juez, quien previo Dictamen del Promotor de Justicia resolverá al mérito de la partida de nacimiento, inscrita al momento de ocurrido el hecho, y de los demás documentos reunidos como prueba.

 

Art. 12° Pueden oponerse a la inscripción supletoria o rectificación de partidas sólo las personas que demuestren que con ello serían lesionados sus derechos y aleguen, además, la falsedad del hecho a que se concreta la partida, o de la fecha en que se efectuó, o de los nombres de los interesados o de sus padres.

 

Art. 13° La posición substanciará después de hechas las publicaciones y actuadas las pruebas producidas por el peticionario, corriendo el traslado respectivo; y, previo dictamen del Promotor de Justicia, resolverá el Juez que se haga la inscripción o rectificación si la posición no está apoyada en documentos públicos o si ellos no desvirtúan las pruebas actuadas. En caso contrario, se mandará seguir suspendiendo entre tanto las inscripción o rectificación pedida, y se seguirá juicio ordinario.

Art. 1 4° Si el cónyuge es quien se opone alegando no haber contraído el matrimonio que se trata de inscribir, se suspenderá la inscripción y se seguirá juicio ordinario.

 

Art. 15° Si durante la tramitación del expediente sobre inscripción supletoria o rectificación de partida, se presenta escrito, no de oposición sino de denuncia, alegando la falsedad del hecho a que se concreta la partida o de la fecha en se efectuó, o de los nombres de los interesados o de sus padres, el Juez ordenará que se ponga en conocimiento del Promotor de Justicia el texto de la denuncia, para que la tome en consideración y exprese lo conveniente al dictaminar sobre lo principal.

 

Art. 16° Si los interesados o el Promotor de Justicia no están conformes con la resolución del Juez, pueden pedir la revisión de la misma por el Juez del Tribunal Regional respectivo. Si la causa hubiera sido vista por un Juez Regional, tocará revisar la resolución al Juez de apelación. De la resolución que manda seguir la causa como juicio ordinario no cabe ningún recurso.

 

Art. 17° El Juez revisor, oyendo a su Promotor de Justicia, confirmará la resolución o mandará seguir la causa como juicio ordinario ante su propio Tribunal.

 

Art. 18° Se establece una forma «sumarísima», solamente aplicable a partidas referentes a hechos ocurridos después del 14 de noviembre de 1936 y cuando el error consista en asuntos de menor importancia, tal como cambio de alguna o algunas letras en los nombres o apellidos, diferente orden de los nombres de pila, omisión o adición de algún nombre de pila.

 

Para poder proceder por esta vía es necesario presentar partida de nacimiento, inscrita al momento de producirse el hecho, u otra partida de registro civil eclesiástico que pruebe irrebatiblemente el error existente.

 

El Juez, al mérito de tal instrumento, por simple decreto, resolverá autorizando al párroco a hacer la rectificación.

 

Art. 19° El Juez del lugar de residencia del interesado podrá recibir a modo de diligencia preparatoria no judicial, solicitudes de inscripción supletoria y rectificación de partidas eclesiásticas correspondientes a otras circunscripciones eclesiásticas.

 

En tal caso, reunirá documentos y declaraciones, mandará hacer las publicaciones o que hubiere lugar y remitirá todo al Juez competente, a quien toca resolver.

 

Art. 20° Todas las causas de nulidad de partidas como en caso de reiteración del bautismo, cuando se alega que no se administró este sacramento o que no se celebró el matrimonio que se indica, ya sea en forma absoluta, ya entre las personas cuyos nombres se consignan, deben ser vistas, como causa judicial ordinaria, por el competente Tribunal Regional.

 

 

 

CONSEJO PERMANENTE IAL

 

Admisión en la Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, de cristianos que la abandonaron

 

Solicitud de readmisión dirigida al Señor Obispo.

 

2. Certificado del párroco o sacerdote que ha acompañado al solicitante el ingreso a la Iglesia.

 

Admisión en la Iglesia Anglicana de cristianos no Anglicanos

 

Solicitud de la persona interesada dirigida al Señor Obispo.

 

2. Informe del párroco, visado por el Vicario Episcopal.

 

3. Certificado de haber recibido la catequesis anglicana conveniente.

 

4. Partida de Bautismo de su confesión religiosa o negativa si no existe.

 

5.   Acta de abjuración o profesión de fe de su antigua iglesia o fe.

 

 

4.2.  PENITENCIA

 

 

Confesión de los niños que se preparan para la Primera Comunión

 

A la Primera Comunión debe preceder la Confesión Sacramental de los infantes en sitio público sin ningún tipo de preguntas. Al clérigo le está prohibido hacer preguntas de índole sexual al infante. La confesión de un niño o niña, debe ser en silencio de quien va a ser su Primera Comunión directamente con Dios. Los padres del infantes deben estar presentes en el sitio publico a tres metros de distancia del menor o de la menora de edad. El silencio del infante frente a Dios y como testigo el sacerdote, hace que el menor o la menora de edad, confié en Dios y siente que Dios, deja limpia su alma y ser, para recibir el cuerpo y la sangre de Cristo por vez primera.

 

 

 La confesión individual

 

 

Al oír confesiones, tenga presente el sacerdote que hace las veces de juez y de médico.

La confesión individual es el único modo ordinario con el que un fiel, en estado de pecado grave, se reconcilia con Dios y con la Iglesia en forma voluntaria.

 

 

Para los modos extraordinarios de absolución deben enviarlo a confesarse si es posible con el obispo diocesano.

 

En lugar público se colocarán confesionarios provistos de vidrios transparentes entre el penitente y el confesor.

 

Quienes tienen facultad de oír confesiones, tanto por razón del oficio como por concesión del Ordinario del lugar de incardinación o del lugar en que tienen su domicilio, pueden ejercer la misma facultad en cualquier parte, a no ser que el Ordinario de algún lugar se oponga en un caso concreto.

Los obispos diocesanos están facultados en cada diócesis para abolir el sacramento de la confesión auricular y en su caso debe autorizar una confesión silenciosa directamente a Dios de los fieles en grupo (colectiva), antes de cada santa misa mayor.

 

 

Norma complementaria:  

 

 

Normas sobre la sede para oír confesiones

 

Por lo que se refiere a la sede para oír confesiones, la iglesia da normas, asegurando en todo caso que existan siempre en lugar público confesionarios provistos de vidrios transparentes entre el penitente y el confesor que puedan utilizar libremente los fieles que así lo deseen en forma voluntaria. El confesionario debe estar a la vista de todos los fieles y los fieles deben ver la silueta del penitente y la del confesor.

 

Norma complementaria:

 

"Deben mantenerse los confesionarios tradicionales en lugar visible público y con vidrios transparentes por lo menos en un lado a la vista de todos los fieles".

 

 

La Iglesia aconseja a cada diócesis, un Ritual de la Penitencia o su abolición, teniendo en cuenta: "Determinar con mayor precisión las normas acerca del lugar adecuado para la celebración ordinaria del sacramento de la penitencia". Con frecuencia se dejó de utilizar el confesionario como sede para las confesiones, principalmente cuando se tenían celebraciones comunitarias en las que se oía confesiones a un número elevado de penitentes y no había suficientes confesionarios.

 

Se establecen dos clases de sede: una es obligatoria (el confesionario provisto de vidrios transparentes entre el confesor y el penitente) y otra alternativa, la cual queda a decisión y regulación de las diócesis (un locutorio o sala situada en un lugar visible de la iglesia, o una capilla penitencial).

 

Se debe "respetar la sensibilidad del penitente en lo concerniente a la elección de la modalidad de la confesión, es decir, cara a cara o través del confesionario.

 

El confesor también puede tener razones pastorales para preferir el uso del confesionario con vidrio. Así, ha quedado establecido: "Las normas sobre la sede para la confesión son dadas por las respectivas diócesis, las cuales han de garantizar que esté situada en 'lugar público' y esté 'provista de vidrios' de modo que puedan utilizarlas los fieles y los confesores mismos que lo deseen".

 

El penitente tiene derecho si es mayor de edad a solicitar la confesión en privado pero siempre es positivo que otro adulto ingrese cerca a la confesión aunque no debe escuchar la confesión en sí. Los infantes deben siempre ir con un adulto responsable y mejor con sus dos progenitores si los tiene.

 

Absolución en peligro de muerte

 

Todo sacerdote, cualquiera que fuera su estado y situación, absuelve válidamente al penitente en peligro de muerte, y lícitamente de toda censura y pecado.

 

2. Tienen el deber de recurrir, después de restablecidos de su enfermedad, quienes fueron absueltos de una censura impuesta o declarada o reservada a la Sede Apostólica.

 

Praxis sacramental en los casos de aborto provocado

 

Delito

 

Se trata de una acción encaminada directamente a la muerte del feto, desde el momento de la concepción, si dicha muerte se produce. En consecuencia, no se incurre en la pena (aunque exista pecado) si sólo se ha intentado el aborto, pero no se ha llegado a consumar.

 

Sujeto

 

Incurren en la sanción penal:

 

1. El agente de esa acción.

 

El cómplice, trátese de complicidad física o material, o bien complicidad moral (mandar, instigar, aconsejar de modo persuasivo o con autoridad, etc.).

 

3. El agente incurre en la pena siempre que no concurra alguna de las circunstancias que más adelante se señalan. Incurre el cómplice si el delito "no se hubiera perpetrado sin su colaboración".

 

Pena

 

Es  la de aplicar por el mero hecho de cometer el delito, teniendo en cuenta que en el sistema de esta Iglesia no existe delito si no existe pecado grave. El delito (si lo hay), debe ser manejado por una autoridad civil para cada caso.

 

2. No incurren en delito ni pecado, aquellos abortos en donde la responsable del feto o del niño (niña), aquellos abortos que por accidente o enfermedad se hayan presentado.

 

Dispensa de pena

 

El Ordinario del lugar puede absolver tanto en el fuero extra sacramental como en el sacramental. Además del Obispo, pueden absolver con potestad ordinaria en ambos fueros, los Vicarios Generales y los Vicarios Episcopales.

 

En el fuero sacramental pueden dispensar la pena:

 

Cualquier Obispo.

 

El canónigo penitenciario, con jurisdicción ordinaria.

 

El confesor que goce de delegación del Ordinario del lugar. Información en Secretaria General.

Si otros presbíteros, por el oficio que desempeñan o por exigencias pastorales, necesitan esta facultad, deben pedirla explícitamente al Obispo.

 

Cualquier confesor podrá absolver en el foro interno. Si resulta duro al penitente permanecer en estado de pecado grave hasta que pueda recurrir al Ordinario, imponiéndole la obligación de recurrir al mismo en el plazo de un mes, bajo pena de reincidencia. El recurso podrá hacerse también por medio del confesor, sin indicar el nombre del penitente.

 

f) En caso de peligro de muerte, pueden absolver válida y lícitamente de toda censura y pecado cualquier sacerdote, aun desprovisto de la facultad de confesar. Pero si se diera un restablecimiento de la salud, habría que recurrir a la autoridad competente, según la norma anterior.

 

 Recomendaciones prácticas

 

El confesor deberá comenzar por distinguir bien entre PECADO de aborto y DELITO de aborto, y entre éste y la PENA Canónica. El pecado no está reservado, sino que no se puede proceder a absolver del mismo sin que antes se haya dispensado de la pena.

 

Lo primero que debe examinar el confesor es si el penitente ha incurrido en la sanción penal según lo dicho anteriormente.

 

3. En el supuesto de que haya incurrido, el confesor puede provocar en el penitente el "estado de necesidad", y proceder, según lo dicho. En consecuencia, podrá absolver de la pena y del pecado y recurrir él mismo al Vicario Episcopal del territorio o al Vicario General, sin expresar nombre alguno. El recurso puede hacerse por escrito u oral. Si al penitente le es fácil acudir a alguno de aquellos que tienen potestad para dispensar de la pena en el fuero sacramental, el confesor invitará al penitente a que acuda a ese confesor autorizado, absteniéndose él de absolver.

 

Absolución de censuras

 

Solicitud dirigida al Sr. Obispo, pidiendo autorización para absolver las censuras que se presenten, en virtud de la pureza y santidad de vida.

 

4.    EUCARISTÍA

 

Ministros extraordinarios de la Comunión Eucarística

 

Para que el Ordinario conceda el ministerio extraordinario de la Comunión Eucarística el sacerdote debe proponer la persona o personas idóneas, a las que hace referencia la Instrucción de  "inmensa caridad".

 

Los candidatos deben recibir el mandato en un acto litúrgico y la formación conveniente. ("Ritual de la Sagrada Comunión y del culto a la Eucaristía fuera de la misa".

 

En situaciones excepcionales, el presbítero puede "ad casum" encargar, según el rito previsto en el Misal Anglicano y en conformidad con la Instrucción "", a una o más personas de reconocida ejemplaridad y estima en la Comunidad, que cumplan este servicio (Misal Anglicano).

 

 

4. Las Letras del párroco, para las parroquias, o del Capellán para las comunidades religiosas, dirigidas al Ordinario, presentando al candidato. En el caso de religiosos/as, las letras del Párroco o Capellán llevarán el V. ° B. ° del Superior/a de la Comunidad.

 

Normas complementarias

 

 

FACULTAD DE DISTRIBUIR EL PAN CONSAGRADO EN LAS MANOS DE LOS FIELES

 

1° La facultad concedida por la Iglesia para el Culto Divino, en la distribución «distribuir el Pan consagrado en las manos de los fieles, conforme a las Normas de la Institución sobre el modo de administrar la Sagrada Comunión».

 

      2° Y, que esta facultad otorgada no fuera usada en forma general.

 

      3° La Iglesia autoriza el poner en vigencia plena la facultad concedida, salvando la autonomía de cada Ordinario en su propia jurisdicción.

 

      4° Y, habiendo sido confirmado dicho acuerdo por la Iglesia para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, con respeto y pulcritud.

 

Nota: Para «distribuir el Pan consagrado en las manos de los fieles, conforme a las Normas de la Instrucción sobre el modo de administrar la Sagrada Comunión», respetando siempre la decisión de cada Ordinario, la Iglesia autoriza hacerlo aunque a discreción del presbítero se puede continuar entregando directamente el pan consagrado en la boca del cristiano.

 

Requisitos para la Primera Comunión

 

Para administrar la Primera Comunión a los niños, se requiere:

 

Que tengan suficiente conocimiento de eso que significa la “cena del Señor”.

 

Que hayan recibido una cuidadosa preparación.

 

Que entiendan el Misterio de Cristo en la medida de su capacidad.

 

4. Que puedan recibir el Cuerpo del Señor con fe y devoción.

 

El Viático

 

No debe retrasarse el Viático a los enfermos que están en peligro de muerte.

 

Sobre el estipendio de las Misas

 

Puede el sacerdote recibir estipendio para que aplique la Misa por una determinada intención.

Debe Evitar la más pequeña apariencia de negociación o comercio.

 

Se ha de aplicar una Misa distinta por cada intención para la que ha sido ofrecido y aceptado un estipendio.

 

Si se ofrece una cantidad de dinero para la aplicación de Misas, su número se determinará atendiendo al estipendio fijado para el lugar en el que reside el oferente.

 

El sacerdote que celebre más de una Misa en el mismo día, puede aplicar cada una de ellas por la intención para la que se ha ofrecido el estipendio; pero sólo se puede quedar con el estipendio de una Misa, exceptuando el día de Navidad. Los demás estipendios se entregarán trimestralmente o a fin de año en Colecturía de Misas del Obispado, a fin de que se destine a lo dispuesto por el Sr. Obispo, indicando que se trata de Misas de binación.

 

El sacerdote, que concelebra una segunda Misa el mismo día, no puede recibir por ella estipendio bajo ningún título.

 

No le es lícito al sacerdote pedir una cantidad mayor.

 

A nadie es lícito aceptar tantos estipendios para celebrar Misas personalmente, que no pueda satisfacerlos en el plazo de un año.

 

Cuando un sacerdote entrega a otro, encargos de Misas para que las celebre, debe entregar íntegro el estipendio recibido, a no ser que le conste con certeza que lo que excede a lo establecido en la diócesis se le dio en consideración a su persona.

 

Quienes transmitan a otros Misas que han de ser celebradas, anoten sin demora en un libro, tanto las Misas que se recibieron como las que han encargado a otros, anotando también sus estipendios.

Todo sacerdote debe anotar cuidadosamente los encargos de Misas recibidos y los ya satisfechos.

 

12. El párroco y/o rector de una Iglesia o lugar piadoso, donde suelen recibirse estipendios de Misas, han de tener un libro especial en el que tomarán diligentemente nota del número de Misas que se han de celebrar, de la intención, del estipendio ofrecido y del cumplimiento del encargo.

 

Apertura de Oratorio y Reserva de la Santísima Eucaristía

 

Solicitud para abrir Oratorio y reservar la Santísima Eucaristía dirigida al Vicario General por la Superiora o Directora Mayor.

 

Celebración de la Santa Misa en casa.  

 

Los sacerdotes de la Iglesia Anglicana Latino-Americana, no requieren solicitar permiso para celebrar santas misas en las casas u hogares cristianos sin embargo por seguridad es positivo informar al obispo en que recorrido y lugar las va a celebrar. Las santas misas se pueden celebrar en cualquier lugar y los presbíteros deben saber que en ciertos lugares públicos (parques, cementerios, museos u otros), se le debe solicitar permiso a la autoridad civil para que haya protección del lugar o de los lugares.

 

Reserva de la Eucaristía en determinado lugar

 

Solicitud dirigida al Señor Obispo.

 

4.    M AT R I M O N I O

 

Documentos que - según los casos - deben acompañar a un expediente

 

Certificado de Bautismo, cuando uno de los contrayentes haya sido bautizado en otra parroquia o el expediente salga de la parroquia. Legalizada en el supuesto que sea de otra diócesis.

 

Certificado de soltería, si los contrayentes después de la pubertad residieron por más de seis meses en otra u otras parroquias. Cuando es imposible obtenerlo, después de hacer todas las gestiones necesarias, se sustituye por la declaración jurada de soltería avalada por dos testigos.

En caso de viudez, certificado de defunción del consorte anterior.

 

Acta de emancipación, si se trata de un menor de 18 años y mayor de 17 de edad.

 

Documento acreditativo de la dispensa de impedimento que se hubiere obtenido.

 

Exhorto cumplimentado de amonestaciones hechas en otras parroquias.

 

Dispensa de amonestaciones. Solicitud para la dispensa de amonestaciones.

 

8.         Tarjeta de asistencia a los cursillos prematrimoniales.

 

Norma complementaria: Expediente matrimonial y proclamas

 

La Diócesis debe establecer normas sobre el examen de los contrayentes, así como sobre las proclamas matrimoniales u otros medios oportunos para realizar las investigaciones que deben necesariamente preceder al matrimonio, de manera que, diligentemente observadas, pueda el párroco asistir al matrimonio.

 

 

En agosto de 2007, la Iglesia desde Canadá, aprobó la siguiente norma transitoria:

 

"Mientras el ‘Colegio de Obispos’ se establezca y se reúnan para estudiar 'normas' más concretas, la preparación prematrimonial en las iglesias locales se hará, en forma transitoria, como hasta ahora lo han hecho”. Los obispos y presbíteros pero cada obispo puede ejercer alguna orientación al respecto.

 

En enero de 2010, la Iglesia desde Estados Unidos, hizo la redacción definitiva y esta quedó en los siguientes términos:

 

'Se mantiene la obligatoriedad de cumplir el expediente matrimonial a fin de realizar el examen de los contrayentes y de los testigos, urgiendo la responsabilidad de los párrocos".

"El expediente ha de conservarse en el archivo parroquial".

 

"Exíjase la presentación de la Partida de Bautismo (no anterior a seis meses de la fecha de presentación), de los contrayentes y concédase la dispensa de este requisito sólo con causa justa y después de las debidas investigaciones".

 

"Los Obispos diocesanos tienen libertad para la redacción del formulario concreto del expediente matrimonial".

 

"Publíquese las proclamas por edicto fijado en un lugar visible por un plazo de quince días o, donde haya tradición de ello, léanse las proclamas habituales, al menos en dos días de fiesta. En circunstancias especiales, a juicio del Ordinario, pueden establecerse otros medios oportunos para realizar las investigaciones del caso".

 

El expediente matrimonial es el instrumento formal en el que se deja constan­cia del examen hecho a los contrayentes y del resultado de las proclamas. La confección de este documento es de obligatoriedad indiscutible.

 

Resulta bastante conveniente que este expediente se inicie una vez que los contrayentes hayan asistido a la catequesis prematrimonial.

 

Al confeccionar el expediente matrimonial se debe observar lo siguiente:

 

Es un instrumento orientado a conseguir matrimonios válidos; tiene como objeto comprobar la capacidad de los contrayentes; básicamente, que no están afectados por ningún impedimento;

La eficacia de su consentimiento matrimonial, es decir, que el consentimiento de las partes no esté viciado por causa alguna que invalide el matrimonio;

 

Examinar a los futuros contrayentes acerca de su conocimiento básico de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio.

 

Debe ser confeccionado por el párroco, nunca por el secretario o por cualquier otro colaborador parroquial;

 

Da ocasión para explicar a los contrayentes y a los testigos sobre las causas por las que el matrimonio es nulo;

 

Da lugar a explicación del significado del juramento bajo el que se hace la declaración;

 

Obligación de colaborar para obtener el matrimonio válido.

 

Un expediente matrimonial bien hecho debe tener por autor al párroco. A él le encarga el legislador la misión de recibir las noticias de los fieles en orden a conocer las circunstancias de los contrayentes. El párroco debe exponer con claridad a los esposos y a los testigos del expediente matrimonial los impedimentos por los que un matrimonio puede ser declarado nulo, o las circunstancias por las que no sería fructuoso.

 

La intervención, en el expediente, de testigos llevados por los contrayentes, no impide, si parece oportuno, que el párroco llame a otros testigos para asegurarse mejor de lo que crea conveniente. De hecho en el código se habla de otros medios de información o investigación. Sobre todo, serían muy importantes estos medios en casos de embarazo de la esposa. Con una investigación adecuada se evitan matrimonios nulos.

 

Es conveniente que los párrocos señalen a la hora de confeccionar los expedientes matrimoniales, las fechas de las charlas o cursos prema­trimoniales, las fechas de las proclamas, y otros datos que son de interés. Se puede comprobar que algunos expedientes que llegan a los tribunales no están debidamente llenados.

 

Al leer las proclamas es necesario tener en cuenta lo siguiente: están dirigidas a que toda la comunidad cristiana coopere en la celebración válida de este sacramento; deben ser leídas en las misas dominicales de mayor afluencia; aprovechar para explicar un punto de doctrina matrimonial; explicar cuándo se da un matrimonio nulo, etc.

 

Sólo en caso de peligro de muerte este medio ordinario de prueba cede paso al medio extraordinario, en el que se menciona que es suficiente la declaración de los contrayentes de que están bautizados y libres de impedimentos.

 

Muy acertadamente se debe mencionar la norma que la partida de Bautismo no debe ser anterior a seis meses de la fecha de presentación.

 

Casos en los que el expediente habrá de tramitarse a través de la Curias Diocesana

Cuando uno de los contrayentes pertenezca a otra diócesis o al fuero militar.

En los matrimonios in articulo mortis".

 

Cuando alguna de las partes, anteriormente, hubiera contraído matrimonio con persona, cuya muerte se presuma.

 

Cuando haya que legalizar, de acuerdo con las normas canónicas, matrimonios celebrados en tiempos de guerra o contraídos civilmente.

 

5. Cuando se trate de un menor de 18 de edad y mayor de 17.

 

Cuando el matrimonio haya de celebrarse por procurador o intérprete.

 

Cuando exista impedimento de mixta religión o disparidad de cultos.

 

8. Cuando el matrimonio se celebre en templo no parroquial autorizado o en lugar dudoso.

 

Matrimonio de MENOR de EDAD (Menor de 18 años y Mayor de 17)

 

En el expediente matrimonial canónico deberá constar el Acta de Emancipación del menor, cuando su edad esté comprendida entre los 17 y 18 años.

 

2. Para el menor de 17 años, la Iglesia no ha dado su consentimiento.

 

Norma complementaria: Edad para la celebración lícita del Matrimonio

 

Puede la Iglesia establecer una edad superior para la celebración lícita del matrimonio.

 

Norma complementaria:

 

"No podrán contraer lícitamente matrimonio el varón y la mujer que no hayan cumplido 17 años".

En primer lugar, hay que indicar que la doctrina de esta Iglesia, considera la edad como un requisito de derecho eclesiástico, es decir, de derecho humano, no incluido en el derecho divino. El fundamento de este requisito se refiere a la necesaria madurez psicológica y afectiva de los contrayentes, y más específicamente a la madurez biológica.

 

La Iglesia Anglicana Latino-Americana, señala la edad de 17 años como la edad mínima en lo que respecta a la licitud del matrimonio".

 

Debe tenerse en cuenta que la mayoría de edad canónica está fijada en los 18 años".

 

La edad debe computarse de acuerdo con lo dispuesto por la iglesia, según el cual se considera cumplido el año al terminar el día del mismo número del mes en que se ha nacido y el año correspondiente.

 

El código exhorta a los responsables de la Iglesia a desanimar de la celebración del matrimonio "a los jóvenes que aún no han alcanzado la edad en la que según las costumbres de la región se suele contraer" y les prohíbe asistir, sin licencia del Ordinario del lugar al matrimonio que no puede "ser reconocido o celebrado según la ley civil", y asimismo al de un menor de edad, en el caso de que sus padres lo ignoren o se opongan razonablemente.

 

Expediente Matrimonial en Casos Especiales

 

.  Matrimonio Mixto con dispensa de DISPARIDAD de CULTO

 

 

Parte Anglicana:

 

Medio expediente. Se añadirá:

 

Solicitud firmada por la parte anglicana.

 

El documento, firmado por ambos, de promesas y declaraciones.

 

Por parte del no creyente o no bautizado:

 

Certificación de nacimiento.

 

2. Soltería oficial.

 

3. Declaración jurada de no-pertenencia a ninguna religión diferente o, en su caso, a la religión no cristiana que profesa.

 

  Matrimonio Mixto con autorización por MIXTA RELIGIÓN

 

Por parte anglicana:

 

Medio expediente. Se añadirá:

 

Solicitud firmada por la parte anglicana.

 

El documento, firmado por ambos, de promesas y declaraciones.

 

Por parte del bautizado no anglicano:

 

1. Certificación de nacimiento.

 

2. Partida de Bautismo.

 

3. Soltería oficial: civil o religiosa.

 

Normas complementarias: Matrimonios mixtos

 

Corresponde a la Iglesia determinar tanto el modo según el cual han de hacerse estas declaraciones y promesas, que son siempre necesarias, como la manera de que quede constancia de las mismas en el fuero externo y de que se informe a la parte no anglicana.

 

Norma complementaria:

 

"Las declaraciones y promesas que precedan a los matrimonios mixtos y en otros casos señalados en el derecho, deberán hacerse por escrito según formulario aprobado por la Iglesia (anexo). Asimismo, la parte no anglicana dejará constancia por escrito de que ha sido debidamente informada. Este documento se unirá al expediente matrimonial".

 

Se aclara que "el término 'matrimonio mixto' se refiere a todo matrimonio entre una parte no anglicana y cualquier otra parte cristiana bautizada que no está en plena comunión con la Iglesia Anglicana". Más adelante, recuerda que "en todo matrimonio la preocupación primera de la Iglesia es mantener la solidez y estabilidad del vínculo conyugal indisoluble y de la vida familiar que de él deriva. La unión perfecta de las personas y la comunidad plena de vida que constituyen el estado matrimonial se aseguran mejor cuando ambos cónyuges pertenecen a la misma comunidad de fe. Además, la experiencia práctica y las observaciones resultantes de los diversos diálogos entre los representantes de iglesias y comunidades eclesiales muestran que los matrimonios mixtos presentan a menudo dificultades para el mantenimiento de la fe y compromiso cristianos de la pareja misma y de sus hijos, y para la armonía de la vida familiar. Por todos estos motivos el matrimonio entre personas de la misma comunidad eclesial sigue siendo el objetivo que se ha de recomendar e impulsar".

 

Esta Norma Complementaria tiene como anexo un modelo de Constancia que es de sumo interés porque recoge exactamente las disposiciones a tener en cuenta en la celebración de los matrimonios mixtos. Algunos de los responsables de la cura de almas desconocen la existencia de este subsidio que ha elaborado la iglesia y que unifica los criterios tan dispares que existen en no pocas jurisdicciones a la hora de la celebración de estos matrimonios hoy más frecuentes por el crecimiento de las confesiones cristianas no anglicanas o por el matrimonio con ciudadanos de otros países y que practican o pertenecen a religiones distintas a la nuestra.

 

 

Según lo señalado en la Constancia, la parte anglicana declara que está dispuesta a vivir su fe, a cuidar de los peligros de perder la fe y promete sinceramente que hará de su parte todo lo que pueda para que sus hijos sean bautizados y educados en la Iglesia Anglicana. Asimismo, se compromete a cumplir las normas de la Iglesia sobre la forma de celebrar el matrimonio. La parte no anglicana declara que ha sido informada a tiempo y debidamente de las promesas que debe hacer la parte anglicana y deja constancia de que comprende el alcance de dichas promesas y de las obligaciones de que ellas surgen para la parte no anglicana. Finalmente, el párroco o delegado manifiesta que ha instruido debidamente a los novios sobre las cuestiones religiosas características de los matrimonios en donde una parte es bautizada anglicana, tanto a nivel personal como a nivel de educación de los hijos, y sobre los fines y propiedades esenciales del matrimonio.

 

El uso de esta misma constancia está previsto cuando se obtiene la licencia de asistencia al matrimonio en caso notorio de abandono de la fe, y también cuando se logra la dispensa del impedimento de disparidad de cultos.

 

Norma Complementaria: Forma canónica en matrimonios mixtos

 

Si hay graves dificultades para observar la forma canónica, el Ordinario del lugar de la parte anglicana tiene derecho a dispensar de ella en cada caso, pero consultando al Ordinario del lugar en que se celebra el matrimonio y permaneciendo para la validez la exigencia de alguna forma pública de celebración; compete a la Conferencia Episcopal establecer normas para que dicha dispensa se conceda con unidad de criterio.

 

Norma complementaria:

 

"La dispensa de la forma canónica en la celebración de un matri­monio mixto podrá proceder en los siguientes casos:

 

Cuando la parte no anglicana haya optado de manera irreduc­tible por contraer el matrimonio sin la forma canónica.

 

Cuando la forma canónica implicase un grave daño moral o material para el contrayente no anglicano (ruptura con los padres, pérdida de amistades muy arraigadas, grave quebranto econó­mico, etc.).

 

Cuando exista una clara conveniencia fraterna dada la condición concreta de las personas y/o de las comunidades.

 

Si existe una ley civil extranjera que obliga a uno de los contrayentes a una forma distinta de la canónica.

 

Para la dispensa de la forma canónica y para que el matrimonio pueda considerarse válido, debe celebrarse en alguna "FORMA PÚBLICA", como:

 

Ante el ministro de otra confesión cristiana y en la forma prescrita por ésta.

Ante la competente autoridad civil y en la forma legítima­mente prescrita (dos testigos y constancia escrita de la misma), y siempre y cuando esta forma civil no excluya los fines esenciales del matrimonio"

 

La Iglesia regula la preparación, celebración y acompañamiento posterior en los cánones y ofrece orientaciones precisas a los párrocos y contrayentes.

 

El matrimonio mixto ha de ser celebrado con la forma canónica, es decir, ante el Ordinario del lugar o el párroco (o un delegado de uno u otro), que pide y recibe el consentimiento, y dos testigos. Si estuviera presente el pastor no anglicano, podría intervenir con una exhortación evangélica, con oraciones, con la bendición final; y los fieles con lecturas, preces y cantos. Si la parte no anglicana habla una lengua distinta al español, podría utilizarse en algún momento su respectiva lengua.

 

Este matrimonio ha de ser celebrado generalmente fuera de la Misa, ya que la Eucaristía es término de la unidad eclesial.

 

A veces la parte no anglicana tiene graves dificultades para observar la forma canónica, como es el caso que ahora comentamos. Sobre el particular es preciso que recordar que la Iglesia de tradición latina concede al Ordinario del lugar el derecho, no la obligación, de dispensar de la forma canónica tras consultar, si fuera el caso, al Ordinario del lugar en que se celebra el matrimonio.

 

Si así fuera, la dispensa de la forma canónica requiere alguna forma de celebración en la que se exprese el consentimiento libremente asumido, bien sea mediante la forma religiosa de la parte no anglicana o en la forma civilmente válida del lugar, prefiriéndose aquélla a ésta. Cualquiera sea la forma elegida y supuesta la dispensa de la forma canónica, el matrimonio es válido y sacramental para la Iglesia Anglicana.

 

Expediente de Muerte Presunta

 

 

1.    .Solicitud dirigida al Vicario General, exponiendo lo ocurrido y pidiendo se decrete la libertad del contrayente vivo, para poder pasar a nuevas nupcias.

 

2.    Certificado del acta matrimonial del Registro Civil o eclesiástico.

 

3,  Declaración jurada de dos o más familiares del presunto difunto, en la que se haga constar si lo tienen por muerto y detalles sobre su presunta muerte.

 

3.    Declaración jurada de dos o más testigos (amigos, vecinos, etc.) sobre el hecho de la muerte presunta.

 

5.  Cartas o documentos que puedan hacer o hagan referencia al asunto de la muerte presunta.

 

 

6.  Certificado del párroco sobre la veracidad que le merezcan los declarantes.

 

 

Reconstrucción de una PARTIDA MATRIMONIAL

 

1.    Solicitud de los interesados dirigida al Vicario General, pidiendo la inscripción e indicando los fines por los que solicitan dicha inscripción.

 

2.    Certificado del acta del Registro Civil, o certificado negativo del encargado de dicho registro, en el que se haga constar que no aparece inscrita o que ha sido destruido el archivo.

 

3.    Declaración juramentada de dos familiares, los más próximos, por cada una de las dos partes (es decir, 4 en total).

 

4.    Declaración juramentada de los contrayentes sobre el hecho de su matrimonio.

 

5.    Declaración juramentada de dos testigos presenciales.

 

6.    Certificado de Bautismo o de nacimiento de alguno de los hijos habidos en el matrimonio o en el que se haga constar la legitimidad de su nacimiento.

 

7.  Certificado del párroco sobre la veracidad que le merezcan los declarantes.

 

 

Sacramento de Confirmación, Penitencia y Eucaristía en quienes se van a casar

 

No se descuide advertir el deber, que tienen quienes van a contraer matrimonio, de recibir el Sacramento de Confirmación, debidamente preparados. Recomiéndese que los contrayentes acudan al Sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.

 

 

Facultad del párroco para delegar en forma general

 

 

El párroco, mientras desempeñe válidamente su oficio, puede delegar de forma general en sacerdotes y diáconos, libres de censura, la facultad de asistir a los matrimonios que se celebren en el territorio de su jurisdicción. Esta delegación general se otorgará expresamente a persona determinada y por escrito, debiendo conservarse copia del mismo en el archivo de la parroquia.

 

 

 

Norma complementaria: Delegación a los laicos para la asistencia a los matrimonios

 

 

Donde no haya sacerdotes ni diáconos, el Obispo diocesano, previo voto favorable de la Iglesia y obtenida licencia de la oficina primacial, puede delegar a laicos para que asistan a los matrimonios.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"La Iglesia expresa su voto favorable para que cada Obispo diocesano, a tenor de la norma estatutaria IAL, pueda conceder a laicos, convenientemente preparados, la debida delegación para asistir a los matrimonios (pueden ser mujeres y/o varones)".

 

 

La Instrucción de IAL desde el 2005, en Los Ángeles, California, Estados Unidosse regulo y autorizo la asistencia a los matrimonios por parte de los fieles no ordenados de la siguiente manera:

 

 

Artículo Único. La posibilidad de delegar a fieles no ordenados para la asistencia a los matrimonios puede revelarse necesaria, en circunstancias muy particulares de grave falta de ministros sagrados y otros pueden reemplazar al sacerdote en el rito matrimonial pero siempre los documentos serán firmados por el párroco u obispo.

 

 

Tal posibilidad, sin embargo, está condicionada a la verificación de tres requisitos. El Obispo diocesano, en efecto, puede conceder tal delegación únicamente en los casos en los cuales faltan sacerdotes o diáconos y sólo después de haber obtenido, para la diócesis, el voto favorable de la Iglesia y la necesaria licencia de la oficina primacial.

 

 

También en estos casos se debe observar la normativa estatutaria sobre la validez de la delegación y sobre la idoneidad, capacidad y actitud del fiel no ordenado para poder casar a otros.

 

 

Excepto en un caso extraordinario, por absoluta falta de sacerdotes o de diáconos que puedan asistir a la celebración del matrimonio, ningún ministro ordenado puede delegar a un fiel no ordenado para tal asistencia y la relativa petición y recepción del consentimiento matrimonial a esta norma.

 

 

Según esta norma, en el caso de falta de sacerdotes y diáconos, el obispo diocesano puede delegar también a un laico, varón o mujer para asistir a los matrimonios. El laico que se escoja debe ser idóneo, capaz de formar a los contrayentes para el matrimonio y que cumpla convenientemente la liturgia matrimonial. El laico que asiste al matrimonio debe redactar el informe de la celebración y firmarlo junto con los esposos y testigos.

 

 

Las religiosas y religiosos de IAL aunque no sean ordenados sacerdotes y solo ostentan el trabajo pastoral como hermanas y/o hermanos no ordenados, tienen el privilegio y autoridad para asistir al matrimonio en los lugares donde desarrollan su actividad pastoral y de acuerdo a las normas señaladas por el obispo diocesano.

 

 

Lugar de la celebración del matrimonio

 

 

No existe preferencia de derecho en cuanto a la parroquia de los contrayentes.

 

 

Notificaciones matrimoniales

 

 

Se recuerda la obligación grave de enviar con toda diligencia las notificaciones del matrimonio celebrado, a las parroquias donde fueron bautizados los contrayentes. Si se trata de anotaciones, que han de hacerse en otras diócesis, deben enviarse a través de la curia diocesana.

 

 

Si el cónyuge no contrae matrimonio en la parroquia donde fue bautizado, el párroco del lugar, en el que se celebró el matrimonio, debe enviar cuanto antes la nota marginal al párroco del lugar donde recibió el Bautismo, para su inscripción en el libro del Bautismo.

 

 

Libro Registro de Matrimonios

 

1.    Lugar de la anotación: La partida de matrimonio se anotará en la parroquia donde se celebre el matrimonio.

 

2.    Anotaciones marginales: Al margen de la partida correspondiente, deberán anotarse los siguientes datos (cuando se dan):

 

 

2.    Los datos, según los distintos supuestos que se exige, es decir, la dispensa de la forma estatutaria y la celebración del matrimonio.

 

2.2.  La convalidación del matrimonio en el fuero externo.

 

2.3. La declaración de nulidad o disolución del matrimonio.

 

2.4.  Las cláusulas que acompañen a la declaración de nulidad y a la disolución del matrimonio.

 

 

 

 

Normas complementarias

 

 

"La Iglesia no prescribe al respecto. Pertenece al Obispo diocesano determinar cómo debe cumplirse el acta correspondiente a la celebración del matrimonio".

 

Esta norma remite al Obispo diocesano determinar cómo se han de cumplir las distintas formalidades que siguen a la celebración y en concreto a la inscripción o registro especial del matrimonio, que deberá hacerse cuanto antes, no más tarde de dos semanas por ejemplo.

 

Una vez realizada la celebración del matrimonio, el párroco del lugar de la celebración o el que haga sus veces, aunque no haya asistido al matrimonio, debe anotar lo antes posible en los registros de matrimonios los nombres de los cónyuges, del asistente y de los testigos, el lugar y el día de la celebración.

 

Se exceptúa de la inscripción en el libro parroquial, el matrimonio celebrado en secreto por seguridad y/o porque la persona o los dos contrayentes desean proteger su vida. Puede existir contra ellos hay alguna amenaza de muerte de grupos armados ilícitos o delincuentes organizados (La Iglesia ante todo debe proteger la vida). “Sean prudentes como serpientes y sencillos como palomas”.

 

Todo matrimonio se debe registran en la parte del acta del matrimonio con la respectiva firma del que asistió y realizo al matrimonio.

 

 

Matrimonios a los que no debe asistir el párroco

 

Los párrocos, excepto el caso de necesidad, no deben asistir sin licencia del Ordinario del lugar, a los siguientes sucesos:

 

        1.  Matrimonio de vagos.

 

2.  Matrimonio que no puede ser reconocido o celebrado según la Ley Civil.

 

3.  Matrimonio de quien esté sujeto a obligaciones naturales nacidas de una unión precedente, hacia la otra parte o hacia los hijos de esa unión.

 

4.  Matrimonio de quien notoriamente hubiese abandonado la fe anglicana.

 

5.  Matrimonio de quien esté incurso en una censura o que la ley civil lo busque por delitos penales cometidos por uno de los dos contrayentes.

 

7.    Matrimonio de un menor de 18 de edad, si sus padres lo ignoran o se oponen razonablemente.

 

7.  Matrimonio porque la Iglesia o el párroco sabe que uno d elos dos contraayenets es posiblemente casado.

 

Contrayentes menores de edad

 

Para la licitud

 

La Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, ha dispuesto, al amparo de la facultad que le confiere los estatutos, que nadie puede, sin licencia del Ordinario del lugar, asistir lícitamente al matrimonio de los que no hayan alcanzado la mayoría de edad: 18 años cumplidos. Esto implica que en todo matrimonio de menores de edad (sean menores ambos o uno sólo de los nupciantes) es preciso acudir a la curia diocesana, solicitando la correspondiente LICENCIA (además de la dispensa, el permiso de los padres del menor).

 

       Consanguinidad en línea colateral

 

Planteamiento de la cuestión: El impedimento que formula la Iglesia, abarca los grados consanguíneos, segundo (hermanos), tercero (tío - sobrino y viceversa) y cuarto (primos hermanos).

 

De ellos sólo los supuestos del tercero y cuarto son susceptibles de dispensa, que habrá de ser solicitado al Ordinario del lugar.

 

Normas complementarias adicionales

 

Sobre el traje eclesiástico:

Los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno, según las normas dadas por la Iglesia y/a las costumbres legítimas y respetuosas del lugar.

 

 

 

 

 

Norma complementaria

 

"Usen habitualmente los clérigos traje eclesiástico digno y sencillo; por dicho traje se entiende la sotana y el clergyman (cuello clerical –anglicano o presbiteriano-). A criterios del Obispo diocesano, de acuerdo a costumbres legítimas o circunstancias especiales, puede usarse un traje sencillo con un distintivo visible que demuestre la identidad sacerdotal". Los religiosos misioneros y las religiosas misioneras deben contar con el Visto Bueno de la oficina del primado para escoger el color del hábito.

 

La iglesia afirma que el traje eclesiástico es signo y testimonio en medio del mundo de la propia consagración, al mismo tiempo que manifiesta la condición de ministro de la comunidad cristiana. La Iglesia siempre ha establecido normas para que los clérigos vayan dignamente vestidos. El ministerio y la vida de los presbíteros hace referencia a que el presbítero debe ser reconocido también por el modo de vestir y determinamos con mucho detalle cómo se debe entender los alcances de la obligación del traje eclesiástico:

 

"El traje, cuando distinto del talar, debe ser diverso de la manera de vestir de los laicos y conforme a la dignidad y sacralidad de su ministerio. La forma y el color deben ser establecidos por la oficina primacial, siempre en armonía con las disposiciones de derecho universal. Por su incoherencia con el espíritu de tal disciplina, las praxis contrarias no se pueden considerar legítimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente.

 

Exceptuando las situaciones del todo excepcionales, el no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor, enteramente dedicado al servicio de la Iglesia".

 

 

Recordamos "que en la Iglesia Anglicana Latino-Americana, el uso del traje clerical (sotana y/o camisa con cuello clerical), no sólo es de uso obligatorio cuando se ejerce el ministerio sacerdotal sino que debe ser de uso habitual, especialmente en presentaciones o eventos públicos". Los seminaristas de los cursos superiores y los subdiáconos también pueden usar sotana, habito (si es religioso), o cuello clerical. Los varones religiosos anglicanos y las mujeres religiosas anglicanas, pueden usar el hábito de la congregación después de un año de haber entregando su vida a Cristo a través de la Iglesia y del carisma escogido.

 

 

Por distintivo externo no debería entenderse una pequeña cruz prendida a la camisa o al terno, o una cruz llevada al cuello, puesto que determinadas personas ajenas al estado clerical visten también de esta forma. Una manifestación externa clara de la identidad sacerdotal lleva en distintas circunstancias, que las personas puedan acudir con más facilidad al sacerdote en busca de ayuda sacramental y orientación.

 

 

El hecho de que algunos religiosos no vistan adecuadamente, incluso en presentaciones públicas, debería llevar a la iglesia a un entendimiento con los Superiores Mayores para que los religiosos usen el hábito tradicional o el nuevo establecido en sus constituciones reformadas de acuerdo al derecho común de la Iglesia.

 

Acerca de ecumenismo:

 

 

La Iglesia Anglicana Latino-Americana, como organización fundada por Jesucristo no es ecuménica. Para promover la misma unidad que solicita Cristo, es fraterna, amorosa, solidaria y hermanable con todas las denominaciones cristianas y no cristianas. Con ateos, agnósticos y diferentes, la Iglesia pone su amor y servicio y, según la nece­sidad o conveniencia del momento, estable normas prácticas y acuerdos para trabajar junto a otros grupos unidos como hermanos sin acudir al ecumenismo. Roma es ahora “ecuménica” nosotros desde su mismo origen en Jesucristo somos fraternos, caritativos, generosos, amables y hospitalarios, con todos y con todas, para que la luz de Cristo haga vibrar cada existencia creada a imagen de Dios.

 

 

Norma complementaria:

 

 

 

"Se encargara cada obispo ordinario de fomentar la unión e inter-comunión con otros grupos cristianos y denominaciones no anglicanas y anglicanas. Los obispos pasaran un informe al primado y este debe firmar todo acto o convenido de unión o inter-comunión".

 

 

El Plan del Fraternal de IAL, es el siguiente:

 

 

I. La búsqueda de la unidad de los cristianos

 

 

El compromiso solidario de la Iglesia Anglicana fundamentado en los principios doctrinales enunciados por Jesucristo.

 

 

II. La organización en la Iglesia Anglicana del servicio de la unidad de los cristianos

Las personas y categorías destinadas a promover el cristianismo en todos los niveles, y normas que regulan su actividad.

 

 

III. La formación para la fraternidad en la Iglesia Anglicana

 

Categorías de personas a formar; fin, marco y métodos de la formación en sus aspectos doctrinales y prácticos.

 

IV. La comunión de vida y de actividad espiritual entre los bautizados

 

 

Comunión existente con los otros cristianos basada en el vínculo sacra­mental del Bautismo, y normas para compartir la oración y otras actividades espirituales, incluidos, los bienes sacramentales, espirituales y materiales.

 

 

V. La colaboración solidaria, el diálogo y testimonio común

 

 

Principios, diferentes formas y normas de cooperación entre cristianos para el diálogo y el testimonio común en el mundo..

 

 

Construcción de los altares fijos:

 

 

Según la práctica tradicional de la Iglesia, la mesa del altar fijo ha de ser de piedra, y además de un solo bloque de piedra natural; sin embargo, a juicio de la iglesia, puede emplearse otra materia digna y sólida; las columnas o la base pueden ser de cualquier material. La iglesia aconseja poner el altar contra la pared en forma tradicional.

 

 

A discreción del obispo puede estar lejos de la pared o en forma tradicional según como los sacerdotes escojan la forma libremente. Para diferenciarnos de Roma y de los Episcopales es mejor el altar colocado en forma tradicional recostado a la pared del templo o del lugar.

 

Norma complementaria:

 

 

"Se autoriza para que la mesa de los altares fijos, además de piedra, pueda ser de otro material, con tal que sea de construcción digna y sólida".

 

 

De acuerdo con la práctica tradicional de la Iglesia, la mesa del altar fijo será de piedra, de una sola piedra natural. La Iglesia autoriza que también se pueda utilizar otra material digno y sólido. Se podría utilizar madera natural, un bloque de cemento dignamente elaborado, piedra artificial o metal.

Las columnas o la base pueden ser de cualquier materia, lo cual no autoriza a utilizar elementos indignos o inapropiados. Siempre se debe acudir a un arquitecto para la seguridad del altar y del templo.

 

Sobre los días festivos:

 

 

La Iglesia a través del obispo ordinario, puede suprimir o trasladar del domingo, algunas de las fiestas de precepto.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Se observará como fiestas de precepto las siguientes del Calendario Litúrgico universal: Navidad, Santa María Madre de Dios, Fiesta a Santa María de Walsingham, Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Todos los Santos, Fiesta de San Esteban (santo patrono de la juventud anglicana), y Fiesta de San Lorenzo (santo patrón de IAL). En  Canadá, estados Unidos y México, se observará como fiesta de precepto la de la Fundación de la Iglesia como organización Anglicana Latina (17 de Diciembre, 1985). Se trasladará al domingo más cercano las fiestas de Epifanía, Ascensión del Señor, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

 

 

Sin embargo, los obispos diocesanos podrán declarar que en la propia Diócesis o en algún lugar de la misma se siga celebrando como de precepto alguna de las fiestas trasladadas cuando motivos particulares exijan tal declaración".

 

Los domingos de Adviento, Cuaresma y Pascua tienen precedencia sobre todas las fiestas del Señor y solemnidades.

 

 

Sobre el traslado de días festivos de carácter religioso y, en atribución de sus facultades, la Iglesia emite las siguientes orientaciones:

 

 

"1° Mantener las fechas de los días festivos de carácter religioso: 29 de junio, San Pedro y San Pablo; 30 de agosto, Todos los Santos; 8 de diciembre, Santa María de Walsingham, con obligación de oír la Santa Misa esos días, para lo cual se celebrará la Eucaristía, en horarios y condiciones que faciliten la asistencia de los fieles.

 

 

20 Las personas que por razones mayores deban laborar en los días festivos religiosos, quedan dispensadas del precepto de descanso en esos días festivos".

 

 

Ayuno, abstinencia y prácticas penitenciales:

 

 

La Iglesia puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Entre las prácticas penitenciales, el ayuno y la abstinencia establecidas por la Iglesia podrán ser sustituidos, según la libre conciencia de cada fiel cristiano, por alguna de las siguientes prácticas reco­mendadas por la Iglesia: lectura de la Sagrada Escritura, limosna según las propias posibilidades, ejercicio de las obras de caridad, obras de piedad (Santa Misa, rezo del Rosario, etc.), abstención del alcohol, tabaco, no ir a espectáculos, no tener sexo con la esposa y en el caso de las mujeres, no tener sexo con su esposo, etc.".

 

 

La redacción de esta norma complementaria da lugar a que el ayuno y la abstinencia, que se han de cuidar en los días y tiempos penitenciales señalados, puedan ser reemplazados por las prácticas mencionadas en la misma norma".

 

 

Esta norma complementaria sólo contempla la sustitución del ayuno y la abstinencia tradicionales y no el modo de observarlos como lo hacen otras iglesias.. Algunas señalan el modo de hacer el ayuno y prescriben una sola comida completa al día, pero permiten otras dos comidas pequeñas, una por la mañana y otra por la tarde.

 

 

El ayuno obliga desde los dieciocho años cumplidos hasta los cincuenta y nueve cumplidos; la abstinencia desde los catorce cumplidos.

 

 

La iglesia rectifica, que el miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. Asimismo precisamos que los otros viernes de cuaresma son también días de abstinencia. De la misma manera concretó que los restantes viernes del año pueden ser sustituidos por prácticas recomendadas por la Iglesia''.

 

 

 Ayudas económicas de los fieles a la Iglesia

 

 

Presten ayuda a la Iglesia los fieles mediante las subvenciones que se les pidan y según las normas establecidas por la oficina primacial.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Cada diócesis estudie, con el Consejo Económico diocesano, las necesidades económicas de la jurisdicción y organice los canales prácticos para solventarla.

 

 

Al derecho originario de la Iglesia de pedir a los fieles todo lo que necesita para el logro y desarrollo de sus fines, corresponde el derecho y el deber de los fieles de ayudar a las necesidades de la Iglesia con las subvenciones requeridas y según las normas de la iglesia sin abusar de los fieles. La norma complementaria de la Iglesia, remite a las normas emanadas del Obispo sobre la materia, del derecho común de la Iglesia.

 

 

Queda señalado que los cristianos tienen la obligación de responder a las necesidades de la Iglesia para que no le falte lo necesario para el culto divino, obras de apostolado y caridad y sustento honesto de los ministros.

 

 

La Iglesia tiene el derecho nativo de pedir a los fieles todo lo que necesita para sus propias finalidades. El obispo define las ofrendas por la administración de los sacramentos y sacramentales. En algunas jurisdicciones eclesiásticas se han fijado días determinados para destinar la limosna de la misa para el sostenimiento del clero o para la formación de los futuros sacerdotes. En otras ocasiones se recurre a instituciones foráneas buscando conseguir medios para aliviar los gastos que generan determinadas parroquias debido a los escasos ingresos que tienen.

 

 

Cambio de régimen en los beneficios eclesiásticos:

 

 

En las regiones donde aún existen beneficios propiamente dichos, corresponde determinar su régimen a la Diócesis, según normas establecidas de acuerdo con la oficina primacial y aprobadas por ésta, de manera que las rentas e incluso, en la medida de lo posible, la misma dote de los beneficios, pasen gradualmente a la iglesia.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Cada Obispo diocesano examinará los beneficios existentes en su jurisdicción en orden a estudiar las posibilidades de que todos sus bienes, rentas, dotes, y cargas, pasen gradualmente a ser adminis­trados como se determina en la santa Biblia".

 

Actos de "administración extraordinaria":

 

 

Por lo que se refiere a la realización de actos de administración que, atendida la situación económica de la diócesis, sean de mayor importancia, el Obispo diocesano debe oír al consejo de asuntos económicos y al colegio de consultores; pero, aparte de los casos especialmente determinados en el derecho universal o en la escritura de fundación, necesita el consentimiento del mismo consejo así como del colegio de consultores para realizar los actos de administración extraordinaria. Compete a la iglesia determinar qué actos han de ser considerados de administración extraordinaria.

 

 

Norma complementaria:

 

 

"Se considerarán actos de administración extraordinaria, además de los señalados en el derecho común, todas aquellas operaciones menos periódicas que no entran dentro de la planificación prevista en la vida económica de las personas o entidades y que suelen significar la adquisición de nuevos bienes, enajenación de otros ya poseídos, inversiones de especial alto riesgo, asunción de deudas o hipotecas no corrientes, y siempre que se trate de la enajenación de los bienes muebles o inmuebles que forman parte del patrimonio estable de una persona jurídica".

 

Para realizar actos de administración de mayor importancia, respecto a la situación económica de su diócesis, debe oír al consejo de asuntos económicos y al colegio de consultores. En caso de administración extraordinaria el obispo diocesano necesita el consentimiento de estos dos organismos. Serán inválidos, por tanto, si el Obispo no pide el con­sentimiento o también, si pidiéndolo, actúa contra el parecer del consejo y del colegio.

 

 

Por ser actos de administración extraordinaria constituyen operaciones periódicas que no están dentro de la planificación prevista en la vida económica de las personas o instituciones. Los actos de administración extraordinaria son los que se encuentran entre las cantidades mínima y máxima establecidas por la iglesia. Los actos de mayor importancia son los que no llegan a la cantidad mínima, en tanto que los actos de administración reservada a la oficina primacial son aquellos que superan la cantidad máxima señalada por la iglesia.

 

Entre los actos de administración extraordinaria señalados por la iglesia, figuran: la adquisición de nuevos bienes y enajenación de otros ya poseídos, entre la mínima y la máxima; inversiones de especial alto riesgo; asunción de deudas o hipotecas no corrientes; y siempre que se trate de la enajenación de bienes muebles o inmuebles que forman parte del patrimonio estable de una persona jurídica.

 

 

 

Valores máximo y mínimo en las enajenaciones

 

 

Cuando el valor de los bienes cuya enajenación se propone, se halla dentro de los límites mínimo y máximo que fije cada Iglesia para su respectiva región, la autoridad competente se determina por los propios estatutos, si se trata de personas jurídicas no sujetas al Obispo diocesano; pero, si le están sometidas, es competente el Obispo diocesano, con el consentimiento del consejo de asuntos económicos y del colegio de consultores, así como el de los interesados.

 

El Obispo diocesano necesita también el consentimiento de los mismos para enajenar bienes de la diócesis.

 

El 30 de enero de 2016 la Iglesia fijó el valor máximo en dólares (US$) treinta mil ($ 30,000.00) y el valor mínimo en dólares (US$) Diez mil ($ 10,000.00).

 

La Norma Complementaria fija lo siguiente: "El valor de enajenaciones en el ámbito de la Iglesia: Máxima: En dólares (US$)A. $ 80,000.00 (Ochenta mil dolares). Mínima: En dólares US$ 30,000.00" (Treinta mil dolares).

 

El Legislador universal ha querido que las diócesis establezcan las cantidades máxima y mínima de acuerdo a las necesidades reales de cada región. Evidentemente, las diócesis, al fijar estas cantidades, tienen que atenerse a la realidad social de cada país. En este asunto tiene escasa importancia la legislación comparada, porque las realidades sociales de las regiones o países son bastante distintas de un lugar a otro.

 

Por debajo de la cantidad mínima, la persona jurídica puede enajenar -o realizar el acto jurídico de que se trate- por autoridad propia, cumpliendo, eso sí, los requisitos establecidos en sus estatutos.

Por encima de la cantidad mínima, y por debajo de la cantidad máxima, "se requiere licencia de la autoridad competente conforme a derecho".

 

Para la enajenación de bienes, cuyo valor excede la cantidad mínima determinada, se requiere además:

 

1. ° Causa justa, como es una necesidad urgente, una evidente utilidad, la piedad, la caridad u otra razón pastoral grave;

 

2. ° Tasación de la cosa que se va a enajenar, hecha por peritos y por escrito.

 

2: Para evitar un daño a la Iglesia deben observarse también aquellas otras cautelas prescritas por la legítima autoridad".

 

Para autorizar una enajenación entre la cantidad mínima y la cantidad máxima fijada por la Iglesia, según los supuestos que se contemplan y se precisa una autoridad competente del arzobispo primado:

 

Para los bienes de personas jurídicas públicas no sujetas al obispo diocesano la autoridad competente será la establecida en los Estatutos de la propia persona jurídica. Este supuesto se refiere a personas jurídicas eclesiásticas de derecho supra diocesano.

 

Para los bienes de personas jurídicas públicas sujetas al obispo diocesano la licencia la ha de otorgar el obispo diocesano, con el consentimiento del consejo de asuntos económicos y del colegio de consultores.

 

Para los bienes de la diócesis el obispo diocesano necesita del consentimiento de los dos consejos citados, el consejo de asuntos económicos y el colegio de consultores.

 

Para los bienes de institutos de vida consagrada se aplica lo dispuesto por la iglesia.

 

Los actos jurídicos son nulos si no se cumple con las normas. Además, se debe tener en cuenta: "Si se enajenaron bienes eclesiásticos sin las debidas solemnidades canónicas, pero la enajenación resultó civilmente válida, corresponde a la autoridad competente, después de sopesar todo debidamente, determinar si debe o no entablarse acción, y de qué tipo, es decir, si personal o real, y por quién y contra quién, para reivindicar los derechos de la 

 

Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo,".

 

 

Finalmente, establecemos que, sin licencia especial, no se deben vender o arrendar bienes eclesiásticos a los propios administradores o a sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad o de afinidad.

 

 

Arrendamiento de los Bienes de la Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo:

 

 

Teniendo en cuenta las circunstancias de los lugares, corresponde a la 

 

Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la “Una, Santa, Católica y Apostólica”, Iglesia de Jesucristo, 

 

establecer normas sobre el arrendamiento de bienes de la Iglesia, y principalmente la licencia que se ha de obtener de la autoridad eclesiástica competente.

 

 

Norma complementaria:

 

"En lo que se refiere a los arrendamientos de bienes eclesiásti­cos, se cumplirán los mismos requisitos señalados para la enajenación, tanto en lo referente al consejo o consentimiento del Colegio de Consultores y del Consejo Económico (Sindicatura), como en lo referente al monto de los mismos".

 

 

 

Revisado, aumentado, corregido, en la ciudad de

Toronto, Provincia de Ontario, Canadá.

Mayo, 23, 2017.

Responsable: Reverendísimo Leonardo Marín-Saavedra.

 

 

 
 

 

 

 

 

HERRAMIENTAS ADMINISTRATIVAS

PARA GUARDIANES DE LA IGLESIA

 

 

Iglesia Anglicana Latino-Americana  

Iglesia Antigua Anglo Católica

 

 

GUARDIANES DE LA IGLESIA

 

A imagen del Ángel de la Guarda, debemos cuidar las cosas, talentos espirituales, celestiales y materiales de la Iglesia, para el bien común de todos y de cada una o uno de los miembros de la iglesia como de cada invitado a la Mesa del Señor… 

 

Mateo 7:6 - El Libro del Pueblo de Dios: No den las cosas sagradas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos”. 

 

Mateo 7:6 - Reina Valera 1960: No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen”. 

 

Mateo 7:6 - Traducción en Lenguaje ActualNo den a los perros las cosas que pertenecen a Dios, ni echen delante de los cerdos lo que para ustedes es más valioso. Los cerdos no sabrán apreciar su valor, y los perros pueden morderlos a ustedes”. 

 

Mateo 7:6 - Nueva Versión Internacional: "No den lo sagrado a los perros, no sea que se vuelvan contra ustedes y los despedacen; ni echen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen”.

 

 

LOS GUARDIANES DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO

“Una, Santa, Católica y Apostólica, IGLESIA DE JESUCRISTO”

 

 

Introducción:

 

Desde antes del siglo III, los líderes de la Iglesia fundada por Jesucristo, pensaron proteger a la iglesia con varones religiosos no clérigos (o futuros clérigos), para custodiar las cosas santas y los elementos sagrados de la fe y creencia como de los bienes espirituales y materiales. De la misma manera se pensó en custodiar aquellas cosas intangibles propias de la espiritualidad que tienen que ver con doctrina, instrucción, ceremonia, ritual, templos, edificios, muebles, inmuebles, liturgia y libros. Esta idea se cree que viene de José de Arimatea, quien se encargó de cuidar y proteger el cuerpo santo del Maestro y Dios Jesús de Nazaret desde antes de su crucifixión. La idea inicial se originó dentro de la Iglesia de Inglaterra pues se creía que el mismo José de Arimatea, fue quien llevo el Evangelio de Jesucristo a la gran isla que hoy en día se conoce como Inglaterra y que de allí llave el nombre la Iglesia del lugar. Oficialmente la primera guardia de honor y protección se conoció en el siglo IV y se llevó hasta el siglo VII. Los guardianes eran en un comienzo “guardias sin armas” pero si uniformada. Hubo mujeres y varones recordando que fueron las mujeres junto a José de Arimatea quien se encargó de bajar el cuerpo de Cristo de la cruz para darle sagrada sepultura. Se dice que al lado de José de Arimatea estuvo siempre el discípulo amado Juan y Santiago y la madre de Jesús (la Virgen María). De igual manera María Magdalena y Martha. Los Guardianes y Guardianas jamás llevan (portar) armas sino amor y un corazón dispuesto al servicio.

 

¿Qué es un Guardián de la Iglesia?

 

Es un varón o una mujer de fe perteneciente a la congregación que cree en Jesucristo y que está seguro que trabaja para el reino de los cielos, que se encarga del cuidado y protección tanto de las cosas espirituales como materiales que hacen parte del culto o del lugar donde se realiza el culto o los sacramentos. Deben ser ciudadanos y ciudadanas mayores de 18 años de edad cumplidos y que voluntariamente están presentes en cada una de las ceremonias religiosas como en las reuniones, encuentros y eventos que a bien del crecimiento espiritual realice el líder o encargado de la iglesia de acuerdo al lugar.

 

¿Qué Número de Guardianes puede tener la Iglesia?

 

La Iglesia puede manejar de 3 en 3 hasta llegar a 12 (número de los apóstoles), para cada actividad y quehacer. Si un evento es numeroso el número se multiplica siempre por 3  o por 12. Mínimo 3 X 3 y/o Máximo 12 X 12. Lo más usual es el número 12 para recordar que fueron 12 apóstoles. También hay grupos que manejan el número 7 (plenitud), para reafirmar los 7 Sacramentos o 15 (Las Estaciones del Viacrucis).

 

¿Qué colores y prendas usa cada Guardián?

 

Tanto mujeres como varones usan los colores litúrgicos para cada tiempo de la Iglesia (Blanco, Verde, Rojo, Morado y/o amarillo (para ocasiones especiales). El color azul se usa en las celebraciones de la santísima Virgen María de Walsingham y en las fiestas de las santas femeninas (si las hay). El color negro es usado en misas fúnebres, funerales, aniversarios de difuntos y en el viernes santo. En el funeral de un niño se recomienda el color blanco. Cuando se muere un obispo se recomienda usar el color negro, blanco y morado de 3 en 3, o de 4 en 4. Las mujeres usan una capa en satín y prende de la capa una especie de estolón corto que llega al pecho con la cruz celta al final. Los varones una dalmática cerrada con un estolón largo que llega a las rodillas y al final la cruz celta. Los estolones de las mujeres como el de los varones siempre llevan un color diferente al color litúrgico para que luzca  y sobresalga al tono del color usado (litúrgico). La cruz celta siempre va del color litúrgico del tiempo de la iglesia tanto para varones como para las mujeres.

 

 

Clases de Guardianes:

 

 

Guardián Mayor: Cuida y protege los vasos sagrados y todos los elementos del altar (Cáliz, patena, manteles, lámparas, candelabros, velas, velones, ornamentos, vestimentas, vino, hostias, utensilios sagrados, libros y archivos.

 

Guardiana Mayor: Cuida y protege los muebles y enseres de la Iglesia (sillas, altares, pisos, cortinas, utensilios de cocina, carros, vehículos, animales, plantas, y los edificios de la Iglesia.

 

Guardián Menor: Cuida y protege los niños (varones) menores de 18 años que van a la santa misa y está pendiente de las necesidades de los pequeños como de la seguridad de ellos para que nadie o un extraño los vaya a maltratar durante el servicio o en la reunión. También vigila la pureza y castidad de los menores para que nadie los irrespete en su intimidad o sexualidad. Está pendiente de los alimentos que ingieren los pequeños después del culto y el comportamiento de ellos durante el servicio y después del servicio. Es un guardián de mucha confianza y la persona escogida debe ser honorable y sana costumbres con los menores de edad

(puede ser 1 o 3).

 

Guardiana Menor: Cuida y protege las niñas (mujeres) menores de 18 años que van a la santa misa y está pendiente de las necesidades de las pequeñas como de la seguridad de ellas para que nadie o un extraño las vaya a maltratar durante el servicio o en la reunión. También vigila la pureza y castidad de las menoras para que nadie las irrespete en su intimidad o sexualidad. Está pendiente de los alimentos que ingieren las pequeñas después del culto y el comportamiento de ellas durante el servicio y después del servicio. Es una guardiana de mucha confianza y la persona escogida debe ser honorable y sana costumbres con los menores de edad

(puede ser 1 o 3).

 

Guardián Protector: Es el encargado de proteger y cuidar el desarrollo de la ceremonia dentro del culto para que cada detalles sea de buen gusto a los participantes. Está pendiente de la seguridad de los clérigos para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad del clérigo o de los clérigos que participan del culto divino. Ayuda a vestir al clérigo o a los clérigos y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir los ornamentos. Cuida del color litúrgico para cada tiempo de la iglesia y de la liturgia. En los tiempos modernos también debe proteger la vida de los clérigos por si alguien intenta hacer daño al clérigo o a uno de los clérigos. Puede llamar a la Policía en caso de una emergencia en seguridad

(Pueden ser 3 o  7, o 14 o 21).

 

Guardiana Protectora: Es la encargada de proteger y cuidar el desarrollo de la ceremonia dentro del culto para que cada detalles sea de buen gusto a los participantes. Está pendiente de la seguridad de las Diaconisas y monjas como también de quienes hacen las lecturas en cada servicio, para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad del lector o de los lectores que participan del culto divino. Ayuda a vestir a las diaconisas o monjas y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir los ornamentos de ellas. Cuida del color litúrgico para cada tiempo de la iglesia y de la liturgia. En los tiempos modernos también debe proteger la vida de los mujeres religiosas por si alguien intenta hacer daño a una de ellas durante el servicio. Puede llamar a la Policía en caso de una emergencia en seguridad (Pueden ser 3 o 7, o 14 o 21).

 

Guardián del Culto Protector: Es el encargado de proteger y cuidar a los varones de la tercera edad participantes del culto. Está pendiente de la seguridad de los adultos mayores para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad de los mayores adultos que participan del culto divino. Ayuda a sentar al adulto mayor o a los adultos mayores y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir las sillas para los adultos mayores. Cuida de las necesidades de los adultos mayores dentro del culto divino (ir al baño, requiere agua, alguna medicina que esté usando o algún alimento que necesite) En los tiempos modernos también debe proteger las pertenencias que los varones adultos mayores que llevan en su presentación personal o de uso personal o que requieren para su movilidad

(Pueden ser 3 o 7).

 

Guardiana del Culto Protectora: Es la encargada de proteger y cuidar a los mujeres de la tercera edad participantes del culto. Está pendiente de la seguridad de las adultas mayores para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad de las damas mayores adultas que participan del culto divino. Ayuda a sentar a la adulta mayor o a las adultas mayores y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir las sillas para las adultas mayores. Cuida de las necesidades de las adultas mayores dentro del culto divino (ir al baño, requiere agua, alguna medicina que esté usando o algún alimento que necesite) En los tiempos modernos también debe proteger las pertenencias que las mujeres adultas mayores que llevan en su presentación personal o de uso personal o que requieren para su movilidad

(Pueden ser 3 o 7).

 

Guardián Protector Juvenil: Es el encargado de proteger y cuidar a los varones mayores de 18 años y menores de 25 de edad participantes del culto. Está pendiente de la seguridad de los jóvenes para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad de los jóvenes que participan del culto divino. Ayuda a indicar la silletería para los jóvenes y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir las sillas para los jóvenes varones. Cuida de las necesidades de los jóvenes dentro del culto divino (ir al baño, requiere agua, alguna medicina que esté usando o algún alimento que necesite) En los tiempos modernos también debe proteger las pertenencias que los jóvenes que llevan en su presentación personal o de uso personal

(Pueden ser 3 o 7).

 

Guardiana Protectora Juvenil: Es la encargada de proteger y cuidar a los mujeres mayores de 18 años y menoras de 25 de edad participantes del culto. Está pendiente de la seguridad de las jóvenes para que no vayan a tropezar con algún obstáculo y vigila que ningún intruso irrespete la humanidad de las jóvenes que participan del culto divino. Ayuda a indicar la silletería para las jóvenes y se fija en los detalles y en la forma correcta como deben ir las sillas para las jóvenes mujeres. Cuida de las necesidades de las jóvenes dentro del culto divino (ir al baño, requiere agua, alguna medicina que esté usando o algún alimento que necesite) En los tiempos modernos también debe proteger las pertenencias que las jóvenes que llevan en su presentación personal o de uso personal

(Pueden ser 3 o 7).

 

Guardián Protector de Salud: Es el encargado de proteger y cuidar la salud de todos los varones participantes del culto. Está encargado de los primeros auxilios y del botiquín de la Iglesia en caso de una emergencia que tenga que ver con la salud de los feligreses varones. Debe estar preparado en Primeros Auxilios, debe participar de charlas y conferencias sobre salud y medicamentos. Tiene la autorización para llamar a la ambulancia en caso de emergencia médica, a los bomberos o paramédicos si es el caso.  En los tiempos modernos también debe conocer de enfermedades y/o posibles traumas médicos que se pueden presentar durante el servicio entre los participantes al culto. –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa (Pueden ser 3).

 

Guardiana Protectora de Salud: Es el encargado de proteger y cuidar la salud de todos las mujeres participantes del culto. Está encargada de los primeros auxilios y del botiquín de la Iglesia en caso de una emergencia que tenga que ver con la salud de los feligreses mujeres. Debe estar preparada en Primeros Auxilios, debe participar de charlas y conferencias sobre salud y medicamentos. Tiene la autorización para llamar a la ambulancia en caso de emergencia médica, a los bomberos o paramédicos si es el caso.  En los tiempos modernos también debe conocer de enfermedades y/o posibles traumas médicos que se pueden presentar durante el servicio entre los participantes al culto. –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa- (Pueden ser 3).

 

Guardián Protector de Recepción: Es el encargado de recibir en la puerta a los feligreses que ingresan al culto. Ayuda a los invitados al culto divino desde la puerta de la Iglesia y fuera de la puerta. Cuida de la puerta del templo o del lugar para no permitir la entrada a personas dudosas o maliciosas que encuentre con ganas de ingresar al templo. Debe conocer a todos los participantes del culto y/a las familias pertenecientes a la iglesia. El líder de la iglesia debe recomendar a sus feligreses que ya participan del culto, que al ingresar presenten a los nuevos invitados al Guardián que está en la puerta para que entren sin contratiempos y no haya sospecha mínima de algo incorrecto. Se le debe surtir de alguna forma de comunicación (Radio Portátil, pito, sirena, celular o campana)… –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa-

(Pueden ser 3 o 5)…

 

Guardiana Protectora de Recepción: Es la encargada de recibir en la puerta a los feligreses que ingresan al culto. Ayuda a los invitados al culto divino desde la puerta de la Iglesia y fuera de la puerta. Cuida de la puerta del templo o del lugar para no permitir la entrada a personas dudosas o maliciosas que encuentre con ganas de ingresar al templo. Debe conocer a todos los participantes del culto y/a las familias pertenecientes a la iglesia. El líder de la iglesia debe recomendar a sus feligreses que ya participan del culto, que al ingresar presenten a los nuevos invitados a la Guardiana que está en la puerta para que entren sin contratiempos y no haya sospecha mínima de algo incorrecto. Se le debe surtir de alguna forma de comunicación (Radio Portátil, pito, sirena, celular o campana)… –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa-

(Pueden ser 3 o 5)…

 

Guardián Protector de Alimentos: Es el encargado del manejo de los alimentos y del restaurante como de las comidas después del culto. También participa en la misma función dentro de las comidas que se sirvan en las fiestas de la iglesia… Ellos deben tener las llaves de la cocina y del armario donde se guardan la despensa –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa- (Pueden ser 3 o 5)…

 

Guardiana Protectora de Alimentos: Es la encargada del manejo de los alimentos y del restaurante como de las comidas después del culto. También participa en la misma función dentro de las comidas que se sirvan en las fiestas de la iglesia… Ellas deben tener las llaves de la cocina y del armario donde se guardan la despensa –Pueden usar otro tipo de vestuario o su misma ropa-

(Pueden ser 3 o 5)…

 

Guardián Protector del Libro de Oración Común: Es el encargado de cuidar el Libro de Oración Común y de entregar el Libro a todos los feligreses y feligresas que participan del culto divino

(Pueden ser 3)….

 

Guardiana Protectora del Libro de Oración Común: Es la encargada de cuidar el Libro de Oración Común y de entregar el Libro a todos los feligreses y feligresas que participan del culto divino

(Pueden ser 3)….

 

Guardián de San Lorenzo: Es el encargado de organizar la Fiesta a San Lorenzo (Santo Patrón de la Iglesia Anglicana Latino-Americana).

 

Guardiana de Walsingham: Es la encargada de organizar la Fiesta a Santa María de Walsingham (Santa Patrona de la Iglesia Anglicana).

 

Guardián de San Esteban: Es el encargado de organizar la Fiesta a San Esteban (Santo Patrón de la juventud anglicana).

 

Guardián de las Ofrendas: Es el encargado de recoger la ofrenda y donaciones para entregarla al líder de la iglesia o al grupo que lleva las finanzas de la iglesia (Pueden ser 3 o 6)…

 

Guardiana de las Ofrendas: Es la encargada de recoger la ofrenda y donaciones para entregarla al líder de la iglesia o al grupo que lleva las finanzas de la iglesia (Pueden ser 3 o 6)…

 

Guardián de la Decoración: Es el encargado de la decoración (flores y arreglos), de la iglesia. Cuida de la belleza permanente y de cada detalle del templo para que lo mejor del hombre llegue a Dios y lo mejor llegue de Dios al hombre (Pueden ser 3 o 5)…

 

Guardiana de la Decoración: Es la encargada de la decoración (flores y arreglos), de la iglesia. Cuida de la belleza permanente y de cada detalle del templo para que lo mejor del hombre llegue a Dios y lo mejor llegue de Dios al hombre (Pueden ser 3 o 5)…

Escudo Misionero

 

 

 

NOTA IMPORTANTE IAL DE AUTORIA INTELECTUAL

 

 

 

Los documentos aquí expuestos, dados a conocer al pueblo de Dios, al público en general (creyente y no creyente), no tienen uso de propiedad intelectual y no es exclusivo de esta Iglesia Anglicana Latino Americana (The Old Anglo Catholic Church -The Latin-American Anglican Church-), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo-. Por consiguiente que nosotros en nombre de IAL, autorizamos su uso, copia y utilización, a cualquier grupo cristiano de Iglesia o denominación cristiana, libre y voluntariamente que así lo determine. Nuestra misión y norma de vida como el nombre de nuestra iglesia, "No es en sí una "marca de fábrica", razón social y nunca una empresa comercial sino que es simplemente los resultados históricos de nuestra fe y creencia a través del amor y el servicio en Jesucristo". 

 

La Iglesia de Jesucristo no es un club y no debe funcionar como club social. Simplemente es la Iglesia de Cristo, basada en amar, servir, aplicar caridad, misericordia, demostrando compasión sobre todo con quien sufre o con ese(a) que cayó en desgracia o pecado. También todos debemos gozar alegres de la felicidad de los otros con respeto y prudencia y nos debemos solidarizar en el otro u otra, cuando requieran nuestra ayuda y concurso. Es deber propio del cristiano, sentir tristeza cuando otro ser humano sufre y ser feliz cuando los otros gozan. Nosotros afirmamos que cualquier creyente en el mundo que haya heredado la fe en Jesucristo de la Iglesia de Inglaterra, Roma o de unos de los capítulos del Medio Oriente, puede usar y utilizar en sus documentos y razones sociales las palabras: -Anglicano (Anglicana); Episcopal (Episcopalista); Católico (Católica), Ortodoxo (Ortodoxa), Cristiano (Cristiana); y Evangélico (Evangélica). A los verdaderos cristianos “por sus hechos los conoceréis”.

 

El Arzobispo Primado de IAL, ejerciendo como autoridad universal (máxima mundial), de la -Iglesia Anglicana Latino-Americana (The Old Anglo Catholic Church -The Latin-American Anglican Church-), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo,- autoriza el uso de estos documentos de Iglesia, a todos los grupos cristianos que deseen formar su propia organización religiosa de acuerdo a cada denominación. Solicitamos en caso de necesidad y referencia, citar y afirmar que fueron tomados de la información de la -Iglesia Anglicana Latino-Americana- (The Old Anglo Catholic Church - The Latin-American Anglican Church), la cual es parte integral de la -Una, Santa, Católica y Apostólica-, Iglesia de Jesucristo.-.

 

NO SE PROHIBE EL USO DE ESTOS DOCUMENTOS A PERSONAS NATURALES O PERSONAS JURIDICAS, GRUPOS CRISTIANOS Y/U ORGANIZACIONES RELIGIOSAS, QUE A BIEN TENGAN POR CREENCIA Y FE, A JESUCRISTO COMO EL FUNDADOR Y EJECUTOR DEL AMOR Y SERVICIO BAJO EL BACULO DE NUESTRO PADRE DIOS, QUE ES EL QUIEN CREO TODO LO QUE EXISTE. SABEMOS QUE ES ASI POR FE Y PORQUE ESTAMOS CONVENCIDOS QUE ASI ES. "JESUS ES EL MISMO AYER, HOY Y SIEMPRE. JESUCRISTO ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA, NADIE VA AL PADRE SINO A TRAVES DE EL Y DE SU SANTA PALABRA".

 

EL VERDADERO VICARIO DE CRISTO EN LA TIERRA CREADA Y EN CADA PLANETA CREADO, ES EL ESPIRITU SANTO. DIACONOS, SACERDOTES Y OBISPOS SON SIMPLEMENTE REPRESENTANTES DE LA FE Y CREENCIA EN DIOS Y NO DEBE ENTENDERSE COMO SI FUERAN REPRESENTANTES DE DIOS EN EL PLANETA TIERRA PORQUE EL CIELO DE DIOS Y SU REINO NO ES UN ESTADO POLITICO NI UNA ORGANIZACIÓN PARTIDISTA. DIOS ES LUZ Y ACTUA COMO ESPIRITU. LOS VARONES Y MUJERES DE FE SEAN CLERIGOS O NO SIMPLEMENTE SOMOS MORTALES TERRICOLAS HUMANOS COMPROMETIDOS CON LA PALABRA DE DIOS Y A EJEMPLO DE JESUCRISTO DEBEMOS SER MODELOS DE PERSONAS EN AMOR, SERVICIO, RECTITUD, PULCRITUD, BELLEZA, CARIDAD, COMPASION, EXQUISITEZ Y EQUIDAD… TODOS LOS MORTALES TERRICOLAS SOMOS IGUALES PERO DIFERENTES Y UNICOS (IRREPETIBLES), EN TALENTO Y HABILIDAD.

 

 

 

 

Oh Canada

Recommend this page on:

Nuestro Jesucristo Our Lord Jesus Christ IAL Jesús de Nazaret

         About IAL

We are The Latin-American Anglican Church (Catholic Church England Tradition). The Old Anglo Catholic Church.

 

We are a Christian Religious non-profit organization 

 

This religious Christian organization born as The Old Anglo Catholic Church Congregation in Bogota city, and Mosquera city, Republic of Colombia (South America), on December 17, 1975 under 

The Oxford Movement.

Our Church at its birth had influence, advice and teaching of the Bishops from 

The Order of Corporate Reunion 

and Bishops of 

The Non-Juring Bishops of England.

 

Our organization by special and particular circumstances

with the help of God moved to

United States (Year 2000) and

Canada (Year 2003).

Other Page

 

Radio

 

Ancestry

 

Letters

 

Anglo

 

News

 

Business 

 

Email

primate@theanglican.net 

 

We consider ourselves a Christian church because our Head is Jesus Christ, promoter of freedoms, free interpretation and we believe that God speaks directly to the individual without needing a school of men but leaders who with each positive example of life help the promotion of love, service and righteousness .

 

We believe that if a religious organization is an intellectual author of assassinations or wars, we consider them as churches that are the daughters of Satan and recognize them as false, inquisitive, lying and imperialist.

We believe that the false representatives of Christianity are those who live in mansions and sumptuous offices, eat like kings with the product and resources stolen from the poor of the earth. These evil men are just human business groups that have made faith a company to invade the privacy of peoples and use lies for theft of privileges.

Jesus of Nazareth warned him: "Be very careful because those are men who are sheepish, but within their hearts lives a wolf and their testimony of life are demons who descend from the hell of the Great Satan to the earth to defraud the lofty man."

 

Welcome any kind of support